Reflexionemos… PDF Imprimir E-mail
 
Con el paso del tiempo conocí otras historias de violaciones, ultrajes, vituperios y demás atentados de algunos curas contra sus feligreses. Y en Argentina tuve la oportunidad de conocer, entre milongas y tangos, al propietario de un  concesionario automotriz que me narró muchas historias similares y que me dijo que él jamás se arrodillaría ni ante un sacerdote ni ante nadie, solo ante Dios.
 
Pero bueno; la idea no es hablar de estas historias de antaño, porque la intención es analizar descarnada y fríamente, qué nos dejó realmente la visita del Papa, persona a la cual se le debe tratar con respeto, pero jamás con sumisión.
 
Juan Manuel Santos, más conocido en el mundo comunista al cual pertenece como el “Comandante Santiago”, fiel a las órdenes de los criminales de las farc y obedeciendo el mandato del Foro de Sao Paulo, visitó al Papa en una visita concertada entre el gobierno y los obispos locales, y cada uno de estos “actores” tenían –como como dicen las abuelas– “su guardado”. Santos quería que Francisco lo apoyara, así fuera indirectamente, su mal llamado proceso de paz y el posconflicto, pero el Papa ya sabía lo que estaba sucediendo en Colombia. Además, sin importar que sea el más alto jerarca de la Iglesia Católica, el Papa no podía hablar de política sino de religión, tal como lo hizo. Por eso no hubo una sola palabra directa sobre la mal llamada “Paz” de Santos.
 
Obviamente la Iglesia, también tenía sus “encargos”, porque a través de la Conferencia Episcopal de Colombia, buscaba el apoyo para temas como la adopción gay, el aborto en circunstancias especiales, la eutanasia, o la inclusión de sacerdotes en la Junta Directiva de entidades oficiales.
 
Pero ni lo uno ni lo otro. Francisco no habló de estos temas porque él es el símbolo de una transformación gigantesca y necesaria de la iglesia Católica.
 
Para nadie es un secreto que la Iglesia Católica está caída, va en picada hacia el abismo, que sus fieles se han reducido y que si un personaje como el Papa, líder religioso y máxima autoridad de la Iglesia Católica no hace nada, el final de los tiempos puede estar muy cerca.
 
Por eso Francisco habló de amor, de paz, de armonía, de esperanza y de justicia, aunque esta última palabra haya sido mal interpretada adrede por los medios del régimen que acomodaron la palabra paz en beneficio de los criminales de las farc y desvirtuaron la importancia de la justica y el apoyo a los pobres y desvalidos. No había lugar para distraerse en esos temas concretamente en beneficio de Santos y sus secuaces, porque el Papa, muy inteligentemente,  utiliza sus giras para impartir enseñanzas a los 1.245 millones de católicos del mundo, porque su misión es y será, transformar radicalmente la iglesia universal.
 
Pero ni el Gobierno ni la Conferencia Episcopal lograron lo que esperaban de Francisco. ¿Por qué? Porque el Papa sabe que la Paz sin justicia social es imposible y él no le iba a hacer eco a una mentira. Sabe el Papa que el conflicto armado ha dejado más de seis millones de víctimas, y que de pronto la esperanza es lo único que puede albergar en sus corazones, los colombianos. Por eso dirigiéndose a los jóvenes les dijo: “No podemos dejar que nos roben la esperanza”.
 
Y si habló de paz, se refería a otra paz, más no a la de Santos, basada en mentiras y engaños, porque la paz profunda o verdadera no la hacen los políticos, simple y llanamente porque no quieren, porque el egoísmo y la ambición personal no les permite construirla. La paz  se construye sobre bases sólidas para acabar la injusticia “que genera exclusión y violencia”, la que opta por “los postergados y los arrinconados”. Y agregó:“La paz debe ser más grande que nosotros mismos”.
 
Si resumimos, ni Santos, ni los políticos, ni la misma Conferencia Episcopal lograron sus propósitos. Y con referencia a los creyentes, a los que quieren verlo de cerca, tocarlo ysentirlo, es decir, para los que lo ven como un Dios, la visita del Papa les sirvió para reafirmar su fe y sus creencias en las enseñanzas cristianas.
 
De todas formas Colombia salió a recibir al Papa, en medio de esa mezcla de fe, curiosidad o de ingenuidad, con  ese deseo absurdo de endiosar a un personaje. Eso en cuanto a los creyentes, porque por el lado político, todos querían una foto con el Papa, a lo mejor para declararse después, bendecidos por él, en medio de su mezquindad y oportunismo.
 
Y hasta los periodistas cayeron en el juego y cometieron sus errores hablando del “Batimóvil”, demostrando en su afán informativo que son seguidores de Batman y Robin. Y en medio de todo, atracadores, ladrones, carteristas y morbosos recurrieron a los empujones, a los “toques de nalga”, mientras los comerciantes por su parte,explotaron igualmente la fe y vendieron hasta gotas de sudor del Papa y partículas de la sangre que brotó de la pequeña herida que sufrió a la altura de su ojo. De todo esto se vio en Bogotá en el llamado “Día de la Reconciliación”; en Villavicencio en el “Día de las víctimas”; en Medellín en el “Día de la fe” y en Cartagena en el “Día de la pobreza”.
 
Afortunadamente los colombianos olvidamos pronto y en algunos quedará un vago recuerdo de la visita de Francisco; o a lo mejor lo olvidemos al igual que se nos olvidan las aberraciones del gobierno, la implementación de los altos impuestos que seguimos pagando sin protestar y la dictadura de un comunista como Juan Manuel santos, abusivo y traidor.
 
Pero eso no duele tanto como saber que en la cacareada visita se gastaron más de cien mil millones de pesos mientras los niños en La Guajira siguen recogiendo en los basureros las sobras de comida y aguantando hambre, mientras en los hospitales ya no quieren atender a nadie porque el gobierno les ha incumplido, imponiendo de paso la Ley de la Muerte. 
 
Cien mil millones de pesos nos duelen a los colombianos, así como nos está doliendo los 39.000 millones entregados a las farc para que hagan política y los dos mil millones entregados a los mismos criminales para su concierto.
 
Que Dios –no el Papa– les perdone tanta atrocidad.-  
 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1447
mod_vvisit_counterAyer6776
mod_vvisit_counterEsta semana18168
mod_vvisit_counterAnterior semana20330
mod_vvisit_counterEste mes57270
mod_vvisit_counterAnterior més70491
mod_vvisit_counterTotal2842313

Su IP: 54.234.0.2
 , 
Hoy: Ene 17, 2018