Un año más PDF Imprimir E-mail
 
Ibagué, según la historia ha cumplido 467 años, pero es como si acabara de nacer, como si siguiera siendo el villorrio de antaño, porque solo en la administración de Francisco José Peñalosa Castro, –que fungió como Alcalde de la ciudad desde el 1º. de junio de 1.990 hasta el 30 de marzo de 1992– se vio el desarrollo y el crecimiento de la ciudad. De ahí en adelante Ibagué ha seguido creciendo, pero como siempre lo he sostenido: “Crece, pero no se desarrolla”. Y no se desarrolla porque la desidia, la corrupción administrativa no se lo ha permitido con lo cual se han perdido las grandes opciones de crecimiento toda vez que la mal llamada “Capital Musical de Colombia” está estratégicamente bien ubicada dentro de la geografía nacional.
 
Pero bueno; cada año por esta época, se celebra un cumpleaños más; un cumpleaños como el de los niños pobres: sin ponqué, sin traje nuevo, sin juguete, sin comida especial, sin nada. Pero se celebra y se le canta el feliz cumpleaños, incluso en inglés, porque vivimos tan atrasados que el extranjerismo nos parece delicioso.
 
Una ciudad sin agua, con pésimos y costosos servicios públicos, sin entes de control con verdadera vocación servicio, sin gobernantes, realmente no debería celebrar nada, y menos con extranjeros, ignorando que somos la tierra del bambuco, el pasillo, el rajaleña, el bunde; olvidando que los colegios de Ibagué tienen las mejores bandas marciales del país y que nuestra muestra folclórica es la más llamativa de Colombia.
 
Pero la desidia, la ambición política, el mezquino interés de enriquecerse rápido ha sumido la ciudad en el ostracismo. Hoy nos gobierna un “alcalde” progresista/comunista, que a pesar de sus promesas de campaña, tiene a la ciudad sumida en el caos, sin seguridad, sin centros de atención, sin guardas de tránsito, sin parqueaderos suficientes, con una calles desvencijadas y un alcantarillado que data de 50 años atrás y que produce cucarachas y ratas por doquier. Hace ocho días cayó un aguacero con vendaval que derribó varios postes, y ahí siguen los postes y los cables representando un peligro para el desprevenido transeúnte.
 
Ahí está el panóptico, fuente de ingresos para los corruptos, pero sin conclusión a la vista; ahí está y siguen las bancas de la vía peatonal de la carrera tercera invadida por los vendedores ambulantes; ahí están los prostíbulos de las calles 18, 19, 20 y 21, que parecen ser administrados por la policía porque jamás los han podido cerrar, a pesar de que son tan viejos, que allí saciaron sus instintos salvajes los mismo españoles que vinieron y violaron nuestras indias dejándolas en RAZA das; ahí están las busetas echando humo y contaminando el aire; ahí están los taxistas haciendo de las suyas, negándole el servicio a los discapacitados y metiendo billetes falsos y dándole vueltas al pasajero para que el precio del servicio se aumente; ahí están los atracadores, a la vuelta de la esquina, como Dios que está en todas partes.
 
Las comunas ocho, doce y tres son las más afectadas, pero el “alcalde” dice que Ibagué es la ciudad más segura de Colombia; ahí están los constructores haciendo de las suyas con los precios de la vivienda; ahí están los escenarios deportivos acabados; ahí siguen los saqueadores del oro; ahí siguen los depredaores de la cultura y el folclor sin que las autoridades hagan algo por rescatar nuestro Festival Folclórico que cada día parece estar en cuidados intensivos; ahí está nuestro Deportes Tolima en entredicho porque el Senador Camargo hace lo que se le viene en gana; ahí está el Plideportivo de Mirolindo, acabado y abandonado; ahí están los parques Andrés López de Galarza, Centenario, de la Música, Murillo Toro y otros más, invadidos por viciosos mientras la policía chatea y entra a Facebook a la vista del público; ahí están los alrededores de los colegios invadidos por los vendedores de droga y a la policía parece no importarle…
 
Y ahí está Ibagué, nuestra amada ciudad, descuartizada, sin tener quien saque la cara por ella. Y claro, muchos irán a los eventos, harán jolgorio, beberán, comerán torta y aplaudirán al alcalde progresista/comunista, porque así somos, indolentes con nuestra ciudad y víctimas de los políticos corruptos que elegimos para que destrocen lo que Dios nos dejó.
 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy362
mod_vvisit_counterAyer6776
mod_vvisit_counterEsta semana13810
mod_vvisit_counterAnterior semana22108
mod_vvisit_counterEste mes56185
mod_vvisit_counterAnterior més70491
mod_vvisit_counterTotal2841228

Su IP: 54.83.81.52
 , 
Hoy: Ene 17, 2018