Mis Reflexiones… PDF Imprimir E-mail
 
Lo sugerido tiene como inequívoca lógica que si el deseo de progreso para Tolima se hace realidad, los peticionarios y sus familias (especialmente su descendencia) tendrán mejor futuro y, si los propósitos de rectificar la actuación política se hicieren verdad, estaríamos evitando que el 2018 reedite la politiquería y perdamos un año más entre mentiras, falsas promesas, majaderías, egolatrías y esnobismos teóricos, lograríamos que los liderazgos se guíen por ideas progresistas y haríamos que surja el mágico efecto sinérgico que se origina al caminar juntos hacia el mismo lado, así sea por carriles diferentes.
 
Es verdad de Perogrullo que en la prospectiva tolimense (y en toda sociedad especifica) la cultura política y la conducta electoral son factores determinantes para enquistar el atraso o para alcanzar el progreso personal y social y por ello resulta indebido coadyuvar a que los sucesos electorales sigan siendo un vulgar rosario de lugares comunes y, en su defecto, lo correcto sería “subir la vara” de exigencia moral e intelectual a quienes pretenden llevar la vocería y representación de los intereses del Tolima en el ámbito nacional.
 
El qué debe acompañarse del cómo, del cuándo y del quién, así reza la norma básica de planeación y gestión por resultados.
 
Sabido es que en política sólo importa ser elegido (el quién) y que la promesa (el qué) no es fin sino astuta carnada y por ello enmendar debería traducirse en exigir al actor político el cómo y el cuándo sustentando sus promesas con el análisis histórico de los problemas, la visión de sociedad que propone, el proyecto político para construir la nueva sociedad (que por sí misma remedia sus problemas) y el esbozo estratégico para lograrlo. Recordemos que un buen político no esquién se arroga el papel de redentor, sino el que convoca y orienta para que entre todos redimamos la región.
 
El Tolima será políticamente serio y perspicaz sirechazamos colectivamente la retahíla de problemas sin análisis de causalidad, sin sopesar márgenes de maniobra para calcular la viabilidad de las soluciones y sin pensamiento estratégico fundamentado antropológica, sociológica e históricamente. El propósito de enmienda atrás sugerido niega la abstención como conducta política correcta y supone empoderamiento para exigir y, si es menester, negar el voto a quien aspire a influir políticamente en la construcción del futuro tolimense sin tener atributos básicos de orden ético e intelectual.
 
¡Felicidades y éxitosen 2018! 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1171
mod_vvisit_counterAyer6776
mod_vvisit_counterEsta semana17892
mod_vvisit_counterAnterior semana20330
mod_vvisit_counterEste mes56994
mod_vvisit_counterAnterior més70491
mod_vvisit_counterTotal2842037

Su IP: 54.91.48.104
 , 
Hoy: Ene 17, 2018