Mis Reflexiones: PDF Imprimir E-mail
 
Estas máculas, que hacen parte del agrestepaisaje, muestran que la vocación social de casi todo actor público no es creíble y por ello entiendo y comparto esa zozobra.
 
Cuando es posible hacerlo ofrezco al amable consejero sinceras razones sobre porqué omito la crítica incisiva, razones que abrevio diciendo que en los medios regionales leemos y oímos buena crítica, informada, documentada, objetiva y respetuosa (la excepción tosca no falta), critica que ayuda al control político y no al escarnio, que es constructiva y no mordaz y por tanto mal haría en emular lo que otros hacen mejor (“zapatero a tus zapatos”). Les digo que a la crítica debe seguir la propuesta, cosa que no siempre sucede, razón por la que procuro ser más propositivo que crítico en razón a que, si bien tarea ingrata, por años he indagado acerca de cómo se construye región y pienso que algo debo decir al respecto.
 
Les digo que esimposible ser sugerente sin ser crítico, pues la propuesta ecuánime y seria de suyo invita al cambio y obviamente, implícita o explícitamente, tiene que aludir al asunto a cambiar (casi todo debe cambiar). Les digo que no siempre crítica y propuesta van juntas y de ahí que si la sociedad crea espacios para conversar o dialogar (que no equivale a debatir atrincherado en dogmas) podría surgir la sintonía conceptual o mejor, el prodigio de pensar colectivamente para aclarar las causas de problemas concretos o del grave atraso histórico del Tolima, que es el problema nodriza, y así reavivar la voluntad común para hallar salidas eficaces. La riqueza de pensamiento colectivo es polo opuesto de la inopia de pensamiento incesantemente inoculada por la cháchara de tanto falso mesías.
 
Actores críticos y propositivos son por igual esenciales para la sociedad regional que anhela construir visión colectiva de futuro, lineamientos estratégicos ciertamente transformadores y sinergia comunitaria integral y compleja para asumir retos históricos, asunto bien opuesto a la resignación y pasividad conque, por tantos años, hemos aguantado el refrito conceptual sobre el desarrollo y sus soluciones que, con el mote de cambio, plantean aquellos mesías.
 
Creo que urge conversar, sin afánde horarios ni protagonismos, para compartir los diversos conceptos sobre desarrollo regional y reencontrarnos con la identidad tolimensista y, desde las ideas y la unidad, entender la naturaleza sistémica de la región y convenir cómo cambiar su historia. Ojalá llegue ese día en que los dirigentessociales, privados y públicos acordarán abrir el gran diálogo sobre el futuro del Tolima.
 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1789
mod_vvisit_counterAyer5691
mod_vvisit_counterEsta semana10033
mod_vvisit_counterAnterior semana26860
mod_vvisit_counterEste mes73747
mod_vvisit_counterAnterior més101604
mod_vvisit_counterTotal2963914

Su IP: 54.90.119.59
 , 
Hoy: Feb 20, 2018