Nota Editorial PDF Imprimir E-mail

Para muchos, es decir, para los que vemos las cosas con objetividad, fue un acto de legítima defensa; para otros fue una violación a territorio del hermano país.

Y vinieron los enfrentamientos, las frases de grueso calibre tan inesperadas en personas que por su investidura, no son aceptables.

Se produjo también la Cumbre de Río, en la cual, de una forma valerosa, el Presidente de los colombianos tuvo que enfrentar a varios mandatarios, hasta que finalmente se selló un compromiso.

Un compromiso que no pasará más allá de eso, porque es muy grande el trabajo que hay que realizar y el compromiso que se debe asumir, para que la guerrilla se controle y se acabe, máxime cuando países hermanos, parecen comulgar con los asesinos, en abierta complicidad.

Parte de ese trabajo y compromiso, fue el desarrollado por nuestro “parce” Juanes, que en una convocatoria, reunió un excelente cartel donde se destacaron los españoles Alejandro Sáenz y Miguel Bosé, el ecuatoriano Juan Fernando Velasco, el dominicano Juan Luís Guerra, el venezolano Ricardo Montaner y los colombianos Carlos Vives y el mismo Juanes, los cuales, a través de sus canciones, tenían un solo objetivo: pedir que se enfríen las tensiones.

"Esta iniciativa sirve –dijo Miguel Bosé- para que se acabe el dolor y las guerras, que no sirven para nada, son obsoletas, anacrónicas," solicitando a los representantes que no personalicen los conflictos de los países.

Por su parte, Carlos Vives se refirió más específicamente al tema, afirmando: “Es una celebración de la unión entre Ecuador, Venezuela y Colombia," dijo al abrir la cartelera con ritmos bailables, antes de elevar una oración por sus compatriotas secuestrados por las FARC.

El evento que se realizó sobre el puente internacional Simón Bolívar, atrajo a habitantes de la zona y a fanáticos de varios países que se unieron para celebrar el fin de una disputa diplomática.

Juan Esteban, nuestro gran Juanes, dijo por su parte: "La paz no la conseguiremos si no estamos unidos, hermanos,". Y lo dijo con vehemencia al iniciar su presentación que cerraba la jornada, cantando a continuación algunos de sus temas más populares como "Me enamoro" y "A Dios le pido."

"Queremos que nuestros policías y militares vuelvan a casa," resaltó Vives mientras la multitud se refrescaba con los chorros de agua lanzados por los bomberos para combatir el inclemente calor.

Fue, en pocas palabras, un espectáculo grandioso y ejemplar, transmitido por varias cadenas de televisión nacional, además de otras 60 estaciones en varios países.

Grandioso, porque quedó de nuevo plasmado, con la masiva asistencia, que los pueblos quieren la Paz; ejemplar, porque los gobernantes, todos, sin excepción alguna, tienen que mirar y contemplar las aspiraciones y el querer de los pueblos.

Si los gobiernos colombianos, desde hace 50 años atrás no hubieran sido tan complacientes, la plaga, el cáncer colombiano en que se ha convertido la guerrilla, ya hubiera sido erradicada. Pero las leyes de amnistía, las de perdón y olvido, y muchas más, solo han servido de pañitos de agua tibia frente a un problema que sólo se soluciona con mano dura.

Sólo ahora, el Presidente Uribe, ha venido ejerciendo cierta presión sobre estos criminales, pero hace falta más, y desde luego, el acompañamiento y el compromiso, frente al tema, de todos los países hermanos y vecinos.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy189
mod_vvisit_counterAyer6776
mod_vvisit_counterEsta semana13637
mod_vvisit_counterAnterior semana22108
mod_vvisit_counterEste mes56012
mod_vvisit_counterAnterior més70491
mod_vvisit_counterTotal2841055

Su IP: 54.83.81.52
 , 
Hoy: Ene 17, 2018