Nota Editorial PDF Imprimir E-mail

Sobre los primeros temas, durante la presente semana han corrido ríos de tinta y los noticieros y programas especiales de la televisión local, nacional y mundial, se ocuparon de ellos, razón por la cual me voy a ocupar muy someramente de los 100 días de mandato de nuestro Gobernador y del Alcalde de Ibagué.

Si bien en ese corto término es imposible hacer un inventario o una calificación de dichos mandatarios, ha sido costumbre mundial desde el Gobierno de Jhon F. Kennedy que los primeros 100 días de cada gobernante sirvan de termómetro para medir cómo será la gestión futura de los mismos; sin embargo debemos advertir que los planes de desarrollo del Tolima e Ibagué, apenas se están socializando y por lo mismo, siendo estos la brújula de las ejecutorias a desarrollarse durante los 4 años de gobierno, cualquier análisis será subjetivo .

Pese a ello, debemos reconocer que tanto el Gobernador Oscar Barreto Quiroga, como el Alcalde de Ibagué  Jesús María Botero, quienes llegaron a sus cargos con un amplio respaldo popular, lo vienen haciendo bien, demostrando capacidad de trabajo, entusiasmo, responsabilidad, gestión y ganas de sacar adelante los entes territoriales que a cada uno corresponde, generando muchas expectativas frente a los problemas que ambos encontraron, a la corrupción administrativa, al desgobierno y a la ausencia de gestión del Gobernador y Alcalde de Ibagué salientes.

De nuestro Gobernador, la misma Asamblea del Tolima en pleno aprobó la gestión en sus primeros 100 días de mandato, y los 15 Diputados de los diferentes sectores políticos, resaltaron varios aspectos,-que compartimos- como su gestión permanente a nivel Nacional e Internacional para obtener recursos. Se resalta la visión e inteligencia que tiene Barreto para encontrar soluciones a los problemas del Tolima; su apoyo y agenda conjunta con el Alcalde de Ibagué, reconociéndose por primera vez en muchos años que la Capital es parte del mapa del Tolima; la iniciación del proceso de adquisición de maquinaria para apoyar la solución a la problemática vial que tiene en ascuas a la totalidad de municipios; el ataque frontal a las actuaciones irregulares de su antecesor, como la solución a los graves problemas en que se dejó la Lotería del Tolima y la participación más activa en la empresa Departamental de Aguas, que se le había entregado sin ningún estudio ni objetividad alguna a los Huilenses, por cuantías exorbitantes; sumas de dinero que se encontraban en peligro de ser dilapidadas en contra de su real e importante objetivo.

Se trata sin duda de un gobierno organizado, trabajando en equipo, conectado con la comunidad, sin rencores con quienes no le acompañaron en la campaña electoral, y aunque desmantelada -como está la representación parlamentaria en el Tolima-, se ha unido incluso con el Senador Jaramillo, en busca del trabajo conjunto por el Tolima, lo cual sin duda alguna redundará en beneficio del Departamento. Bien por el Gobernador Barreto.

En cuanto al Alcalde Chucho Botero, ha demostrado indiscutiblemente su independencia, su seriedad, su gestion y aunque la inseguridad en la ciudad lo ha golpeado en forma grave, sin ser su culpa, la puesta en marcha de las 50 cámaras, el aumento del pie de fuerza en la policia y la implementación del No.123 para cualquier emergencia, demuestran que le puso la cara al problema y que no va a permitir que este tema se le salga de sus manos. Los 19.000 cupos que logró para el régimen subsidiado, su socialización del Plan de Desarrollo y su unión con el Senador García –quien no lo acompañó a su aspiración, denotan las ganas de trabajar por Ibagué.Ello aunado a la consecución de recursos – aunque aún insuficientes– para solucionar el problema de la malla vial, sus propuestas para generar empleo, su apoyo a la terminal de carga y central de abastos, su intervención conjunta con el Gobernador para incentivar el turismo en la región y su miramiento hacia lo social, incrementando los desayunos escolares y la cobertura y gratuidad en la educación, no cabe duda que lo visualizan como un buen mandatario que si mantiene sus posiciones de independencia y deseos de trabajo, así lo logrará.

Sin embargo el espacio público, la movilidad y las obras a ejecutarse por el sistema de valorización son lunares que aún no ha podido enfrentar y que requieren de una gestión innovadora, para que logre encuadrar su plan de desarrollo para beneficio de la ciudad. Bien también por el Alcalde de Ibagué. Y para ambos mandatarios buen viento y buena mar y como en el poema de Machado, cantado bellamente por Serrat: “Caminante no hay camino… se hace camino al andar”.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy3316
mod_vvisit_counterAyer6672
mod_vvisit_counterEsta semana13261
mod_vvisit_counterAnterior semana20330
mod_vvisit_counterEste mes52363
mod_vvisit_counterAnterior més70491
mod_vvisit_counterTotal2837406

Su IP: 54.234.190.237
 , 
Hoy: Ene 16, 2018