239 años de la Expedición Botánica

Escribe: Jorge Ancizar Cabrera Reyes

El 28 de abril de 1783, hace 239 años, se dio comienzo a la Expedición Botánica.

“¡Oh, Santo Dios! ¡Cuánto tiempo y constancia se necesitan para ir descubriendo los arcanos de la naturaleza!”… “A los principios de mi llegada a este pueblo me pareció haber llegado a las cercanías del paraíso”.

José Celestino Mutis

La Expedición Botánica comenzó con la creación de un Instituto Científico, e inició labores con 55 integrantes en la casa de Antonio Nariño que hoy es el Palacio de Nariño, bajo la dirección del Sacerdote, Médico y Naturalista el sabio José Celestino Mutis, con el fin de estudiar las distintas plantas que tenía la Flora en la Nueva Granada.

También hicieron parte de la Expedición Botánica, entre otros: pintores, científicos, estudiantes, herbolarios, personal administrativo, además de destacar la participación de los próceres de la Independencia Camilo Torres, Francisco José de Caldas, Jorge Tadeo Lozano, Pedro Fermín de Vargas, Francisco Antonio Zea y Eloy Valenzuela, entre otros, quienes participaron en la Real Expedición Botánica motivados e inspirados por la revolución francesa de 1789 y por levantamiento comunero de 1781, que sacudió al virreinato de la Nueva Granada, que lideró el mestizo campesino charalense José Antonio Galán, que ya había sido inmolado por la libertad.

La Expedición Botánica duró 33 años y se comenzó en la aldea de la Mesa de Juan Díaz, hoy la Mesa Cundinamarca; ahí estuvieron investigando dos meses, en Mariquita trabajaron durante ocho años y en Bogotá veinticinco años.

Mutis empezó el trabajo científico el 28 de abril de 1783, comenzando a lomo de mula cuando partió a la Mesa de Juan Díaz, acompañado por el dibujante de nombre Pablo Antonio García, además, trajo cinco artistas de Quito, Ecuador y uno muy cercano colaborador era el pintor Francisco Javier Matiz, nacido en Guaduas.

Mariquita fue escogido por Mutis como un lugar especial para comenzar los trabajos científicos de la Expedición para realizar un inventario de la historia natural de la flora y de sus recursos naturales, como se lo había encomendado el Virrey Antonio Caballero y Góngora al designarlo para este trabajo científico, y Mariquita era apropiado para ello por su hondonada o valle rica en abundante vegetación. Ahí se organizó el taller de pintura y cada artista pictórico a color y a lápiz pintaban la planta, pero muy pendiente el sabio Mutis de ese trabajo artístico, y en Mariquita se pintaron muchas laminas también de la flora bogotana.

Muchos pobladores de la región de Mariquita traían varias plantas para su análisis y estudio con el apoyo de los herbolarios de la Expedición Botánica entre ellos Manuel Amaya, Esteban Toscano y Roque Gutiérrez que también salían al trabajo de campo a buscar variadas especies y maderos para el inventario que juiciosamente hacía el sabio Mutis y que se sembraban en su huerta que tenía cerca del laboratorio y taller de pintura.

El trabajo científico del sabio José Celestino Mutis, es muy interesante, no solamente en su época, sino para la posteridad, su brillante papel como formador y educador en la Nueva Granada, en las disciplinas de la filosofía y en las matemáticas, que lo hicieron merecedor para orientar con solvencia académica la Expedición Botánica en la relación permanente con la naturaleza que mereció un aporte a la cultura en sus explicaciones científicas, botánicas y con ello se le dio el impulso al llamado movimiento cultural de la ilustración, bajo el concurso de criollos Neogranadinos en la vida económica, social política de la Nueva Granada y su sociedad.

La Real Expedición Botánica al Nuevo Reino de Granada seguirá siendo un hito de la historia científica, artística e histórica de Colombia. Esa historia está tejida con actos y hechos reales de hombres y mujeres que han entregado sus conocimientos y vidas en aras de construir nuestra nación. Eso fue lo que significó la Expedición Botánica del Sacerdote, geógrafo, matemático el sabio José Celestino Mutis y Bosio, docente de la Universidad del Rosario en Bogotá, donde están sus restos mortales.

Ejemplo a seguir por las actuales y próximas generaciones, y guardada las proporciones en los tiempos de ahora, y siguiendo los pasos de los ilustres sabios, expedicionarios, pensadores y científicos. La pintora y dibujante Hélène Duplessis lleva dos decenios viviendo en Mariquita y estudiando la flora del territorio mutisiano desde la imagen, tanto fotográfica como en ilustraciones botánicas en acuarela y lápiz de color.

En 2010 Hélène, realiza en el Jardín Botánico de Madrid (España) una exposición de fotografías contando de la prodigiosa flora que se encuentra a lo largo de la ruta Mutis –ubicada en los departamentos del Tolima y Cundinamarca– y su relación con los dibujos realizados en la Expedición Botánica al Nuevo Reino de Granada. Este ejercicio expedicionario enciende su pasión por la botánica y empieza a formarse cómo ilustradora botánica, reconociendo en los dibujantes de la expedición al Nuevo Reino de Granada como sus maestros precursores de este arte en Colombia.

En Marquita fue creada la primera Escuela gratuita de pintura cuyo director fue Salvador Rizo y donde se formaron, tanto en Mariquita como en Bogotá más de 60 pintores quienes iniciaron esta herencia de la cual se reclama Hélène, mariquiteña por adopción, pero dibujante naturalista por vocación.

Hoy comparte su pasión con los mariquiteños y se dedica a enseñar la ilustración botánica a adultos, jóvenes y niños, en un programa gratuito único en Colombia, con el sueño de crear en Mariquita, cuna de la ilustración botánica en Colombia, una escuela de dibujo botánico y naturalista. Comparte este sueño con el alcalde actual de Mariquita Juan Carlos Castaño quien, con Hélène ha iniciado este programa que reúne más de 90 personas de 7 a 70 años. Hélène también ha enseñado este año esta disciplina en dos cursos promovidos por el Banco de la Republica de Honda. La asistencia a estos talleres evidencia el interés que la comunidad, y sorprendentemente los niños, tiene el interés por investigar y conocer su entorno desde el arte.

Este acercamiento inicia una relación al entorno innovador que, en años por venir, permitirá que florezca de nuevo grandes expediciones al corazón verde de Colombia, igual, nuestras amadas y preciosas cordilleras. Son muchas las especies botánicas que quedan por dibujar y se debe implementar por las autoridades competentes del orden local, regional y nacional, para seguir con estos programas de enseñanza y de trabajo de campo con el fin de seguir preparando los ilustradores botánicos del mañana. ================================================================

NOVEDAD LITERARIA:

Ya está disponible “EL IMPERIO DEL TERROR”, la obra que en 400 páginas revela el resultado de 40 años de investigación periodística en torno al proceder malsano de brujos, pastores, médicos, escuelas de modelaje y otras “profesiones”.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.