https://visiondeltolima.com

¿A quién pretende engañar el “maligno”?

Escribe: Luis Hernando Granada C.*

Colombia llora su desgracia al haber caído en el cuento populista del “maligno”.

El “maligno” tenía todo “fríamente calculado”, pero los mamertos no lo creían y ahora empiezan a conocer la verdad y a sentirse arrepentidos y frustrados.

Y no es para menos; El “maligno” había dicho que no “habría más impuestos” y que él “jamás pensaría en una reforma tributaria para perjudicar al pueblo”. Pero sin haber pasado ocho días de su posesión, ya hasta una pinche chocolatina, una tajada de salchichón o una oblea queda gravada.

Cuando Carrasquilla le presentó al Congreso una reforma tributaria por 21 billones, inmediatamente el “maligno” le organizó paros, marchas y todo tipo de vandalismo que generó pérdidas multimillonarias y hambre porque los productos se perdían en los camiones ante los bloqueos de los vándalos del “maligno”. Fue una época –dos años–, en que el pueblo no solo tuvo que protegerse de la pandemia de la China comunista, sino que empezó a aguantar hambre o a pagarle la gana a los especuladores que llevaron la libra de papa a $3.000 y la libra de carne corriente a $25.000. 

Ahora, los miserables que almorzaban con una tajada de salchichón y una gaseosa, un par de empanadas y un vaso con agua, tendrán que aguantar hambre porque todo queda gravado. ¿A quién pretende engañar el maligno? Al pueblo que lo eligió como verdugo, porque es claro que los empresarios, los industriales, los fabricantes jamás pierden y en la medida en que a ellos les aumenten un gravamen, así mismo ellos le sube el precio a sus artículos y es el consumidor final el que paga las consecuencias. Siempre ha sucedido así y aunque el comerciante se queje, al igual que los banqueros ellos están blindados contra todo tipo de gravamen.

Lo que más duele es que ni Colombia ni el “maligno” necesitan de una reforma tributaria porque todo lo que tiene que hacer es recuperar las caletas de sus aliados de la guerrilla, poner en venta los inmuebles incautados a sus socios del narcotráfico y sufragar con esos dineros, el déficit que dice existir.

¿A quién pretende engañar el “maligno” con su cuento de la reforma agraria, de la distribución de tierras a los campesinos. Ese sapo no se lo come nadie. El verdadero campesino jamás ha recibido tierras; las tierras están en poder de guerrilleros supuestamente desmovilizados; están en poder de los indígenas que siguen cultivando coca en sus “sagrados e impenetrables territorios”.

Las pretensiones del “maligno” en este sentido es crear pequeños territorios indígenas y campesinos fáciles de manejar y que se sometan a sembrar lo que a ellos les interesa: coca. Alguien que sabe por qué lo dijo, sostuvo que el maquiavélico plan consiste en “convertir a Colombia en un centro internacional de producción de cocaína”. Y puede ser cierto porque doña Nadie, propone “legalizar el tráfico de cocaína”

Y podemos colocarle la firma porque la expropiación de tierras, disfrazada ahora de “democratización”, se realizará en territorios cercanos a las rutas del narcotráfico para facilitar las acciones criminales de los narcoterroristas del eln, las farc y el clan del golfo entre otros, aunque en otros casos, la expropiación se hará por venganza como en el caso de Uribe y de otras personas que tienen sus extensas propiedades a las que el “maligno” llama “tierras improductivas”.

Esos negocios ilícitos del tráfico de drogas, del tráfico de órganos a través de la aprobación del aborto y otros más, jamás se acabarán. Por el contrario cada día tomarán más fuerza porque son negocios rentables.  ¿O qué creen ustedes que están negociando en La Habana con los criminales del eln?.. ¿La paz ahora llamada “paz total”?… Jamás, la paz jamás existirá en Colombia mientras no se erradique definitivamente el narcotráfico. Además porque con el dinero del narcotráfico es que apoyan, se gestionan y se pagan las agresiones de la izquierda. El narcotráfico es la principal fuente de ingresos de la mafia transnacional comunista/socialista; es la caja menor para transportar indígenas desde sus pueblos para venir a joder a las grandes ciudades; con ese dinero se pagan los “servicio” de los vándalos en las marchas y paros, y finalmente, con esos dineros se pagan artistas, grupos musicales, logística y otros “servicios” indispensables dentro del populismo para aparentar una posesión “histórica”.

Los mamertos, los ingenuos, los que no tenían nada qué hacer, fueron a un concierto, no a una posesión. Todos sabemos que una posesión presidencial es equivalente a una mediocre función de circo de provincia y nada más, pero a la voz de concierto, muchos llenaron la Plaza de Bolívar. Jamás el “maligno” con argumentos sólidos ha podido llenar una plaza pública; por eso acude a aristas en decadencia y a gente desocupada y necesitada que por unas cuentas monedas se presta para “llenar espacios”.

Todo ha sido el resultado de un populismo criminal a través del cual el “maligno” ofrece lo que sabe que el pueblo necesita, pero que el “maligno” tenga buenas intenciones, eso jamás se verá en un psicópata y mercenario que inclusive traicionará a sus seguidores más cercanos como ya pasó con Gustavo Bobolívar con el cual ya había “negociado” la presidencia del Congreso, prefiriendo nombrar a Roy Barreras, el Judas que lo traicionará.

¿Y qué va a pasar en La Habana? Nada benéfico para el país, solo para ellos, porque les puedo adelantar que al eln le van a perdonar todos los crímenes de lesa humanidad; les van a “exigir” la entrega de armas de “mentira” como sucedió con las farc con la complicidad de la ONU. Pero aparte de lo anterior, el eln quedará con 25 curules en el Congreso y al clan del golfo le adjudicarán, como premio a sus vejámenes y agresiones al pueblo, 13 curules. Es decir, que seguimos llenando el Congreso de criminales.

¿Qué más nos espera? Casi nada; que veremos en las calles a violadores, asesinos, narcotraficantes, secuestradores y delincuentes de la peor calaña, amparados con el “perdón social”.

También veremos a muchos militares y policías retirados de sus cargos y que serán reemplazados por guerrilleros expertos en el crimen, al igual que en Venezuela con los milicianos o guardia bolivariana. De hecho ya más de 52 oficiales de la Policía, el Ejército, la Armada Nacional y la Fuerza Aérea fueron retirados de sus cargos.

Nada qué hacer; de momento, si se puede tomar una sopita de arroz, comerse una papita o disfrutar de un pedacito de carne, aproveche antes de que el “maligno” ordene entregar los “bonos del hambre” como en Cuba.

Antes de que le expropien su propiedad, véndanla; el “maligno” no solo tiene ansias de poder sino un alto grado de deseos de venganza contra Uribe, Postobón, algunos bancos y otras entidades como los gremios azucareros. Por eso y por mucho más que seguiremos viendo y conociendo, hoy Colombia llora su desgracia. El “maligno y sus secuaces hablaron de cambio pero jamás aclaró que el cambio era para destruir a Colombia. Tampoco ha dicho que él tiene el compromiso de entregarle a Colombia a la China Comunista, al Foro de Sao Paulo y al Foro de Puebla.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *