https://visiondeltolima.com

Abrazar la prosperidad

Escribe: Sebastián Crespo Postigo*

Es hora de desafiar las viejas percepciones y abrazar un futuro liberal. (Flickr)

En lugar de temerle a estas ideas o utilizarlas de bandera política, simplemente debemos abrazarlas como una brújula que nos guíe hacia un horizonte de libertad, prosperidad y justicia.

En medio de los desafíos que enfrentamos como país, es crucial reflexionar sobre nuestro camino hacia el futuro. El liberalismo, con sus fundamentos arraigados en la libertad individual, la propiedad privada y la limitación del poder estatal, ofrece un claro sendero hacia un mañana próspero para Bolivia.

La obra maestra de Friedrich Hayek, “El Camino de Servidumbre”, resuena como un recordatorio oportuno de los peligros de ceder excesivo poder al gobierno. En tiempos en los que la burocracia amenaza con asfixiar la innovación y la iniciativa, es imperativo abrazar la libertad como catalizador del progreso.

Si recorremos los pilares fundamentales, vemos que la propiedad privada es la piedra angular del liberalismo, no solamente protege los derechos individuales, sino que también impulsa la eficiencia económica permitiendo fomentar la inversión y la competencia, dando pie a generar un terreno fértil para el crecimiento sostenible y la creación de empleo, transformando nuestro tejido social que tanto se ha venido destruyendo este último tiempo.

Otro importante enfoque, es la limitación del poder estatal que salvaguarda a los ciudadanos de un gobierno intrusivo y totalitario mediante una mirada basada en la responsabilidad individual y la libre asociación que permite que las comunidades florezcan sin la pesada carga de la intervención estatal excesiva.

En lugar de temerlo a estas ideas o utilizarlas de bandera política, simplemente debemos abrazarlas como una brújula que nos guíe hacia un horizonte de libertad, prosperidad y justicia. Al fortalecer sus pilares, podemos trazar un nuevo rumbo, en el que la creatividad y la empresa se liberen de las cadenas de la burocracia y la planificación centralizada para ser los principales benefactores de la economía, como ha ocurrido a lo largo de la historia.

En ese sentido, las palabras de John Stuart Mill resuenan como un eco atemporal que nos invita a reflexionar sobre la trascendental importancia de la libertad en la construcción de un futuro próspero. Al reconocer que la libertad es tan esencial para la prosperidad como el aire lo es para la vida, Mill nos guía hacia la comprensión de que la libertad no solo es un derecho, sino un pilar fundamental que nutre la diversidad, la creatividad y la capacidad de superación individual. En este contexto, abrazar la libertad se convierte en un acto no solo de preservación de derechos, sino de fomento de un ambiente propicio para la innovación, la cooperación y el desarrollo sostenible. Al construir sobre este cimiento, forjamos un mañana donde la libertad no es solo una aspiración, sino la fuerza vital que impulsa el progreso y la justicia en nuestra sociedad boliviana.

Es hora de desafiar las viejas percepciones y abrazar un futuro liberal. Al hacerlo, construimos un camino que no solamente honra nuestro pasado, sino que también allana el camino hacia un mañana más prometedor para todos los bolivianos.

* Sebastián Crespo Postigo, Ingeniero Económico y ExDirector del Comité pro Santa Cruz.

¿Sabes cómo adivinan los brujos y cómo “sanan” los pastores en sus cultos? Investigadas algunas “iglesias” y “parapsicólogos” el autor de la Novela “EL IMPERIO DEL TERROR” nos deja sorprendidos. Adquiérala a través de

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *