https://visiondeltolima.com

Atención, firmes… ¡Colectivos petristas, ataquen… arrr!

Escribe: Luis Hernando Granada C.*

Las “guardias indígenas”, los vándalos de la primera línea, los narcoterroristas de las farc, el eln, el clan del golfo, los mamertos de la Federación Comunista Depredadora -fecode-, y desde luego muchos de los parásitos que por providencia de Sanguijuela -léase Petro-, ocupan cargos públicos, obedecieron la “orden” del comandante en jefe, el psicópata Petro y salieron a sembrar el terror.

Sí, el terror, porque secuestraron magistrados, funcionaros y empleados de las altas cortes, -al mejor estilo de la toma del Palacio de Justicia en el año 1985- con la complicidad del comunista Belisario Betancourt Cuartas; además cerraron vías impidiendo que personas trabajadoras asistieran a sus puestos de trabajo; hicieron cerrar negocios ante e terror del vandalismo propio de los “colectivos petristas”.

A sangre y fuego, porque la izquierda, jamás, desde que se dio a la luz esta plaga, en el siglo XVII, ha tenido argumentos sólidos y de beneficio para la sociedad que pretenden gobernar, pero que, a la larga, utilizan para someterla a vejámenes y crímenes de lesa humanidad, y obviamente para enriquecerse ilícitamente, despilfarrar los dineros de los colombianos, viajar por el mundo y vivir -como ellos lo anunciaron- sabroso. 

No cabe duda, los “colectivos petristas” ya están bajo las órdenes de su comandante y jefe, el psicópata Gustavo Petro, quien funge como “presidente” de la República.

Públicamente convocó a la movilización, aunque como es su costumbre, ahora lo ha negado. Sin embargo, la convocatoria no fue masiva; a ella solo asistieron los que de una u otra forma reciben prebendas, porque los indígenas reciben transporte, alimentación, alojamiento si se diera el caso, además de unas sucias monedas; los funcionaros púbicos del régimen tuvieron el día libre, además de promesas, porque la mafia transnacional comunista/socialista solo se puede mover a través de mentiras. De ahí que la “mamertada” sea ahora una plaga en vía de extinción.

Todo esto y mucho más, lo consigné en mi libro “La gran farsa de la izquierda”, porque esto se veía venir; el libreto es el mismo, el modelo es idéntico a lo que sucedió en Cuba, en Venezuela y en otros países que han caído en las garras de la plaga maldita; de la plaga que acaba con todo, que aumenta los impuestos, que expropia, secuestra y mata sin piedad a campesinos, líderes sociales, policías, soldados y civiles que no estén de acuerdo con el siniestro plan del terror petrista.

Van 18 meses, es decir, un promedio de 540 días que se los ha pasado twitteando mientras viaja por el mundo, principalmente por los países con dictaduras comunistas, ayudando a sus aliados, mientras que las EPS e IPS no tienen agenda para ningún tipo de especialista, ni autorizan medicamentos porque ya hasta el Ibuprofeno y el Acetaminofén que regalan los laboratorios, no existen.  Recordemos que el Ministerio de Salud está en poder de un mercenario de la salud y que a este sujeto solo le interesa ayudar a las clínicas y negocios particulares del área. Y mientras al pueblo le niegan este derecho fundamental, consignado en la Constitución Política de Colombia, en el Congreso preparan la eutanasia para la salud.

Van 18 meses, es decir, un promedio de 540 días y la inflación sigue incrementándose. Pero los funcionarios del Ministerio de Hacienda hablan de una inflación de menos de dos dígitos, con el apoyo del Departamento Administrativo Nacional de Embustes, conocido por su sigla, dane, la verdadera inflación se mide es por el precio que paga el consumidor final, es decir, un promedio entre el 30 y el 40%. Esa es la verdadera inflación y no la que diga un esbirro que debe permanecer arrodillado al régimen.

Van 18 meses, es decir, un promedio de 540 días y los mamertos que esperaban educación gratuita, se han encontrado con el freno del llamado pin, un gravamen absurdo e injusto en una universidad pública. Pero aparte de lo anterior y sin control alguno, el valor de las matrículas, de las pensiones, de los semestres e incluso de los textos académicos, sigue subiendo y ya los padres tienen que elegir entre comprar alimentos o darles educación a sus hijos.

¿A eso se le puede llamar gobierno? Claro que no; Colombia es un país inmensamente rico, pero este mal llamado “gobierno progresista” lo está saqueando. Los colombianos tenemos que pagar los viajes en helicóptero de la nadie; tenemos que cubrir maquillaje, spa, masajes, vestuario y demás alcahueterías, incluyendo viajes que no tienen nada qué ver con la funcionalidad del mal “gobierno”.

Y mientras tanto, los niños del Chocó y la Guajira se mueren de hambre, sin asistencia médica y sin pasar bocado, arrastrando sus inocentes cuerpos por los polvorientos caminos de sus pueblos olvidados. Y en las escuelas y colegios del Estado, el PAE es mediocre, la educación es precaria porque los maestros solo sirven para adoctrinar a los niños y adolescentes hacia el comunismo criminal.

Van 18 meses, es decir, un promedio de 540 días y la reforma laboral sigue en veremos y a favor de los empresarios. La reforma agraria se ha convertido en una especie de centro de beneficencia, pero no para favorecer al campesino sino a los supuestos desmovilizados de las farc y el eln que reciben tierras y ni siquiera las trabajan, pero sí las venden sin documentos de propiedad o las arriendan a terceros.

Van 18 meses, es decir, un promedio de 540 días y los cultivos de coca y marihuana se han triplicado, al igual que las exportaciones, no de café, cacao u otros productos sino de la maldita droga. Y lo más crítico e imperdonable es que un 85% de los incendios forestales son actos terroristas porque lo que necesita la mafia transnacional comunista/socialista son terrenos para sembrar la ilícita planta.

Y hablando del supuesto déficit, ¿qué ha hecho el psicópata para rematar o vender los bienes incautados a la mafia? ¿No puede acaso tocar esas caletas porque la necesita para comprar su reelección? Lo que hay es dinero; lo que hay es riqueza por donde quiera que el ciudadano vaya, pero lo reitero, Petro está saqueando descaradamente a Colombia. Como es de conocimiento público, creó el Ministerio de la Igualdad donde “trabajan” más de 700 funcionarios, con salarios que van desde los $2´000.000 hasta los $18´000.000. Ese Ministerio es tan obsoleto como la JEP y como las embajadas que está creando a diestra y siniestra para garantizarse su reelección.

¿Hay más despilfarros? Claro; algunos medios de comunicación están enmemelados a través de pautas onerosas con publicidad engañosa, con mentiras, con promesas, con cuentos chinos, con ilusiones que jamás serán realidad. Dinero sí hay, pero el psicópata lo está despilfarrando y pretende tener más, a través de más impuestos y gravámenes que ya el pueblo no soporta.

Mentiras y solo mentiras; la última de ellas, afirmar que no hubo vandalismo en la jornada que éconvocó; que no hubo periodistas agredidos; que es falso que los magistrados ye l personal de las altas cortes fue secuestrado.

Clásico y tradicional en los gobiernos comunistas, socialistas, progresistas o como los quieran llamar: Defecar y tapar sus heces, tal como lo consigné en mi libro “La gran farsa de la izquierda”.

Nada bueno podemos esperar de este siniestro personaje que no trabaja para Colombia si no que cumple los mandatos de la gran mafia transnacional comunistas/socialista, la China comunista, el Foro de Sao Paulo y otras grandes organizaciones terroristas.   

* * * * * * *

PILDORITAS PARA LA MEMORIA:

1.- Liberando criminales, negociando con narco-terroristas, patrocinando vándalos con $1´000.000 mensuales y pagando marchas con indígenas que paga con dineros públicos, es la forma que está utilizando Petro para conformar sus colectivos petristas.

2.- El hombre que hoy rige los destinos de Colombia no solo superó todo alegato infame, repugnante y miserable de su vida política, sino que además destapó ante el mundo quien realmente es: un guerrillero que desprecia la democracia. 

3.- El castrocomunismo que se instauró en la vecina Venezuela hace más de dos décadas, hoy tiene las llaves del Palacio de Nariño. Así lo ha venido demostrando Petro.

4.- Como si fuera cosa de locos, al comunismo se le perdonan sus efectos perniciosos, como el de sumir en la pobreza absoluta a países otrora ricos como Cuba y Venezuela, solo por la creencia de que la igualdad justifica lo que sea sin importar que se trate de una igualdad por lo bajo que para imponerse requiere acabar con las libertades y destruir al individuo, incluso físicamente.

* Luis Hernando Granada C., Periodista y Publicista con más de 50 años de experiencia, Exsubdirector de la Revista El Congreso y colaborador de varios medios impresos y digitales. Autor de la Novela “El Imperio del terror” y de los libros “¿Y cómo es la vuelta?” y “La gran farsa de la izquierda”. Director de los sitios

www.visiondeltolima.com y www.literaturaenlinea.com y Gestor Cultural del Tolima.

E-mail: visiontolima@hotmmail.com

LA GRAN FARSA DE LA IZQUIERDA

Un libro de 288 páginas con ilustraciones que dan a conocer lo que ha sido a través de la historia, la mafia transnacional comunista/socialista, con sus trucos, patrañas y el populismo que afecta e invade a las mentes frágiles que son adoctrinadas o reclutadas a sangre y fuego.

Adquiéralo ingresando a

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *