Cambio de la democracia en Colombia

Escribe: Bernardo Henao Jaramillo*

Hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del Pacto Hist√≥rico con su actuaci√≥n.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupación, porque el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas.

Dijo Plat√≥n ‚Äúen la justicia y, en general, en la virtud pol√≠tica todos los hombres participan y, por lo mismo, pueden opinar libremente sobre lo justo y lo injusto. Porque sin virtud pol√≠tica no se es hombre‚ÄĚ. (Prot√°goras, 320c-323e).

Jean Jaques Rousseau expres√≥: ‚ÄúLas injurias son los argumentos de los que no tienen raz√≥n‚ÄĚ;

Garcilaso de la Vega expuso: ‚ÄúQuien insulta pone de manifiesto que carece de argumentos‚ÄĚ; y Quevedo sentenci√≥: ‚ÄúEl insulto es la raz√≥n del que raz√≥n no tiene‚ÄĚ, reflexiones que se citan para manifestar que desde tiempos inmemoriales el improperio o agravio han tenido p√©sima acogida como razonamiento intelectual, y bajo ese mismo concepto el pueblo colombiano calific√≥ el saboteo que la bancada del Pacto Hist√≥rico protagoniz√≥ al discurso del Presidente Iv√°n Duque en la instalaci√≥n del Congreso de la Rep√ļblica.

No vamos a tratar aqu√≠ del contenido del discurso presidencial como tampoco nos ocuparemos de las cr√≠ticas, pero s√≠ hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del citado movimiento con su actuaci√≥n, ya que entre sus propuestas se encuentran la inclusi√≥n, el reconocimiento real y efectivo de la democracia, la justicia, la dignidad y la no discriminaci√≥n, empero, con su actuar no s√≥lo contradijeron en forma absoluta ese proyecto sino que olvidaron el deber de realizar sus intervenciones de manera respetuosa, como se lo ordena la Ley 1828 de 2017, resultando responsables a la luz de lo previsto en el inciso 2¬ļ del art√≠culo 133 de la Carta Pol√≠tica. Situaci√≥n precedente que pone en evidencia su talante antidemocr√°tico y agresivo, actitud que, al parecer, responde a su regla de conducta, resultando m√°s execrable que fuera el decadente senador Iv√°n Cepeda, curtido parlamentario, quien en franca anarqu√≠a vociferara hasta el punto que el Presidente del Senado debi√≥ advertirle que de no guardar la compostura llamar√≠a a la seguridad del Congreso. ¬ŅSer√° que esa es la forma que van a utilizar para llamar a la reconciliaci√≥n nacional y lograr la paz que pregonan?

Curioso, por decir lo menos, que despu√©s del trato irrespetuoso y dictatorial de integrantes del Pacto Hist√≥rico, Iv√°n Cepeda en su Twitter critique que el Presidente Duque abandon√≥ el recinto del Congreso ‚Äúsin escuchar a la oposici√≥n‚ÄĚ, con la algarab√≠a y los gritos desaforados ya se hab√≠a hecho o√≠r.

Y para complementar el lamentable futuro de las mayor√≠as del poder legislativo se tiene la designaci√≥n del cuestionado Roy Barreras como nuevo Presidente del Senado. Los petrovideos nos dan una idea de lo que podemos esperar. Y en cuanto al discurso del guerrillero de las farc, Juli√°n Gallo o Carlos Antonio Lozada, como quiera que se llame, resulta incre√≠ble que haya podido ocurrir. Ver para creer. Un excomandante de la guerrilla, responsable de m√ļltiples cr√≠menes horrendos por los cuales no ha pagado ni un d√≠a de c√°rcel ni ha indemnizado a ninguna v√≠ctima, omite recordar a los firmantes del denominado Acuerdo de Paz que retomaron las armas para cuestionar al Presidente Duque a nombre de la oposici√≥n.

¬ŅC√≥mo pudo escogerse a semejante vocero? Esto es muestra de un √°nimo guerrerista y provocador. Y sea esta la oportunidad de mencionar aqu√≠ el fracaso de los acuerdos de La Habana. La tan anhelada paz no se consigui√≥. El pa√≠s est√° hoy dividido, fracturado, amenazado. Las v√≠ctimas no han sido resarcidas y los victimarios se pasean por el Congreso de la Rep√ļblica. Vaya resultado de tales acuerdos.

Por otra parte, son imprecisos los proyectos de ley que deben ser estudiados por el Congreso. Siempre ser√° m√°s dif√≠cil hacer o ejecutar que criticar. En esto √ļltimo son experimentados los radicales de izquierda, pero ahora que deben trabajar no saben siquiera como hacerlo y se evidencia improvisaci√≥n, reculada, cambios de posici√≥n, en definitiva, no han comenzado y ya se insin√ļa un futuro desorden y caos sin igual. Frente a la reforma tributaria se dej√≥ saber que aspiraban a 75 billones de pesos. Luego el asesor Ricardo Bonilla indic√≥ que ser√≠a tan solo de 50 billones y ahora el ministro designado Jos√© Antonio Ocampo deja conocer que ser√°n 50 billones, pero en los cuatro a√Īos. Termina la reforma entonces en 12,5 billones por a√Īo o un poco m√°s, seg√ļn una nueva posici√≥n que diera a conocer. La ministra de Cultura designada propone un impuesto a los celulares y MinSalud a las bebidas. El director de impuestos designado dice que no habr√° impuesto a las bebidas azucaradas y ahora el ministro Ocampo que si lo habr√°. Vendr√° tambi√©n otro gravamen novedoso y perjudicial como es el denominado impuesto a las transacciones inmobiliarias, el que terminar√° por perjudicar a la construcci√≥n y de contera afectar a los m√°s pobres.

Tambi√©n merece especial menci√≥n la reforma a la Procuradur√≠a. Sabemos que esta iniciativa es una suerte de retaliaci√≥n del presidente electo, quien no olvida la sanci√≥n que le impusiera tiempo atr√°s el entonces Procurador Alejandro Ordo√Īez. Durante la campa√Īa presidencial tuvimos la oportunidad de escucharlo, incluso en debate, quejarse de la Procuradur√≠a y de la procuradora. Es claro que no quiere ni oposici√≥n, ni √≥rganos de control. Esta clase de iniciativas deja conocer como pretende el nuevo gobernante amarrarse y atornillarse en el poder. Dado que los procesos de la Procuradur√≠a son una garant√≠a para los ciudadanos, esta ‚Äúpersecuci√≥n‚ÄĚ no parece razonable. Los procesos disciplinarios, en un pa√≠s agobiado por la corrupci√≥n, deben fortalecerse, no desaparecer.

Qu√© decir del anunciado proyecto de ley para regular el uso de la hoja de coca, la amapola, los hongos y sus derivados, llamado ‚Äúreforma institucional para la pol√≠tica de drogas‚ÄĚ. Esta propuesta, que incluye legalizaci√≥n, despenalizaci√≥n, descriminalizaci√≥n de coca, coca√≠na, amapola y marihuana borran en la pr√°ctica las l√≠neas divisorias entre el concepto de plantas sagradas y el narcotr√°fico, el crimen organizado y los carteles de la droga. Esta es sin lugar a dudas la respuesta a las visitas que en campa√Īa se hicieron a la c√°rcel de La Picota.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupaci√≥n, el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas. En reuni√≥n con los directivos y congresistas del partido Alianza Verde se√Īal√≥: ‚ÄúParalelo al tr√°mite de las reformas en el Capitolio, debe haber una ciudadan√≠a activa y moviliz√°ndose, acompa√Īando esas reformas‚ÄĚ. ¬ŅSignificar√° la manera de sitiar y presionar al Congreso indebidamente para lograr sacar avante cuanta idea se le ocurra? Seg√ļn lo expres√≥, debe hacer ese llamado porque no cuenta con la mayor√≠a requerida en el reci√©n posesionado Congreso.

Alegra s√≠, que contrario a lo acontecido en el recinto de la Democracia, el tradicional desfile de nuestra fiesta patria de la Independencia permiti√≥ a las FFMM y de Polic√≠a engalanar al pa√≠s, y de contera recibir la espectacular manifestaci√≥n espont√°nea de apoyo que le brind√≥ la ciudadan√≠a. El civismo y respeto fueron la principal caracter√≠stica. El mensaje es claro al gobernante entrante, el pueblo colombiano apoya y respalda a sus instituciones y en particular a sus Fuerzas Militares. En diversos medios se apreci√≥ la dimensi√≥n del hist√≥rico desfile patrio y el inmenso cari√Īo de los ciudadanos expresado. De destacar la presentaci√≥n de los h√©roes, los heridos y mutilados en combates, en defensa de nuestra gente y nuestras instituciones. Su presencia en el desfile no podr√≠a ser m√°s diciente y valiosa.

Pildorita: El presidente electo design√≥ como Ministro de Defensa del exmagistrado auxiliar Iv√°n Vel√°squez, de quien se conoce la clara animadversi√≥n que profesa a cierto sector pol√≠tico. Hace dos a√Īos cuestion√≥ y se√Īal√≥ a los generales por supuestos actos de corrupci√≥n. El designado ministro cumpli√≥ un papel no solo cuestionable sino tambi√©n evidentemente reprochable en Guatemala, donde fue declarado persona non grata y se le orden√≥ abandonar de inmediato el territorio guatemalteco. Esto no fue mencionado en el twitter del presidente electo donde comunica el nombramiento. Es inquietante y preocupante para nuestras FFMM y de Polic√≠a este nombramiento el que puede muy bien interpretarse como gesto poco o nada conciliador, por no decir agresivo. Hoy, por supuesto, m√°s de una persona se preguntar√° qu√© pasar√° con la informaci√≥n clave y de seguridad nacional, ¬Ņcu√°l futuro le espera?

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y presidente de la asociación Únete por Colombia.

Cambio de la democracia en Colombia

Escribe: Bernardo Henao Jaramillo*

PIE DE FOTO: Hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del Pacto Hist√≥rico con su actuaci√≥n.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupación, porque el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas.

Dijo Plat√≥n ‚Äúen la justicia y, en general, en la virtud pol√≠tica todos los hombres participan y, por lo mismo, pueden opinar libremente sobre lo justo y lo injusto. Porque sin virtud pol√≠tica no se es hombre‚ÄĚ. (Prot√°goras, 320c-323e).

Jean Jaques Rousseau expres√≥: ‚ÄúLas injurias son los argumentos de los que no tienen raz√≥n‚ÄĚ;

Garcilaso de la Vega expuso: ‚ÄúQuien insulta pone de manifiesto que carece de argumentos‚ÄĚ; y Quevedo sentenci√≥: ‚ÄúEl insulto es la raz√≥n del que raz√≥n no tiene‚ÄĚ, reflexiones que se citan para manifestar que desde tiempos inmemoriales el improperio o agravio han tenido p√©sima acogida como razonamiento intelectual, y bajo ese mismo concepto el pueblo colombiano calific√≥ el saboteo que la bancada del Pacto Hist√≥rico protagoniz√≥ al discurso del Presidente Iv√°n Duque en la instalaci√≥n del Congreso de la Rep√ļblica.

No vamos a tratar aqu√≠ del contenido del discurso presidencial como tampoco nos ocuparemos de las cr√≠ticas, pero s√≠ hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del citado movimiento con su actuaci√≥n, ya que entre sus propuestas se encuentran la inclusi√≥n, el reconocimiento real y efectivo de la democracia, la justicia, la dignidad y la no discriminaci√≥n, empero, con su actuar no s√≥lo contradijeron en forma absoluta ese proyecto sino que olvidaron el deber de realizar sus intervenciones de manera respetuosa, como se lo ordena la Ley 1828 de 2017, resultando responsables a la luz de lo previsto en el inciso 2¬ļ del art√≠culo 133 de la Carta Pol√≠tica. Situaci√≥n precedente que pone en evidencia su talante antidemocr√°tico y agresivo, actitud que, al parecer, responde a su regla de conducta, resultando m√°s execrable que fuera el decadente senador Iv√°n Cepeda, curtido parlamentario, quien en franca anarqu√≠a vociferara hasta el punto que el Presidente del Senado debi√≥ advertirle que de no guardar la compostura llamar√≠a a la seguridad del Congreso. ¬ŅSer√° que esa es la forma que van a utilizar para llamar a la reconciliaci√≥n nacional y lograr la paz que pregonan?

Curioso, por decir lo menos, que despu√©s del trato irrespetuoso y dictatorial de integrantes del Pacto Hist√≥rico, Iv√°n Cepeda en su Twitter critique que el Presidente Duque abandon√≥ el recinto del Congreso ‚Äúsin escuchar a la oposici√≥n‚ÄĚ, con la algarab√≠a y los gritos desaforados ya se hab√≠a hecho o√≠r.

Y para complementar el lamentable futuro de las mayor√≠as del poder legislativo se tiene la designaci√≥n del cuestionado Roy Barreras como nuevo Presidente del Senado. Los petrovideos nos dan una idea de lo que podemos esperar. Y en cuanto al discurso del guerrillero de las farc, Juli√°n Gallo o Carlos Antonio Lozada, como quiera que se llame, resulta incre√≠ble que haya podido ocurrir. Ver para creer. Un excomandante de la guerrilla, responsable de m√ļltiples cr√≠menes horrendos por los cuales no ha pagado ni un d√≠a de c√°rcel ni ha indemnizado a ninguna v√≠ctima, omite recordar a los firmantes del denominado Acuerdo de Paz que retomaron las armas para cuestionar al Presidente Duque a nombre de la oposici√≥n.

¬ŅC√≥mo pudo escogerse a semejante vocero? Esto es muestra de un √°nimo guerrerista y provocador. Y sea esta la oportunidad de mencionar aqu√≠ el fracaso de los acuerdos de La Habana. La tan anhelada paz no se consigui√≥. El pa√≠s est√° hoy dividido, fracturado, amenazado. Las v√≠ctimas no han sido resarcidas y los victimarios se pasean por el Congreso de la Rep√ļblica. Vaya resultado de tales acuerdos.

Por otra parte, son imprecisos los proyectos de ley que deben ser estudiados por el Congreso. Siempre ser√° m√°s dif√≠cil hacer o ejecutar que criticar. En esto √ļltimo son experimentados los radicales de izquierda, pero ahora que deben trabajar no saben siquiera como hacerlo y se evidencia improvisaci√≥n, reculada, cambios de posici√≥n, en definitiva, no han comenzado y ya se insin√ļa un futuro desorden y caos sin igual. Frente a la reforma tributaria se dej√≥ saber que aspiraban a 75 billones de pesos. Luego el asesor Ricardo Bonilla indic√≥ que ser√≠a tan solo de 50 billones y ahora el ministro designado Jos√© Antonio Ocampo deja conocer que ser√°n 50 billones, pero en los cuatro a√Īos. Termina la reforma entonces en 12,5 billones por a√Īo o un poco m√°s, seg√ļn una nueva posici√≥n que diera a conocer. La ministra de Cultura designada propone un impuesto a los celulares y MinSalud a las bebidas. El director de impuestos designado dice que no habr√° impuesto a las bebidas azucaradas y ahora el ministro Ocampo que si lo habr√°. Vendr√° tambi√©n otro gravamen novedoso y perjudicial como es el denominado impuesto a las transacciones inmobiliarias, el que terminar√° por perjudicar a la construcci√≥n y de contera afectar a los m√°s pobres.

Tambi√©n merece especial menci√≥n la reforma a la Procuradur√≠a. Sabemos que esta iniciativa es una suerte de retaliaci√≥n del presidente electo, quien no olvida la sanci√≥n que le impusiera tiempo atr√°s el entonces Procurador Alejandro Ordo√Īez. Durante la campa√Īa presidencial tuvimos la oportunidad de escucharlo, incluso en debate, quejarse de la Procuradur√≠a y de la procuradora. Es claro que no quiere ni oposici√≥n, ni √≥rganos de control. Esta clase de iniciativas deja conocer como pretende el nuevo gobernante amarrarse y atornillarse en el poder. Dado que los procesos de la Procuradur√≠a son una garant√≠a para los ciudadanos, esta ‚Äúpersecuci√≥n‚ÄĚ no parece razonable. Los procesos disciplinarios, en un pa√≠s agobiado por la corrupci√≥n, deben fortalecerse, no desaparecer.

Qu√© decir del anunciado proyecto de ley para regular el uso de la hoja de coca, la amapola, los hongos y sus derivados, llamado ‚Äúreforma institucional para la pol√≠tica de drogas‚ÄĚ. Esta propuesta, que incluye legalizaci√≥n, despenalizaci√≥n, descriminalizaci√≥n de coca, coca√≠na, amapola y marihuana borran en la pr√°ctica las l√≠neas divisorias entre el concepto de plantas sagradas y el narcotr√°fico, el crimen organizado y los carteles de la droga. Esta es sin lugar a dudas la respuesta a las visitas que en campa√Īa se hicieron a la c√°rcel de La Picota.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupaci√≥n, el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas. En reuni√≥n con los directivos y congresistas del partido Alianza Verde se√Īal√≥: ‚ÄúParalelo al tr√°mite de las reformas en el Capitolio, debe haber una ciudadan√≠a activa y moviliz√°ndose, acompa√Īando esas reformas‚ÄĚ. ¬ŅSignificar√° la manera de sitiar y presionar al Congreso indebidamente para lograr sacar avante cuanta idea se le ocurra? Seg√ļn lo expres√≥, debe hacer ese llamado porque no cuenta con la mayor√≠a requerida en el reci√©n posesionado Congreso.

Alegra s√≠, que contrario a lo acontecido en el recinto de la Democracia, el tradicional desfile de nuestra fiesta patria de la Independencia permiti√≥ a las FFMM y de Polic√≠a engalanar al pa√≠s, y de contera recibir la espectacular manifestaci√≥n espont√°nea de apoyo que le brind√≥ la ciudadan√≠a. El civismo y respeto fueron la principal caracter√≠stica. El mensaje es claro al gobernante entrante, el pueblo colombiano apoya y respalda a sus instituciones y en particular a sus Fuerzas Militares. En diversos medios se apreci√≥ la dimensi√≥n del hist√≥rico desfile patrio y el inmenso cari√Īo de los ciudadanos expresado. De destacar la presentaci√≥n de los h√©roes, los heridos y mutilados en combates, en defensa de nuestra gente y nuestras instituciones. Su presencia en el desfile no podr√≠a ser m√°s diciente y valiosa.

Pildorita: El presidente electo design√≥ como Ministro de Defensa del exmagistrado auxiliar Iv√°n Vel√°squez, de quien se conoce la clara animadversi√≥n que profesa a cierto sector pol√≠tico. Hace dos a√Īos cuestion√≥ y se√Īal√≥ a los generales por supuestos actos de corrupci√≥n. El designado ministro cumpli√≥ un papel no solo cuestionable sino tambi√©n evidentemente reprochable en Guatemala, donde fue declarado persona non grata y se le orden√≥ abandonar de inmediato el territorio guatemalteco. Esto no fue mencionado en el twitter del presidente electo donde comunica el nombramiento. Es inquietante y preocupante para nuestras FFMM y de Polic√≠a este nombramiento el que puede muy bien interpretarse como gesto poco o nada conciliador, por no decir agresivo. Hoy, por supuesto, m√°s de una persona se preguntar√° qu√© pasar√° con la informaci√≥n clave y de seguridad nacional, ¬Ņcu√°l futuro le espera?

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y presidente de la asociación Únete por Colombia.

Cambio de la democracia en Colombia

Escribe: Bernardo Henao Jaramillo*

PIE DE FOTO: Hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del Pacto Hist√≥rico con su actuaci√≥n.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupación, porque el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas.

Dijo Plat√≥n ‚Äúen la justicia y, en general, en la virtud pol√≠tica todos los hombres participan y, por lo mismo, pueden opinar libremente sobre lo justo y lo injusto. Porque sin virtud pol√≠tica no se es hombre‚ÄĚ. (Prot√°goras, 320c-323e).

Jean Jaques Rousseau expres√≥: ‚ÄúLas injurias son los argumentos de los que no tienen raz√≥n‚ÄĚ;

Garcilaso de la Vega expuso: ‚ÄúQuien insulta pone de manifiesto que carece de argumentos‚ÄĚ; y Quevedo sentenci√≥: ‚ÄúEl insulto es la raz√≥n del que raz√≥n no tiene‚ÄĚ, reflexiones que se citan para manifestar que desde tiempos inmemoriales el improperio o agravio han tenido p√©sima acogida como razonamiento intelectual, y bajo ese mismo concepto el pueblo colombiano calific√≥ el saboteo que la bancada del Pacto Hist√≥rico protagoniz√≥ al discurso del Presidente Iv√°n Duque en la instalaci√≥n del Congreso de la Rep√ļblica.

No vamos a tratar aqu√≠ del contenido del discurso presidencial como tampoco nos ocuparemos de las cr√≠ticas, pero s√≠ hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del citado movimiento con su actuaci√≥n, ya que entre sus propuestas se encuentran la inclusi√≥n, el reconocimiento real y efectivo de la democracia, la justicia, la dignidad y la no discriminaci√≥n, empero, con su actuar no s√≥lo contradijeron en forma absoluta ese proyecto sino que olvidaron el deber de realizar sus intervenciones de manera respetuosa, como se lo ordena la Ley 1828 de 2017, resultando responsables a la luz de lo previsto en el inciso 2¬ļ del art√≠culo 133 de la Carta Pol√≠tica. Situaci√≥n precedente que pone en evidencia su talante antidemocr√°tico y agresivo, actitud que, al parecer, responde a su regla de conducta, resultando m√°s execrable que fuera el decadente senador Iv√°n Cepeda, curtido parlamentario, quien en franca anarqu√≠a vociferara hasta el punto que el Presidente del Senado debi√≥ advertirle que de no guardar la compostura llamar√≠a a la seguridad del Congreso. ¬ŅSer√° que esa es la forma que van a utilizar para llamar a la reconciliaci√≥n nacional y lograr la paz que pregonan?

Curioso, por decir lo menos, que despu√©s del trato irrespetuoso y dictatorial de integrantes del Pacto Hist√≥rico, Iv√°n Cepeda en su Twitter critique que el Presidente Duque abandon√≥ el recinto del Congreso ‚Äúsin escuchar a la oposici√≥n‚ÄĚ, con la algarab√≠a y los gritos desaforados ya se hab√≠a hecho o√≠r.

Y para complementar el lamentable futuro de las mayor√≠as del poder legislativo se tiene la designaci√≥n del cuestionado Roy Barreras como nuevo Presidente del Senado. Los petrovideos nos dan una idea de lo que podemos esperar. Y en cuanto al discurso del guerrillero de las farc, Juli√°n Gallo o Carlos Antonio Lozada, como quiera que se llame, resulta incre√≠ble que haya podido ocurrir. Ver para creer. Un excomandante de la guerrilla, responsable de m√ļltiples cr√≠menes horrendos por los cuales no ha pagado ni un d√≠a de c√°rcel ni ha indemnizado a ninguna v√≠ctima, omite recordar a los firmantes del denominado Acuerdo de Paz que retomaron las armas para cuestionar al Presidente Duque a nombre de la oposici√≥n.

¬ŅC√≥mo pudo escogerse a semejante vocero? Esto es muestra de un √°nimo guerrerista y provocador. Y sea esta la oportunidad de mencionar aqu√≠ el fracaso de los acuerdos de La Habana. La tan anhelada paz no se consigui√≥. El pa√≠s est√° hoy dividido, fracturado, amenazado. Las v√≠ctimas no han sido resarcidas y los victimarios se pasean por el Congreso de la Rep√ļblica. Vaya resultado de tales acuerdos.

Por otra parte, son imprecisos los proyectos de ley que deben ser estudiados por el Congreso. Siempre ser√° m√°s dif√≠cil hacer o ejecutar que criticar. En esto √ļltimo son experimentados los radicales de izquierda, pero ahora que deben trabajar no saben siquiera como hacerlo y se evidencia improvisaci√≥n, reculada, cambios de posici√≥n, en definitiva, no han comenzado y ya se insin√ļa un futuro desorden y caos sin igual. Frente a la reforma tributaria se dej√≥ saber que aspiraban a 75 billones de pesos. Luego el asesor Ricardo Bonilla indic√≥ que ser√≠a tan solo de 50 billones y ahora el ministro designado Jos√© Antonio Ocampo deja conocer que ser√°n 50 billones, pero en los cuatro a√Īos. Termina la reforma entonces en 12,5 billones por a√Īo o un poco m√°s, seg√ļn una nueva posici√≥n que diera a conocer. La ministra de Cultura designada propone un impuesto a los celulares y MinSalud a las bebidas. El director de impuestos designado dice que no habr√° impuesto a las bebidas azucaradas y ahora el ministro Ocampo que si lo habr√°. Vendr√° tambi√©n otro gravamen novedoso y perjudicial como es el denominado impuesto a las transacciones inmobiliarias, el que terminar√° por perjudicar a la construcci√≥n y de contera afectar a los m√°s pobres.

Tambi√©n merece especial menci√≥n la reforma a la Procuradur√≠a. Sabemos que esta iniciativa es una suerte de retaliaci√≥n del presidente electo, quien no olvida la sanci√≥n que le impusiera tiempo atr√°s el entonces Procurador Alejandro Ordo√Īez. Durante la campa√Īa presidencial tuvimos la oportunidad de escucharlo, incluso en debate, quejarse de la Procuradur√≠a y de la procuradora. Es claro que no quiere ni oposici√≥n, ni √≥rganos de control. Esta clase de iniciativas deja conocer como pretende el nuevo gobernante amarrarse y atornillarse en el poder. Dado que los procesos de la Procuradur√≠a son una garant√≠a para los ciudadanos, esta ‚Äúpersecuci√≥n‚ÄĚ no parece razonable. Los procesos disciplinarios, en un pa√≠s agobiado por la corrupci√≥n, deben fortalecerse, no desaparecer.

Qu√© decir del anunciado proyecto de ley para regular el uso de la hoja de coca, la amapola, los hongos y sus derivados, llamado ‚Äúreforma institucional para la pol√≠tica de drogas‚ÄĚ. Esta propuesta, que incluye legalizaci√≥n, despenalizaci√≥n, descriminalizaci√≥n de coca, coca√≠na, amapola y marihuana borran en la pr√°ctica las l√≠neas divisorias entre el concepto de plantas sagradas y el narcotr√°fico, el crimen organizado y los carteles de la droga. Esta es sin lugar a dudas la respuesta a las visitas que en campa√Īa se hicieron a la c√°rcel de La Picota.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupaci√≥n, el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas. En reuni√≥n con los directivos y congresistas del partido Alianza Verde se√Īal√≥: ‚ÄúParalelo al tr√°mite de las reformas en el Capitolio, debe haber una ciudadan√≠a activa y moviliz√°ndose, acompa√Īando esas reformas‚ÄĚ. ¬ŅSignificar√° la manera de sitiar y presionar al Congreso indebidamente para lograr sacar avante cuanta idea se le ocurra? Seg√ļn lo expres√≥, debe hacer ese llamado porque no cuenta con la mayor√≠a requerida en el reci√©n posesionado Congreso.

Alegra s√≠, que contrario a lo acontecido en el recinto de la Democracia, el tradicional desfile de nuestra fiesta patria de la Independencia permiti√≥ a las FFMM y de Polic√≠a engalanar al pa√≠s, y de contera recibir la espectacular manifestaci√≥n espont√°nea de apoyo que le brind√≥ la ciudadan√≠a. El civismo y respeto fueron la principal caracter√≠stica. El mensaje es claro al gobernante entrante, el pueblo colombiano apoya y respalda a sus instituciones y en particular a sus Fuerzas Militares. En diversos medios se apreci√≥ la dimensi√≥n del hist√≥rico desfile patrio y el inmenso cari√Īo de los ciudadanos expresado. De destacar la presentaci√≥n de los h√©roes, los heridos y mutilados en combates, en defensa de nuestra gente y nuestras instituciones. Su presencia en el desfile no podr√≠a ser m√°s diciente y valiosa.

Pildorita: El presidente electo design√≥ como Ministro de Defensa del exmagistrado auxiliar Iv√°n Vel√°squez, de quien se conoce la clara animadversi√≥n que profesa a cierto sector pol√≠tico. Hace dos a√Īos cuestion√≥ y se√Īal√≥ a los generales por supuestos actos de corrupci√≥n. El designado ministro cumpli√≥ un papel no solo cuestionable sino tambi√©n evidentemente reprochable en Guatemala, donde fue declarado persona non grata y se le orden√≥ abandonar de inmediato el territorio guatemalteco. Esto no fue mencionado en el twitter del presidente electo donde comunica el nombramiento. Es inquietante y preocupante para nuestras FFMM y de Polic√≠a este nombramiento el que puede muy bien interpretarse como gesto poco o nada conciliador, por no decir agresivo. Hoy, por supuesto, m√°s de una persona se preguntar√° qu√© pasar√° con la informaci√≥n clave y de seguridad nacional, ¬Ņcu√°l futuro le espera?

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y presidente de la asociación Únete por Colombia.

Cambio de la democracia en Colombia

Escribe: Bernardo Henao Jaramillo*

PIE DE FOTO: Hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del Pacto Hist√≥rico con su actuaci√≥n.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupación, porque el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas.

Dijo Plat√≥n ‚Äúen la justicia y, en general, en la virtud pol√≠tica todos los hombres participan y, por lo mismo, pueden opinar libremente sobre lo justo y lo injusto. Porque sin virtud pol√≠tica no se es hombre‚ÄĚ. (Prot√°goras, 320c-323e).

Jean Jaques Rousseau expres√≥: ‚ÄúLas injurias son los argumentos de los que no tienen raz√≥n‚ÄĚ;

Garcilaso de la Vega expuso: ‚ÄúQuien insulta pone de manifiesto que carece de argumentos‚ÄĚ; y Quevedo sentenci√≥: ‚ÄúEl insulto es la raz√≥n del que raz√≥n no tiene‚ÄĚ, reflexiones que se citan para manifestar que desde tiempos inmemoriales el improperio o agravio han tenido p√©sima acogida como razonamiento intelectual, y bajo ese mismo concepto el pueblo colombiano calific√≥ el saboteo que la bancada del Pacto Hist√≥rico protagoniz√≥ al discurso del Presidente Iv√°n Duque en la instalaci√≥n del Congreso de la Rep√ļblica.

No vamos a tratar aqu√≠ del contenido del discurso presidencial como tampoco nos ocuparemos de las cr√≠ticas, pero s√≠ hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del citado movimiento con su actuaci√≥n, ya que entre sus propuestas se encuentran la inclusi√≥n, el reconocimiento real y efectivo de la democracia, la justicia, la dignidad y la no discriminaci√≥n, empero, con su actuar no s√≥lo contradijeron en forma absoluta ese proyecto sino que olvidaron el deber de realizar sus intervenciones de manera respetuosa, como se lo ordena la Ley 1828 de 2017, resultando responsables a la luz de lo previsto en el inciso 2¬ļ del art√≠culo 133 de la Carta Pol√≠tica. Situaci√≥n precedente que pone en evidencia su talante antidemocr√°tico y agresivo, actitud que, al parecer, responde a su regla de conducta, resultando m√°s execrable que fuera el decadente senador Iv√°n Cepeda, curtido parlamentario, quien en franca anarqu√≠a vociferara hasta el punto que el Presidente del Senado debi√≥ advertirle que de no guardar la compostura llamar√≠a a la seguridad del Congreso. ¬ŅSer√° que esa es la forma que van a utilizar para llamar a la reconciliaci√≥n nacional y lograr la paz que pregonan?

Curioso, por decir lo menos, que despu√©s del trato irrespetuoso y dictatorial de integrantes del Pacto Hist√≥rico, Iv√°n Cepeda en su Twitter critique que el Presidente Duque abandon√≥ el recinto del Congreso ‚Äúsin escuchar a la oposici√≥n‚ÄĚ, con la algarab√≠a y los gritos desaforados ya se hab√≠a hecho o√≠r.

Y para complementar el lamentable futuro de las mayor√≠as del poder legislativo se tiene la designaci√≥n del cuestionado Roy Barreras como nuevo Presidente del Senado. Los petrovideos nos dan una idea de lo que podemos esperar. Y en cuanto al discurso del guerrillero de las farc, Juli√°n Gallo o Carlos Antonio Lozada, como quiera que se llame, resulta incre√≠ble que haya podido ocurrir. Ver para creer. Un excomandante de la guerrilla, responsable de m√ļltiples cr√≠menes horrendos por los cuales no ha pagado ni un d√≠a de c√°rcel ni ha indemnizado a ninguna v√≠ctima, omite recordar a los firmantes del denominado Acuerdo de Paz que retomaron las armas para cuestionar al Presidente Duque a nombre de la oposici√≥n.

¬ŅC√≥mo pudo escogerse a semejante vocero? Esto es muestra de un √°nimo guerrerista y provocador. Y sea esta la oportunidad de mencionar aqu√≠ el fracaso de los acuerdos de La Habana. La tan anhelada paz no se consigui√≥. El pa√≠s est√° hoy dividido, fracturado, amenazado. Las v√≠ctimas no han sido resarcidas y los victimarios se pasean por el Congreso de la Rep√ļblica. Vaya resultado de tales acuerdos.

Por otra parte, son imprecisos los proyectos de ley que deben ser estudiados por el Congreso. Siempre ser√° m√°s dif√≠cil hacer o ejecutar que criticar. En esto √ļltimo son experimentados los radicales de izquierda, pero ahora que deben trabajar no saben siquiera como hacerlo y se evidencia improvisaci√≥n, reculada, cambios de posici√≥n, en definitiva, no han comenzado y ya se insin√ļa un futuro desorden y caos sin igual. Frente a la reforma tributaria se dej√≥ saber que aspiraban a 75 billones de pesos. Luego el asesor Ricardo Bonilla indic√≥ que ser√≠a tan solo de 50 billones y ahora el ministro designado Jos√© Antonio Ocampo deja conocer que ser√°n 50 billones, pero en los cuatro a√Īos. Termina la reforma entonces en 12,5 billones por a√Īo o un poco m√°s, seg√ļn una nueva posici√≥n que diera a conocer. La ministra de Cultura designada propone un impuesto a los celulares y MinSalud a las bebidas. El director de impuestos designado dice que no habr√° impuesto a las bebidas azucaradas y ahora el ministro Ocampo que si lo habr√°. Vendr√° tambi√©n otro gravamen novedoso y perjudicial como es el denominado impuesto a las transacciones inmobiliarias, el que terminar√° por perjudicar a la construcci√≥n y de contera afectar a los m√°s pobres.

Tambi√©n merece especial menci√≥n la reforma a la Procuradur√≠a. Sabemos que esta iniciativa es una suerte de retaliaci√≥n del presidente electo, quien no olvida la sanci√≥n que le impusiera tiempo atr√°s el entonces Procurador Alejandro Ordo√Īez. Durante la campa√Īa presidencial tuvimos la oportunidad de escucharlo, incluso en debate, quejarse de la Procuradur√≠a y de la procuradora. Es claro que no quiere ni oposici√≥n, ni √≥rganos de control. Esta clase de iniciativas deja conocer como pretende el nuevo gobernante amarrarse y atornillarse en el poder. Dado que los procesos de la Procuradur√≠a son una garant√≠a para los ciudadanos, esta ‚Äúpersecuci√≥n‚ÄĚ no parece razonable. Los procesos disciplinarios, en un pa√≠s agobiado por la corrupci√≥n, deben fortalecerse, no desaparecer.

Qu√© decir del anunciado proyecto de ley para regular el uso de la hoja de coca, la amapola, los hongos y sus derivados, llamado ‚Äúreforma institucional para la pol√≠tica de drogas‚ÄĚ. Esta propuesta, que incluye legalizaci√≥n, despenalizaci√≥n, descriminalizaci√≥n de coca, coca√≠na, amapola y marihuana borran en la pr√°ctica las l√≠neas divisorias entre el concepto de plantas sagradas y el narcotr√°fico, el crimen organizado y los carteles de la droga. Esta es sin lugar a dudas la respuesta a las visitas que en campa√Īa se hicieron a la c√°rcel de La Picota.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupaci√≥n, el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas. En reuni√≥n con los directivos y congresistas del partido Alianza Verde se√Īal√≥: ‚ÄúParalelo al tr√°mite de las reformas en el Capitolio, debe haber una ciudadan√≠a activa y moviliz√°ndose, acompa√Īando esas reformas‚ÄĚ. ¬ŅSignificar√° la manera de sitiar y presionar al Congreso indebidamente para lograr sacar avante cuanta idea se le ocurra? Seg√ļn lo expres√≥, debe hacer ese llamado porque no cuenta con la mayor√≠a requerida en el reci√©n posesionado Congreso.

Alegra s√≠, que contrario a lo acontecido en el recinto de la Democracia, el tradicional desfile de nuestra fiesta patria de la Independencia permiti√≥ a las FFMM y de Polic√≠a engalanar al pa√≠s, y de contera recibir la espectacular manifestaci√≥n espont√°nea de apoyo que le brind√≥ la ciudadan√≠a. El civismo y respeto fueron la principal caracter√≠stica. El mensaje es claro al gobernante entrante, el pueblo colombiano apoya y respalda a sus instituciones y en particular a sus Fuerzas Militares. En diversos medios se apreci√≥ la dimensi√≥n del hist√≥rico desfile patrio y el inmenso cari√Īo de los ciudadanos expresado. De destacar la presentaci√≥n de los h√©roes, los heridos y mutilados en combates, en defensa de nuestra gente y nuestras instituciones. Su presencia en el desfile no podr√≠a ser m√°s diciente y valiosa.

Pildorita: El presidente electo design√≥ como Ministro de Defensa del exmagistrado auxiliar Iv√°n Vel√°squez, de quien se conoce la clara animadversi√≥n que profesa a cierto sector pol√≠tico. Hace dos a√Īos cuestion√≥ y se√Īal√≥ a los generales por supuestos actos de corrupci√≥n. El designado ministro cumpli√≥ un papel no solo cuestionable sino tambi√©n evidentemente reprochable en Guatemala, donde fue declarado persona non grata y se le orden√≥ abandonar de inmediato el territorio guatemalteco. Esto no fue mencionado en el twitter del presidente electo donde comunica el nombramiento. Es inquietante y preocupante para nuestras FFMM y de Polic√≠a este nombramiento el que puede muy bien interpretarse como gesto poco o nada conciliador, por no decir agresivo. Hoy, por supuesto, m√°s de una persona se preguntar√° qu√© pasar√° con la informaci√≥n clave y de seguridad nacional, ¬Ņcu√°l futuro le espera?

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y presidente de la asociación Únete por Colombia.

Cambio de la democracia en Colombia

Escribe: Bernardo Henao Jaramillo*

PIE DE FOTO: Hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del Pacto Hist√≥rico con su actuaci√≥n.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupación, porque el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas.

Dijo Plat√≥n ‚Äúen la justicia y, en general, en la virtud pol√≠tica todos los hombres participan y, por lo mismo, pueden opinar libremente sobre lo justo y lo injusto. Porque sin virtud pol√≠tica no se es hombre‚ÄĚ. (Prot√°goras, 320c-323e).

Jean Jaques Rousseau expres√≥: ‚ÄúLas injurias son los argumentos de los que no tienen raz√≥n‚ÄĚ;

Garcilaso de la Vega expuso: ‚ÄúQuien insulta pone de manifiesto que carece de argumentos‚ÄĚ; y Quevedo sentenci√≥: ‚ÄúEl insulto es la raz√≥n del que raz√≥n no tiene‚ÄĚ, reflexiones que se citan para manifestar que desde tiempos inmemoriales el improperio o agravio han tenido p√©sima acogida como razonamiento intelectual, y bajo ese mismo concepto el pueblo colombiano calific√≥ el saboteo que la bancada del Pacto Hist√≥rico protagoniz√≥ al discurso del Presidente Iv√°n Duque en la instalaci√≥n del Congreso de la Rep√ļblica.

No vamos a tratar aqu√≠ del contenido del discurso presidencial como tampoco nos ocuparemos de las cr√≠ticas, pero s√≠ hay que denotar lo inaudito del contexto que por primera vez tuvo lugar en el Congreso de la Rep√ļblica y de la total falta de coherencia del citado movimiento con su actuaci√≥n, ya que entre sus propuestas se encuentran la inclusi√≥n, el reconocimiento real y efectivo de la democracia, la justicia, la dignidad y la no discriminaci√≥n, empero, con su actuar no s√≥lo contradijeron en forma absoluta ese proyecto sino que olvidaron el deber de realizar sus intervenciones de manera respetuosa, como se lo ordena la Ley 1828 de 2017, resultando responsables a la luz de lo previsto en el inciso 2¬ļ del art√≠culo 133 de la Carta Pol√≠tica. Situaci√≥n precedente que pone en evidencia su talante antidemocr√°tico y agresivo, actitud que, al parecer, responde a su regla de conducta, resultando m√°s execrable que fuera el decadente senador Iv√°n Cepeda, curtido parlamentario, quien en franca anarqu√≠a vociferara hasta el punto que el Presidente del Senado debi√≥ advertirle que de no guardar la compostura llamar√≠a a la seguridad del Congreso. ¬ŅSer√° que esa es la forma que van a utilizar para llamar a la reconciliaci√≥n nacional y lograr la paz que pregonan?

Curioso, por decir lo menos, que despu√©s del trato irrespetuoso y dictatorial de integrantes del Pacto Hist√≥rico, Iv√°n Cepeda en su Twitter critique que el Presidente Duque abandon√≥ el recinto del Congreso ‚Äúsin escuchar a la oposici√≥n‚ÄĚ, con la algarab√≠a y los gritos desaforados ya se hab√≠a hecho o√≠r.

Y para complementar el lamentable futuro de las mayor√≠as del poder legislativo se tiene la designaci√≥n del cuestionado Roy Barreras como nuevo Presidente del Senado. Los petrovideos nos dan una idea de lo que podemos esperar. Y en cuanto al discurso del guerrillero de las farc, Juli√°n Gallo o Carlos Antonio Lozada, como quiera que se llame, resulta incre√≠ble que haya podido ocurrir. Ver para creer. Un excomandante de la guerrilla, responsable de m√ļltiples cr√≠menes horrendos por los cuales no ha pagado ni un d√≠a de c√°rcel ni ha indemnizado a ninguna v√≠ctima, omite recordar a los firmantes del denominado Acuerdo de Paz que retomaron las armas para cuestionar al Presidente Duque a nombre de la oposici√≥n.

¬ŅC√≥mo pudo escogerse a semejante vocero? Esto es muestra de un √°nimo guerrerista y provocador. Y sea esta la oportunidad de mencionar aqu√≠ el fracaso de los acuerdos de La Habana. La tan anhelada paz no se consigui√≥. El pa√≠s est√° hoy dividido, fracturado, amenazado. Las v√≠ctimas no han sido resarcidas y los victimarios se pasean por el Congreso de la Rep√ļblica. Vaya resultado de tales acuerdos.

Por otra parte, son imprecisos los proyectos de ley que deben ser estudiados por el Congreso. Siempre ser√° m√°s dif√≠cil hacer o ejecutar que criticar. En esto √ļltimo son experimentados los radicales de izquierda, pero ahora que deben trabajar no saben siquiera como hacerlo y se evidencia improvisaci√≥n, reculada, cambios de posici√≥n, en definitiva, no han comenzado y ya se insin√ļa un futuro desorden y caos sin igual. Frente a la reforma tributaria se dej√≥ saber que aspiraban a 75 billones de pesos. Luego el asesor Ricardo Bonilla indic√≥ que ser√≠a tan solo de 50 billones y ahora el ministro designado Jos√© Antonio Ocampo deja conocer que ser√°n 50 billones, pero en los cuatro a√Īos. Termina la reforma entonces en 12,5 billones por a√Īo o un poco m√°s, seg√ļn una nueva posici√≥n que diera a conocer. La ministra de Cultura designada propone un impuesto a los celulares y MinSalud a las bebidas. El director de impuestos designado dice que no habr√° impuesto a las bebidas azucaradas y ahora el ministro Ocampo que si lo habr√°. Vendr√° tambi√©n otro gravamen novedoso y perjudicial como es el denominado impuesto a las transacciones inmobiliarias, el que terminar√° por perjudicar a la construcci√≥n y de contera afectar a los m√°s pobres.

Tambi√©n merece especial menci√≥n la reforma a la Procuradur√≠a. Sabemos que esta iniciativa es una suerte de retaliaci√≥n del presidente electo, quien no olvida la sanci√≥n que le impusiera tiempo atr√°s el entonces Procurador Alejandro Ordo√Īez. Durante la campa√Īa presidencial tuvimos la oportunidad de escucharlo, incluso en debate, quejarse de la Procuradur√≠a y de la procuradora. Es claro que no quiere ni oposici√≥n, ni √≥rganos de control. Esta clase de iniciativas deja conocer como pretende el nuevo gobernante amarrarse y atornillarse en el poder. Dado que los procesos de la Procuradur√≠a son una garant√≠a para los ciudadanos, esta ‚Äúpersecuci√≥n‚ÄĚ no parece razonable. Los procesos disciplinarios, en un pa√≠s agobiado por la corrupci√≥n, deben fortalecerse, no desaparecer.

Qu√© decir del anunciado proyecto de ley para regular el uso de la hoja de coca, la amapola, los hongos y sus derivados, llamado ‚Äúreforma institucional para la pol√≠tica de drogas‚ÄĚ. Esta propuesta, que incluye legalizaci√≥n, despenalizaci√≥n, descriminalizaci√≥n de coca, coca√≠na, amapola y marihuana borran en la pr√°ctica las l√≠neas divisorias entre el concepto de plantas sagradas y el narcotr√°fico, el crimen organizado y los carteles de la droga. Esta es sin lugar a dudas la respuesta a las visitas que en campa√Īa se hicieron a la c√°rcel de La Picota.

Se agrava el escenario, causando gran inquietud y preocupaci√≥n, el anuncio del nuevo gobernante en punto a convocar a movilizaciones para respaldar sus reformas. En reuni√≥n con los directivos y congresistas del partido Alianza Verde se√Īal√≥: ‚ÄúParalelo al tr√°mite de las reformas en el Capitolio, debe haber una ciudadan√≠a activa y moviliz√°ndose, acompa√Īando esas reformas‚ÄĚ. ¬ŅSignificar√° la manera de sitiar y presionar al Congreso indebidamente para lograr sacar avante cuanta idea se le ocurra? Seg√ļn lo expres√≥, debe hacer ese llamado porque no cuenta con la mayor√≠a requerida en el reci√©n posesionado Congreso.

Alegra s√≠, que contrario a lo acontecido en el recinto de la Democracia, el tradicional desfile de nuestra fiesta patria de la Independencia permiti√≥ a las FFMM y de Polic√≠a engalanar al pa√≠s, y de contera recibir la espectacular manifestaci√≥n espont√°nea de apoyo que le brind√≥ la ciudadan√≠a. El civismo y respeto fueron la principal caracter√≠stica. El mensaje es claro al gobernante entrante, el pueblo colombiano apoya y respalda a sus instituciones y en particular a sus Fuerzas Militares. En diversos medios se apreci√≥ la dimensi√≥n del hist√≥rico desfile patrio y el inmenso cari√Īo de los ciudadanos expresado. De destacar la presentaci√≥n de los h√©roes, los heridos y mutilados en combates, en defensa de nuestra gente y nuestras instituciones. Su presencia en el desfile no podr√≠a ser m√°s diciente y valiosa.

Pildorita: El presidente electo design√≥ como Ministro de Defensa del exmagistrado auxiliar Iv√°n Vel√°squez, de quien se conoce la clara animadversi√≥n que profesa a cierto sector pol√≠tico. Hace dos a√Īos cuestion√≥ y se√Īal√≥ a los generales por supuestos actos de corrupci√≥n. El designado ministro cumpli√≥ un papel no solo cuestionable sino tambi√©n evidentemente reprochable en Guatemala, donde fue declarado persona non grata y se le orden√≥ abandonar de inmediato el territorio guatemalteco. Esto no fue mencionado en el twitter del presidente electo donde comunica el nombramiento. Es inquietante y preocupante para nuestras FFMM y de Polic√≠a este nombramiento el que puede muy bien interpretarse como gesto poco o nada conciliador, por no decir agresivo. Hoy, por supuesto, m√°s de una persona se preguntar√° qu√© pasar√° con la informaci√≥n clave y de seguridad nacional, ¬Ņcu√°l futuro le espera?

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y presidente de la asociación Únete por Colombia.

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y presidente de la asociación Únete por Colombia.

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y presidente de la asociación Únete por Colombia.

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y presidente de la asociación Únete por Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.