Clínica flotante de abortos busca evadir leyes estatales

Escribe: Mamela Fiallo Flor*

Activistas pro aborto amenazan con un “verano de furia”. Ya ha habido casos de ataques a iglesias y atentados contra jueces de la Corte Suprema. (EFE)

Una obstetra de California busca recaudar 20 millones de dólares para navegar por aguas federales practicando abortos en estados con salida al Golfo de México.

En 13 del total de 50 estados de EE. UU. ya se ha restringido severamente el aborto luego de la derogación del fallo Roe vs Wade por parte de la Corte Suprema. Ya no es ley federal. Entonces cada estado tiene la autonomía de legislar al respecto. Para contrarrestarlo, una médica activista propone crear una clínica flotante de abortos para aproximarse a los estados donde dicha práctica es prohibida y aprovecharse del aparente vacío legal en espacios marítimos federales.

La mente detrás de esta campaña es la obstetra Meg Autry, profesora de la Universidad de California en San Francisco, quien está tratando de recaudar al menos 20 millones de dólares para abrir una clínica flotante de abortos en el Golfo de México, según reseñó este lunes el New York Post.

Pretende así navegar por aguas federales para acceder a los estados de Alabama, Misisipi, Luisiana y Texas y de esta manera evadir las normas estatales de cada uno de estos estados que tienen salida al Golfo de México.

Sería “un refugio seguro para las personas en los estados donde sus derechos se ven gravemente afectados”, dijo en su sitio de recaudación de fondos. Frente a la prensa local agregó que la clínica flotante de abortos ofrecería sus servicios a bajo costo, si no gratis.

“Las personas que se preocupan profundamente por el acceso a los derechos reproductivos saben que tenemos que ser innovadores y creativos para que los pacientes puedan seguir teniendo acceso”, aseguró.

Actualmente, el proyecto se encuentra solo en la etapa de recaudación de fondos, a través de la organización sin fines de lucro PRROWESS, abreviatura de Protecting Reproductive Rights Of Women Endangered by State Statutes.

Estados del sur protegen la vida desde que late el corazón

Texas marcó el precedente con una ley que protege la vida desde que se pueden detectar los latidos del corazón humano. Desde que la Corte Supremo derogó el fallo Roe vs. Wade, 12 estados más se sumaron a Texas con regulaciones similares. Florida ya restringió el aborto a partir de la semana 15 con excepciones que aplican solo si el procedimiento se requiere para salvar una vida, evitar daños graves o si el feto presenta alguna anormalidad mortal.

El siguiente en la lista fue Georgia, que tiene un proyecto de ley que prohíbe el procedimiento después de las seis semanas, excepto en casos de violación, incesto o cuando la vida de la madre está en peligro. Aún está a la espera de una decisión de un tribunal federal de apelaciones.

Mientras avanza la defensa de la vida de los seres humanos en el vientre de sus madres en estados conservadores, los que tienen gobiernos demócratas y “progresistas” como California, se declaran “santuarios del aborto”.

La obstetra Autry está ya en comunicación con un equipo legal para navegar por aguas federales. Asegura que sería más fácil que las mujeres que quieran abortar se acerquen a las costas, en lugar de viajar a otro estado donde el aborto aún está permitido. Todavía no se ha precisado desde dónde zaparía la clínica flotante de abortos ni cómo las mujeres accederían a la embarcación.

Guatemala puso un alto al barco del aborto

Existe ya un precedente de esta práctica. Por medio de un barco, la organización Women on Waves (Mujeres sobre las Olas) zarpa de un puerto holandés para practicar abortos en países donde es ilegal. Aprovechan la falta de jurisdicción en aguas internacionales para llevar a cabo esta práctica.

En febrero de 2017 intentó ingresar en espacio marítimo de Guatemala pero el barco con sus siete tripulantes fueron interceptados por el Ejército. La organización holandesa pretendía suministrar píldoras abortivas.

“Apegado a la Constitución referente a la preservación de la vida humana y las leyes vigentes de nuestro país, (el Ejército) no permitirá que esta ONG efectúe estas actividades”, dijo el Ejército guatemalteco en un comunicado reseñado por la agencia Reuters.

El “derecho” al aborto no está en la Constitución de EE. UU.

En vista de que la Constitución de EE. UU. no reconoce el aborto como derecho, los gobernadores de los estados declarados provida podrían apelar a lo mismo para defender a los no nacidos.

Esto fue lo que consideró la Corte Suprema para derogar el fallo Roe vs. Wade. La opinión de 79 páginas presentada por el juez Samuel Alito comienza aclarando que la Constitución no hace referencia al aborto. “Si bien la Corte Suprema ha reconocido algunos derechos constitucionales como protegidos por la cláusula del debido proceso, aunque no estén expresamente mencionados en la Constitución, el derecho al aborto no es uno de ellos”.

Por tal motivo, el éxito de la clínica flotante para abortos no está garantizado en términos legales. La doctora Meg Autry ha estimado que le tomará al menos un año concretar el proyecto, y en este periodo también se podrían esclarecer los aparentes vacíos legales. Está claro que no contará con el visto bueno del máximo tribunal federal. Si la disputa se define en el Congreso o en las legislaciones estatales, el resultado dependerá entonces de las elecciones de medio término de noviembre.

* Mamela Fiallo Flor es profesora universitaria, traductora, columnista y firme amante de la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.