Colombia dio un salto al Abismo

Escribe: Luis Hernando Granada C.*

Finalmente Colombia perdió. Luego de que Colombia estuviera recuperándose de la crisis financiera y el caos social y económico en que quedó luego de los mal llamados “Acuerdos de paz”, en el cual el camarada Chucky Santos se “tiró” 91 billones de pesos (billones, con b), y de pandemia Covid-19 creada por la China comunista, le cae al país una nueva desgracias: la “elección” del comunista/socialista Gustavo Petro.

Pero no ganó limpiamente; jamás en la historia republicana de Colombia se había realizado una campaña tan sucia, tan ruin, tan miserable como la que realizó el conocido comandante “Aureliano” que desde muy joven –a los 17 años–, inició su carrera delictiva. Por eso tenía grandes y singulares “amigos” que lo apoyaron y votaron por él como los miembros de las farc, el eln, las bacrím, los “docentes” de fecode –federación comunista depredadora–, los vándalos de la primera línea y muchos parásitos de la sociedad, es decir, los que siguen ahora soñando con “todo  gratis”.

Los apoyos externos del comunismo

No fue un triunfo limpio; desde afuera lo apoyaron muchos comunistas: Vladímir Cerrón, –fundador de Perú Libre, partido que llevó a Pedro Castillo a la Presidencia de Perú–; Daniel Jadue, quien fue precandidato a la Presidencia por el Partido Comunista de Chile, Gabriel Boric, Diosdado Cabello, Pablo Iglesias de España, Lula da Silva, Nicolás Maduro;, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México; Miguel Díaz-Canel y Daniel Ortega; Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente brasileño; Rafael Correa, expresidente de Ecuador; Luis Arce de Bolivia; Alberto Fernández de Argentina; Miguel Díaz-Canel de Cuba; Pedro Castillo de Perú, entre otros.

Esto quiere decir que no ganó Colombia; el gran ganador fue el Foro de Sao Paulo. Con todo lo anterior queda garantizada la expansión de los ideales comunistas en el mundo.

Pero tal como dice el viejo refrán, “dime con quién andas y te diré quién eres”. Petro tiene un expediente que lo conecta con las ideas marxistas-leninistas, incluso cuando fue integrante del M-19. Y como “Dios los cría y el Diablo los junta”, Petro dará libertad a todos los vándalos detenidos de la primera línea y a todos los narcotraficantes del país, dentro de su plan bandera “perdón social”.

Qué tristeza; los ejemplos del vecindario no sirvieron ni siquiera para la reflexión.  Colombia decidió caer en las garras del comunismo. La incertidumbre y el miedo se apoderaron de los colombianos ante la amenaza de Petro, a través de su hija, de un “estallido social”.

Pero “estallido social” no habrá; habrá represión, expropiación, pobreza, miseria, esclavitud y más narcotráfico. El aborto se volverá norma y el desempleo aumentará porque ya los grandes industriales y empresarios, sin haber “ganado” Petro, empezaron a cerrar sus empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.