Colombia vot贸 por el cambio

Escribe: Daniel Raisbeck* – Institute Cato**

Conteo electoral luego de la jornada de elecciones presidenciales en Colombia. (EFE)

Daniel Raisbeck considera decepcionante para los partidarios de Gustavo Petro el resultado de la primera vuelta en las elecciones colombianas y que este resultado refleja el deseo de un cambio real por parte de los colombianos.

Seg煤n el diario londinense聽Financial Times, las presentes elecciones en Colombia聽pueden 鈥渃ambiar a Latinoam茅rica鈥 dada la posibilidad de que gane聽Gustavo Petro, exguerrillero del聽M-19聽y cercano colaborador del difunto Hugo Ch谩vez. Petro, argumenta el聽FT, liderar铆a 鈥渆l gobierno m谩s radical de la historia moderna de Colombia鈥, pa铆s que, hasta ahora, ha sido un f茅rreo aliado de Estados Unidos y no se ha sometido al聽Socialismo del Siglo XXI.

Ciertamente, Petro, quien fue alcalde de Bogot谩 entre 2012 y 2016, ya se sent铆a presidente. Como le corresponde tal vez a un candidato elogiado entre los suyos por su 鈥渟贸lida findamentaci贸n marxista鈥, Petro celebrar铆a su triunfo electoral del pasado domingo en el Sal贸n Rojo del Hotel Tequendama, imponente 铆cono de la posguerra en el centro de la capital.

No era para menos el escenario; como suger铆an pr谩cticamente todas las encuestas, Petro ser铆a el candidato por lejos m谩s votado en la primera vuelta de las elecciones. Luego se enfrentar铆a en el balotaje a Federico Guti茅rrez, exalcalde de Medell铆n y candidato de los partidos tradicionales, a quien derrotar铆a por un amplio margen. Pero el petrismo tambi茅n redobl贸 sus esfuerzos 鈥損or medio de una serie de alianzas turbias鈥 para dar una sorpresa en primera vuelta, obtener m谩s de la mitad del voto total y ganar as铆 la presidencia de inmediato. Ser铆a 鈥渆l cambio en primera鈥, seg煤n su lema de campa帽a.

Y la primera vuelta s铆 trajo un cambio bastante dr谩stico, pero no fue el que esperaba el equipo de Petro, cuyos invitados en el Tequendama demostraron el 谩nimo festivo de quien espera someterse a una inminente endodoncia. El favorito gan贸 la primera vuelta con 40% del voto, pero, en contra de los pron贸sticos, result贸 que su contrincante en la elecci贸n definitiva del 19 de junio no ser铆a Guti茅rrez, cuyo rol se hubiera limitado a personificar la alfombra roja sobre la cual marchar铆a Petro en su triunfante ingreso a la聽Casa de Nari帽o, el palacio presidencial. No, los votantes decidieron que Petro deb铆a enfrentar en la segunda vuelta聽al 煤nico candidato que s铆 lo puede vencer: el impredecible y heterodoxo Rodolfo Hern谩ndez, magnate de la construcci贸n de 77 a帽os de edad, y, en su 煤nica incursi贸n reciente en pol铆tica, exalcalde de la ciudad 鈥渋ntermedia鈥 de Bucaramanga, urbe de 600.000 habitantes en el noreste de Colombia.

Para entender la diferencia entre Petro y Hern谩ndez, basta con ver la transmisi贸n de sus respectivos discursos del domingo. Petro, exalcalde de Bogot谩, pontifico frente a su p煤blico durante media hora desde una tarima, rodeado por su familia y la de su candidata a la vicepresidencia. Llevaba un blazer y camisa blanca sin corbata, m谩s tecn贸crata de mediana edad que insurgente poco arrepentido. En medio del des谩nimo del orador, no fluy贸 su usual ret贸rica neo鈥揼aitanista desde el atril, cuyo letrero anunciaba que 鈥淪e viene el cambio por la vida鈥. En el fondo se desplegaba una imagen de una multitud petrista. Todo muy revolucionario, pero orquestado con cada adorno de la pol铆tica tradicional y gestionada por asesores careros.

Por su parte, un radiante Hern谩ndez, ingeniero civil de profesi贸n, se limit贸 a hablarles a sus seguidores a trav茅s de una breve sesi贸n  de Facebook, transmitida desde la cocina de su casa. En el fondo se ve铆a la estufa. El austero candidato vest铆a una camiseta amarilla, una clara muestra de formalismo. En una entrevista reciente con CNN, el ingeniero apareci贸 en pijama, porque 鈥渆staba en el tercer sue帽o鈥 cuando lo llamaron despu茅s de las siete de la noche.

El mismo Petro, m谩ximo experto colombiano en demagogia, reconoci贸 las capacidades demag贸gicas de Hern谩ndez al invitarlo en numerosas ocasiones a formar una alianza en la que Petro, por supuesto, ir铆a a la cabeza. Hern谩ndez, sin embargo, ten铆a otras ideas. Pero Petro s贸lo empez贸 a atacarlo durante las 煤ltimas dos semanas, cuando el ingeniero surg铆a en las encuestas, por ser un 鈥渕illonario corrupto鈥 y 鈥渦ribista鈥, es decir, seguidor del desprestigiado expresidente 脕lvaro Uribe.

La iron铆a es que Petro, quien se despacha regularmente contra 鈥渓a oligarqu铆a鈥 y se presenta como el flagelo del establecimiento, desat贸 la furia anti-sistema que termin贸 por elevar a un rival que lo hace lucir a 茅l como el m谩s cotidiano tinterillo de La Candelaria, el barrio hist贸rico que alberga las principales instituciones del gobierno colombiano. No en vano, Petro pas贸 ocho a帽os como senador, once como representante a la C谩mara, dos como concejal de Zipaquir谩 y hasta otros dos como Primer secretario de la embajada colombiana en Bruselas, para no mencionar sus perennes y extravagantes campa帽as presidenciales. Con no poca gracia para el espectador objetivo, Petro se encuentra en la etapa final de una longeva cruzada contra la clase pol铆tica, y 茅l es la clase pol铆tica. Por ello el repentino y c贸mico esfuerzo de sus aliados por presentarlo como un experimentado 鈥渆stadista鈥, justo cuando el 60% de los votantes lo rechazan por no querer experimentar su agresiva agenda estatista, que incluye expropiar pensiones privadas, acabar la exploraci贸n petrolera en un pa铆s petrolero e imprimir dinero a la venezolana.

La potencial derrota de Petro, tan improbable hasta hace pocos d铆as, ha generado varios comentarios acerca de la 鈥溍﹍ite鈥 colombiana, supuestamente tan sofisticada y superior a las de los pa铆ses vecinos que logr贸 impedir la toma hostil de las instituciones por parte de un chavista en el 煤ltimo minuto. Si se trata de la 茅lite pol铆tico-empresarial, sin embargo, en realidad estamos donde estamos hoy no por su genialidad, sino pese a ella, con su torpe apoyo a candidatos tan inviables y continuistas como el exministro Alejandro Gaviria  o el mismo Guti茅rrez. Fue, m谩s bien, la intr茅pida ciudadan铆a colombiana la que, en un extraordinario ejercicio de sabidur铆a colectiva, rechaz贸 al actual, p茅simo gobierno uribista y a la clara amenaza del petrismo al mismo tiempo.

En cuanto a la 茅lite intelectual, su inclinaci贸n hacia Petro ya era manifiesta. De hecho, Petro ha debido preocuparse cuando empez贸 a recibir el apoyo p煤blico de figuras como Carolina San铆n a nivel nacional y, en el exterior, de Noam Chomsky y Thomas Piketty. Como dice el autor Nassim Nicholas Taleb: 鈥淣unca se ha quebrado alguien al apostar en contra de los intelectuales鈥. La fuerte apreciaci贸n del peso y el repunte burs谩til de este martes 31 de mayo dar铆an fe de ello.

Si Hern谩ndez logra devolver a Petro al senado por otro cuatrienio, como sucede con el candidato que obtiene el segundo lugar para la presidencia, ser谩 el efecto del聽deus ex machina聽que, como mencion茅聽la semana pasada, necesitaba Colombia para salvarse de una debacle y salir invicta聽鈥揳l menos por ahora鈥 frente al Socialismo del Siglo XXI. No obstante, no hay que olvidar que, como bien diagnostica Juan Ram贸n Rallo, la propuesta econ贸mica del ingeniero contiene fuertes dosis de socialdemocracia y mercantilismo, justo en un pa铆s donde imperan los socialdem贸cratas聽y los mercantilistas. Aunque el intervencionismo聽de Hern谩ndez impedir谩 una muy necesaria apertura comercial, rescato su austeridad fiscal聽y su respeto por las聽libertades individuales, especialmente en su reconocimiento del fracaso de la prohibici贸n de las drogas.

Y su estilo tampoco es algo menor dado lo que expresa en el fondo. Como escrib铆 en mi reciente libro, los gobernantes liberales bajo la Constituci贸n de 1863 鈥渟ol铆an ser hombres de acci贸n y de empresa, a帽os luz del bur贸crata pol铆tico profesional que prolifera鈥 en nuestros d铆as. Parece que la demanda por un cambio real era mucho m谩s fuerte de lo que los petristas imaginaban.

Este art铆culo fue publicado inicialmente en ElCato.org

* Daniel Raisbeck聽es un analista de pol铆ticas p煤blicas para Am茅rica Latina en el Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Instituto Cato.聽

** El Cato Institute es una fundaci贸n de estudios p煤blicos, no partidista, con sede en Washington, D.C., fundada en 1977. El nombre del Instituto se origina en los Cato’s Letters, ensayos libertarios que ayudaron en el origen de la filosof铆a de la Revoluci贸n estadounidense.

=============================================

NOVEDAD LITERARIA

Ay煤danos a combatir la pirater铆a comprando y apoyando directamente al autor鈥 www.literaturaenlinea.com
Al adquirir la Novela 鈥淓l Imperio del terror鈥 puede solicitar completamente gratis el nuevo libro
鈥淟a gran farsa de la Izquierda鈥

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.