https://visiondeltolima.com

Congreso prepara la eutanasia para la Salud

Escribe: Luis Hernando Granada C.*

Nada bueno se pude esperar de un Congreso “enmermelado” y arrodillado al régimen autoritario del “excelentísimo” Gustavo Petro.

El pasado viernes 16 de febrero, se iniciaron de nuevo las sesiones del “honorabilísimo” Congreso de la República de Colombia y proyectos como la reforma a la salud, la pensional y la laboral, estarán a la orden del día, en su segundo periodo “legislativo”, pero recordemos que nuestro Congreso jamás ha sesionado, debatido o aprobado algo que beneficie al pueblo; por el contrario, los chanchullos, los artículos nocivos y las agresiones, pululan en tan “sagrado” recinto.

Se debatirán las reformas “sociales” impuestas por el “gobierno” del psicópata Gustavo Petro, es decir, las reformas a la salud, la pensional y la laboral, que se encuentran a la orden del día.

Consenso y aprobación total, antes de iniciarse el periodo, no había, pero la mermelada de Petro ha funcionado incluso desde antes de ser “elegido” “presidente” de la República, y como ya lo dije, nada bueno se puede esperar de un Congreso “enmermelado”.

Muchos dudan, de acuerdo al desmadre en que se encuentra el país, que Petro logre alcanzar consensos o consolidar el respaldo a sus criminales reformas, a menos que siga entregando mermelada, comprando conciencias o premiando a los detractores de sus reformas, con cargos en el exterior como acaba de suceder con Armando Benedetti que fue nombrado Embajador de la FAO en Italia y con un “miserable sueldito” de 100 millones de pesos mensuales para callarle la boca, porque tal como el mismo Benedetti lo dijo: “si abro la jeta todos nos hundimos”. 

En el Senado de la República el “gobierno” tendrá dos frentes abiertos, uno en la Comisión Séptima con la reforma a la salud y, el otro, en la plenaria con la reforma pensional.

Y todo es sencillo, si el Congreso actúa honradamente y para beneficio del pueblo: El camarada “Chucky” Santos se jactaba al anunciar que la cobertura para la salud, es decir, que los afiliados al sistema llegaban al 96%. ¿Y qué ganamos con ampliar la cobertura de afiliados si no hay ni la infraestructura ni el personal capacitado, al igual que hoy que no hay agenda para que los pacientes sean atendidos, y cuando ni siquiera los medicamentos básicos como el Acetaminofén y el Ibuprofeno existen?

Lo que requiere la reforma es que se contraten médicos, pero médicas colombianos, no cubanos ni venezolanos, como los que ya están llegando y contratados con más sueldo que los colombianos. También es indispensable la contratación de enfermeras, especialistas y todo el personal necesario para que el paciente sea atendido diligentemente.

Estoy de acuerdo con que se vigilen más de cerca las EPS, las IPS y las clínicas particulares, porque estas últimas, para hacer un procedimiento ambulatorio, hospitalizan o hacinan al paciente hasta 20 y más días, como me sucedió a mí con la Clínica Avidanti. Esas clínicas particulares deben ser intervenidas y vigiladas porque son las que desangran el presupuesto a la salud. ¿Será por eso que el mercenario ministro de la Salud, el comunista Guillermo Alfonso Jaramillo dice que no hay dinero para ponerse al día con las EPS e IPS? Puede ser, porque el dinero es para patrocinar y pagar marchas, viajar al exterior y dilapidar el presupuesto a diestra y siniestra.

Con referencia a la Reforma pensional, este proyecto, por sus artículos nocivos, durante el semestre pasado no logró pasar en el Senado y tiene puntos en los que no hay consenso; uno de ellos el relacionado con el umbral de cotización de salarios mínimos en Colpensiones. Pero lo más delicado y preocupante, es que el “gobierno” del psicópata quiere acabar con los fondos privados, para que sea solo a través de Colpensiones que se recaude el dinero de los trabajadores.

La estrategia es, a corto plazo, apoderarse, o mejor, robarse el dinero de los trabajadores como sucede en Chile y en España donde el dinero de las pensiones queda represado porque “el gobierno puede necesitar esos fondos en caso de guerra”. Bonita forma de robar al trabajador que la sudó y la luchó con la ilusión de garantizarse una veje digna.

Lo que requiere esta reforma pensional, es que el trabajador no sea estafado, en unos casos, con el robo de semanas trabajadas que sucede en la mayoría de los casos cuando el trabajador prestó sus servicios a varias empresas, porque suele suceder, que aparecen unas empresas y otras no.  Sobre esta reforma, me atrevería a decir, que independientemente que el trabajador cotice a través de Colpensiones o de fondos privados, las sumas recaudadas deberían generar un interés, porque ellos, tanto el gobierno como los fondos particulares, invierten y trabajan el dinero de los trabajadores. Justo sería que el trabajador recibiera algo de intereses por su dinero ahorrado y trabajado o invertido por estos fondos. Sin embargo, por el contrario, al trabajador e hacen descuentos irregulares, es decir, lo roban de frente.

Analicemos brevemente lo de la Reforma laboral: Jamás el trabajador colombiano ha recibido beneficios a través de este tipo de reformas; siempre será el trabajador, el estafado, el humillado, el agredido, porque la nueva reforma laboral radicada en el Congreso, alcanzó a dar sus primeros pasos en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes durante el semestre pasado y hasta el momento solo se han aprobado 16 de sus nefastos artículos.

Estas reformas tienen como inconveniente, que nadie ha dicho cómo o de dónde van a salir los más de 100 billones de pesos que se necesitarían en los próximos años. Sin embargo, es fácil deducir que estos dineros saldrán de los bolsillos de los colombianos mientras él, el psicópata y sus aliados, siguen viviendo sabroso.

Vamos mal, muy mal; estamos en las garras de un psicópata que compra todo, que amenaza a diario con sus marchas vandálicas, y si no le exigimos al Congreso, adelantar el juicio político a Petro, terminaremos en medio de una dictadura criminal como la de Cuba, Venezuela y otros países que creyeron en “revoluciones” o en los “cambios”,que a través del populismo, nos ofrece o impone la mafia transnacional comunista/socialista.

* Luis Hernando Granada C., Periodista y Publicista con más de 50 años de experiencia, Exsubdirector de la Revista El Congreso y colaborador de varios medios impresos y digitales. Autor de la Novela “El Imperio del terror” y de los libros “¿Y cómo es la vuelta?” y “La gran farsa de la izquierda”. Director de los sitios

www.visiondeltolima.com y www.literaturaenlinea.com y Gestor Cultural del Tolima.

E-mail: visiontolima@hotmmail.com

LA GRAN FARSA DE LA IZQUIERDA… La obra más controvertida en esta época de pánico social y económico por su contenido sobre lo que ha sido la mafia transnacional comunista/socialista a través de la historia… y desde luego del mal gobierno de Gustavo Petro.

Ver información para adquirirlo en

www.literaturaenlinea.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *