Cuatro lecciones del emperador loco de África

Escribe: Ibrahim B. Anoba* 

Resuelto a salvar al país de un colapso total, el comandante del ejército y primo lejano de Dacko, el coronel Jean-Bédel Bokassa, tomó el poder en 1966.
Al final del régimen de Bokassa, el dictador pasó más tiempo torturando a sus enemigos que trabajando realmente en su agenda. por FEE

Apenas cuatro años después de la independencia de Francia, en 1960, la República Centroafricana (RCA) estaba sumida en una profunda crisis; la economía se hundía y la pobreza hacía estragos. En un esfuerzo por reformarse sin la ayuda de sus amos coloniales, el presidente David Dacko acudió a Mao Zedong de China en busca de ayuda.

Mao le apoyó con ayuda a cambio de reformas comunistas. Pero en dos años de experimento colectivista, las cosas fueron de mal en peor. Resuelto a salvar al país de un colapso total, el comandante del ejército y primo lejano de Dacko, el coronel Jean-Bédel Bokassa, tomó el poder en 1966. Lo que siguió fue una década de dictadura, pobreza y brutal abuso de poder. Aquí hay cuatro maneras de recordarnos que el poder absoluto no estaba destinado a nadie.

1. Precursor de la tiranía: Al igual que muchos radicales, Bokassa prometió seriamente reformas contra la pobreza y el retorno a la democracia. Sin embargo, tras experimentar la fuerza del poder, pronto se dio cuenta de que delegar la autoridad no le permitiría un control suficiente para aplicar su voluntad. En su lugar, aumentó gradualmente la autoridad en todos los órganos del Estado.

Para justificar el cambio de intenciones, Bokassa afirmó que la asimilación del poder era necesaria para el desarrollo. Rechazó todas las alternativas políticas y formó su propio Consejo Revolucionario, que abolió la legislatura y la constitución.

En ausencia de críticas institucionales, remodeló el gobierno a su antojo. Y en sus 13 años de reinado, se auto proclamó Presidente, primer ministro, presidente del Partido, Comandante en Jefe y Emperador. Ningún miembro del gabinete se atrevía a cuestionar su elección de cargo, pues de lo contrario se arriesgaba a morir siendo lanzado a los cocodrilos o a manos de un pelotón de fusilamiento.

2. Brutalidad indiscriminada: Bokassa estaba tan abrumado por el poder que, al final de su régimen, pasó más tiempo torturando a sus enemigos que trabajando en su programa de desarrollo. Hizo masacrar a los campesinos por protestar contra una subida de los precios de los alimentos y maltrató a la gente por su estado de embriaguez. Era un tirano absoluto. Nadie se libró de su ira, ni siquiera los miembros de su gabinete.

En un caso notorio, hizo ejecutar brutalmente a uno de sus aliados más cercanos, el capitán Alexander Banza, que era su ministro de Estado, por motivos de traición. Banza intentó derrocar a Bokassa en un golpe de estado fallido, motivado por los malos tratos que el dictador le infligió después de que le ayudará a asegurarse el poder como co-conspirador en el golpe de 1966. Bokassa lo mutiló gravemente antes de hacer que lo arrastraran por la calle y luego le dispararon mortalmente.

Niños inocentes fueron igualmente víctimas del emperador loco. Una vez hizo inyectar veneno a un bebé después de matar al padre del niño, un guardia de palacio, por intento de asesinato. Más horrible fue la masacre de unos 100 niños inocentes de la escuela primaria en abril de 1979.

Bokassa había impuesto antes un costoso mandato de uniformes escolares a los alumnos y a sus padres, con los costosos uniformes fabricados por la empresa de su esposa. Durante una de las protestas posteriores, los alumnos lanzaron piedras contra su Rolls Royce, lo que enfureció al Emperador. Éste ordenó a sus guardias que dispararan a los niños. Muchos murieron a causa de la embestida, mientras que Bokassa y sus guardias mataron a golpes a otros en la cárcel.

3. Imprudencia financiera: Tras declarar un imperio en diciembre de 1976 con él mismo como Majestad Imperial, Bokassa derrochó un tercio del presupuesto del país en su coronación. A imitación de su ídolo Napoleón Bonaparte, gastó en la ceremonia el equivalente actual a 80 millones de dólares. Sólo su corona de diamantes costó 20 millones de dólares. Incluso encargó un trono de águila chapado en oro, una corona de oro y más de 60.000 botellas de champán para sus invitados. Para un país que ya era fiscalmente débil, esta forma de actuar lo llevó fácilmente a la bancarrota.

En ningún momento expresó una verdadera preocupación por la salud fiscal del país. Bokassa prefería irse de vacaciones y gastar a manos llenas en coches de lujo. También permitió que muchas de sus 17 esposas y 50 hijos tuvieran acceso directo a las arcas del gobierno, enriqueciéndose groseramente ellos y sus compinches.

La ausencia de transparencia dio a Bokassa la libertad de saquear los recursos minerales del país para obtener beneficios egoístas. Por ejemplo, suministrar uranio a Francia durante la Guerra Fría a cambio de apoyo militar y más tarde admitió haber enviado diamantes por valor de millones de dólares a sus asociados y aliados extranjeros.

4. Legado de pobreza: Antes de asumir el poder, su plan económico era sencillo: librar al país del comunismo y erradicar la pobreza. Sin embargo, lo que hizo fue todo lo contrario: nacionalizó todas las entidades públicas y estableció monopolios personales sobre ellas.

Con el sector privado drásticamente reducido, la gente o bien trabajaba para el gobierno, que a duras penas podía pagar los salarios, o bien se retiraba a sus granjas. En las minas, las condiciones de trabajo eran extremadamente malas. La gente obtenía muy pocas ganancias del trabajo mientras Bokassa saqueaba un porcentaje abrumador de los rendimientos.

En las granjas, las recompensas por la producción no justificaban los recursos que la gente invertía y, pronto, la República Centroafricana languidecía en la pobreza extrema. A día de hoy, la RCA está clasificada como uno de los países más pobres del planeta. El PIB del país no se recuperó hasta 9 años después de que Francia expulsará a Bokassa en 1979.

Sin embargo, hace 21 años que Bokassa murió como un hombre libre en la comodidad de su casa en la capital, Bangui, pero para los millones de personas afectadas por su codicia y terror, su maldad no puede deshacerse. Su horrible legado es la prueba de que el poder absoluto puede ser un virus, y como Barry Goldwater señaló acertadamente: “Aquellos que buscan el poder absoluto, aunque lo busquen para hacer lo que consideran bueno, simplemente están exigiendo el derecho a imponer su propia versión del cielo en la tierra. …y (a ellos) hay que oponerse”.

* Ibrahim B. Anoba es un defensor de Young Voices que vive en Lagos, Nigeria. Es comentarista de la economía africana y las relaciones internacionales. 

Publicado originalmente el 21 de diciembre de 2017. Luego en FEE.org  

FEE – Fundación para la Educación Económica.

========================================================

NOVEDAD LITERARIA:

Ya está disponible “EL IMPERIO DEL TERROR”, la obra que en 400 páginas revela el resultado de 40 años de investigación periodística en torno al proceder malsano de brujos, pastores, médicos, escuelas de modelaje y otras “profesiones”.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.