https://visiondeltolima.com

El imparable ascenso de Rusia en la escena internacional

Escribe: Ricardo Angoso.-

Hacer Am√©rica m√°s grande, dec√≠a en t√©rminos muy vehementes el expresidente Donald Trump, pero los √ļltimos cuatro a√Īos de administraci√≥n norteamericana solamente sirvieron para convertir a Rusia en el epicentro del nuevo poder multipolar en el mundo y en un actor determinante y fundamental en Asia Central, Oriente Medio e incluso Europa.

La ca√≠da de Kabul en manos talibanes, vista con no disimulada satisfacci√≥n por Rusia y China, deja despejado el camino para consolidar la influencia de Mosc√ļ en toda Asia Central, privando a Occidente de una zona que siempre se disput√≥ con los rusos. El ‚Äúgran juego‚ÄĚ, por el cual los imperios brit√°nico y ruso rivalizaban por Asia Central entre 1837 y 1907, parece haber concluido con una rotunda y contundente derrota occidental frente a talibanes en Afganist√°n. Rusia observa como la larga guerra afgana (2001-2021) no ha servido para nada de nada y que los occidentales, encabezados por Estados Unidos y la OTAN, han sufrido una derrota tan humillante como la que sufrieron los rusos en la d√©cada de los ochenta, cuando abandonaron a su suerte a las autoridades procomunistas del pa√≠s. Ahora, de nuevo, casi toda Asia Central vuelve a estar bajo su √°rea de influencia.

Rusia, adem√°s, seguir√° controlando con mano de hierro a su antigua periferia, habiendo ocupado territorios en casi todos sus vecinos, como, por ejemplo, Georgia, donde ocupa Abjasia y Osetia del Sur; Moldavia, donde desde 1991, con su XIV ej√©rcito enclavado all√≠ mantiene bajo su control Transnistria; Ucrania, a la que le arrebat√≥ Crimea a trav√©s de una anexi√≥n ilegal y ocupando las regiones de Luhansk y Donetsk; y ahora Azerbaiy√°n, donde ya instal√≥ una base militar para ‚Äúobservar‚ÄĚ, supuestamente, el cumplimiento de los acuerdos de paz con Armenia, un aliado de Rusia y donde tambi√©n hay presencia militar rusa.

Aparte de todos estos territorios controlados por Rusia, la intimidaci√≥n de Mosc√ļ hacia los pa√≠ses b√°lticos ‚ÄďLituania, Letonia y Estonia‚Äď ha llevado a la OTAN a mantener una misi√≥n militar a√©rea permanente en estos tres pa√≠ses para evitar m√°s provocaciones de su molesto vecino, que viola constantemente el espacio a√©reo de los mismos e incluso recientemente el de Dinamarca, tal como denunciaron las autoridades danesas.

Recientemente, y con el fin de caldear m√°s el ambiente, Rusia realiz√≥ unas maniobras militares conjuntamente con Bielorrusia muy cerca de la frontera con Polonia, en las que participaron unos 200.000 hombres y que cont√≥ con la presencia tambi√©n de 500 uniformados de Armenia, la India, Kazajist√°n, Kirguist√°n, Mongolia, Pakist√°n y Sri Lanka. Las maniobras se realizaron en un ambiente muy tenso, ya que las relaciones entre Polonia y Bielorrusia atraviesan su peor momento tras las acusaciones por parte de las autoridades polacas de que Minsk permite, alienta y tolera a trav√©s de sus fronteras la entrada ilegal de inmigrantes afganos y sirios a territorio polaco. Lituania tambi√©n se sum√≥ a estas acusaciones contra Bielorrusia y su presidente, el temido dictador Alexander Lukashenko, y ya ambos pa√≠ses han anunciado que construir√°n muros f√≠sicos para evitar el permanente ‚Äúgoteo‚ÄĚ de migrantes.

Mosc√ļ, adem√°s, a diferencia de los a√Īos noventa, que estuvo con un perfil muy bajo en su acci√≥n exterior, ha incrementado sus relaciones con naciones con las que anta√Īo rivalizaba, como Ir√°n y Turqu√≠a, con las que ha formado una suerte de triple alianza para defender sus intereses, aunque muchas veces no converjan en algunos conflictos, como ha ocurrido en Siria y Libia, donde Mosc√ļ y Ankara apoyan a bandos enfrentados entre s√≠. Tambi√©n Mosc√ļ se mostr√≥ muy cr√≠tica con la posici√≥n norteamericana con respecto al programa nuclear iran√≠ y el abandono del acuerdo sobre el mismo por parte de Estados Unidos, aunque parad√≥jicamente mantiene unas excelentes relaciones con Israel, cuyo principal enemigo es Ir√°n, cuyos representantes han llamado en numerosas ocasiones a borrar de la faz de la tierra al Estado hebreo.

La relaciones con China

En lo que respecta a China, atr√°s quedan las tensiones y conflictos que enfrentaban a ambos pa√≠ses y la desconfianza mutua que reinaba durante la Guerra Fr√≠a ha desaparecido, habi√©ndose intensificado entre los dos pa√≠ses la cooperaci√≥n pol√≠tica y econ√≥mica. Pero, por otra parte, Occidente tambi√©n ha movido ficha en la regi√≥n y recientemente los Estados Unidos han puesto en marcha el acuerdo AUKUS con el Reino Unido y Australia, que permitir√°n a este √ļltimo pa√≠s la tecnolog√≠a y la capacidad de desplegar submarinos de propulsi√≥n nuclear en su armada, intensificando la carrera armament√≠stica en la regi√≥n.

Frente a la escalada militarista de China, habiendo anulado el autogobierno de Hong Kong y amenazado a Taiwán con la anexión y sobrevolando ilegalmente la isla, los Estados Unidos y sus aliados buscan formas de contrarrestar el creciente poder e influencia de Pekín, en particular su desorbitada carrera militar, la presión sobre Taipei para que ceda a sus demandas y los despliegues en el disputado Mar de China Meridional.

Volviendo a Mosc√ļ, Rusia no se ha manifestado sobre AUKUS y, obviamente, por razones estrat√©gicas de inter√©s com√ļn, seguir√° apostando por su alianza cada vez m√°s s√≥lida con China. Bastante tienen en Mosc√ļ con lidiar con los nuevos frentes de batalla, como la instalaci√≥n de los talibanes en Kabul, la llegada de una administraci√≥n menos amistosa que Trump a la Casa Blanca y la probable ampliaci√≥n de la Uni√≥n Europea (UE) hacia los Balcanes, antesala casi siempre de la Alianza Atl√°ntica. La OTAN ya ha llegado hasta las puertas de Rusia y, quiz√°, la l√≠nea roja es Ucrania, cuya integraci√≥n en la UE y la OTAN Mosc√ļ nunca tolerar√≠a.

Una vez cimentadas estas nuevas alianzas, los principales aliados de los Estados Unidos y Occidente en la región, Corea del Sur, India, Japón, Taiwán y la misma Australia, examinan cada vez con más preocupación el acercamiento de Rusia a China, país que exhibe sin pudor pretensiones hegemónicas sobre casi toda la región y desarrolla una carrera militar vertiginosa y multimillonaria.

En lo que respecta a Am√©rica Latina, Rusia cuenta con tres s√≥lidos aliados en la regi√≥n, Venezuela, Cuba y Nicaragua, dictaduras aliadas entre ellas y enemigas declaradas de los Estados Unidos, y en los √ļltimos tiempos ha mostrado un mayor inter√©s por tener una mayor presencia pol√≠tica y econ√≥mica en el continente, aunque la distancia geogr√°fica y su escaso grado de penetraci√≥n cultural muchas veces lo impiden.

Para terminar, aparte de estas consideraciones sobre Rusia y su proyecci√≥n exterior, hay que rese√Īar que el presidente de la Federaci√≥n Rusa, Vladimir Putin, gan√≥ recientemente ‚Äďcomo era de esperar y sin libre competencia‚Äď las elecciones legislativas en Rusia, en las que su formaci√≥n pol√≠tica, Rusia Unida, casi super√≥ el 50% de los votos, lo que unido a los esca√Īos obtenidos por otras formaciones oficialistas, como Gente Nueva y los ultranacionalistas del PLDR, el m√°ximo l√≠der ruso afronta otros cuatro a√Īos sin grandes problemas a la vista ni disidencia interna visible.

Los √ļltimos a√Īos de Putin se han caracterizado por la persecuci√≥n sistem√°tica de la oposici√≥n interna, el cierre de los medios cr√≠ticos y las organizaciones no afines al poder y tambi√©n, todo hay que decirlo, por la eliminaci√≥n f√≠sica de los disidentes al r√©gimen, como fue el caso del envenenado, detenido despu√©s y finalmente encarcelado Aleks√©i Navalny. De nada han servido las condenas internacionales ante este caso y otros de disidentes asesinados ni tampoco las protestas en las calles rusas, reprimidas sin contemplaciones y brutalidad por parte del ejecutivo de Putin.

Rusia sigue su ascenso en la escena internacional de una forma imparable, como se dice al comienzo de estas l√≠neas, pero el coste para la sociedad rusa es la ausencia total de libertades p√ļblicas y derechos fundamentales en una aut√©ntica farsa democr√°tica. Y, para el mundo, del avance del autoritarismo y el totalitarismo en los cinco continentes secundado por el Kremlin.

==============================================================

NOVEDAD LITERARIA

M√ĀS INFORMACI√ďN A TRAV√ČS DE:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *