https://visiondeltolima.com

El poder de imponer a las personas c贸mo deben vivir

Escribe: Sa煤l Hern谩ndez Bol铆var.-

En Medell铆n, el Alcalde Daniel Quintero cree que ganar unas elecciones implica el derecho de cambiarlo todo.

El juego en el que anda la izquierda, la inculturaci贸n marxista est谩 haciendo estragos.

Dinamarca es el primer productor mundial de piel de vis贸n, un tierno animalito del tama帽o de un gato cuyo apetecido cuero sirve para confeccionar costosos abrigos, suntuosas carteras, pomposos cinturones, lujosos zapatos. Una explotaci贸n que cre铆amos prohibida. En miles de granjas ten铆an, los daneses, una poblaci贸n de 鈥撁砳gase bien鈥 17 millones de visones que debieron ser sacrificados por albergar una mutaci贸n del coronavirus que podr铆a resultar muy peligrosa para el ser humano o hacer inefectivas las vacunas que est谩n pidiendo pista.

Algo similar ocurri贸 a comienzos de este a帽o en Australia, donde se orden贸 el sacrificio de m谩s de 10.000 camellos salvajes que fueron introducidos a ese pa铆s a principios del siglo XX, y que ahora se han vuelto un problema que afecta la supervivencia de varias comunidades abor铆genes. Es decir, de seres humanos. A su vez, en Estados Unidos y otros pa铆ses se han prendido las alarmas por la presencia del avisp贸n gigante asi谩tico, al que han resuelto exterminar a como d茅 lugar.

Traigo esto a colaci贸n porque en Colombia hemos llegado a un estado como de un letargo tal, que ninguna de estas medidas hubiera sido posible. Estas disposiciones, ni en Dinamarca ni en Australia, estuvieron exentas de cr铆ticas por parte de ecologistas 鈥 principalmente鈥 pero all谩 no dudaron en llevarlas a cabo porque primaba el bienestar de las personas.

Aqu铆, los expertos vienen diciendo que es perentorio exterminar el medio centenar de hipop贸tamos que habitan en el Magdalena Medio, plaga heredada de la importaci贸n de especies ex贸ticas que hiciera Pablo Escobar hace 40 a帽os, pero nadie se atreve a tomar semejante decisi贸n.

En las redes tildan de paramilitar y guerrerista al que apoye esa salida, a menos que se trate del se帽or Brigitte Baptiste, al que no atacan por tratarse de un transexual, pero cuya opini贸n profesional desconocen. 脡l, con argumentos cient铆ficos, es partidario del aniquilamiento, pero esa osad铆a la tumban con una tutela en cinco minutos porque la inculturaci贸n marxista est谩 haciendo estragos. La misma Concejal de Bogot谩 que propone d铆as sin carne, dice que es m谩s valiosa la vida de una hormiga que la de un ser humano. No es de extra帽ar, entonces, que los defensores de los hipop贸tamos aboguen por el aborto en todas sus formas. Por eso tampoco es posible aprobar el fracking o fumigar los cultivos de coca con glifosato.

Hace poco, el columnista Thierry Ways dec铆a que por Trump hab铆an votado esos norteamericanos que se sientan a ver el f煤tbol americano o el b茅isbol con una cerveza y unas alitas de pollo y sienten que los dem贸cratas amenazan esas costumbres y otras peque帽as cosas que no est谩n dispuestos a negociar. Eso me hizo acordar de un ciudadano brit谩nico que se mostraba a favor del brexit porque ya no pod铆a ir al pub de su barrio, en Londres, a tomarse una cerveza y comerse una salchicha como hab铆a hecho toda la vida porque, desde Bruselas, el Parlamento europeo hab铆a prohibido el consumo de alcohol y de carne no halal alrededor de asentamientos musulmanes.

驴Qu茅 tal que un ente internacional nos prohibiera las empanadas con el argumento de que con ellas se han levantado decenas de iglesias de un credo particular y que el Estado laico no puede prohijar esos privilegios? En Pensilvania, departamento de Caldas, una mujer reci茅n llegada gan贸 una tutela que obliga a la iglesia a dejar de ta帽er las campanas entre las 9 p.m. y las 7 a.m., lo cual parece sensato pues nada tiene que ver con los oficios religiosos. Pero resulta que se trata de una costumbre muy arraigada en ese pueblo y los lugare帽os quieren seguir oyendo sus campanas cada hora. 驴No prima el querer de las mayor铆as sobre el de una advenediza?

En Medell铆n, el Alcalde Daniel Quintero cree que ganar unas elecciones implica el derecho de cambiarlo todo. Entonces, cambia las juntas directivas de las empresas del municipio; cambia sus buenas pr谩cticas de gobierno corporativo, cambia la estructura del gobierno local aumentando la burocracia, introduce en cargos p煤blicos a transgeneristas, adivinos de la suerte, brujos, en fin. Ahora se meti贸 con el elogiado alumbrado navide帽o de la ciudad, que este a帽o no tendr谩 谩ngeles, pap谩s Noel, 谩rboles navide帽os, pesebres, estrellas de oriente, Sagradas Familias y Ni帽os Dios sino diablos, monocucos, acordeoneros, chamanes y otras figuras representativas de algunos carnavales de varias regiones del pa铆s, no de la navidad, y menos de la navidad antioque帽a. Es un paso m谩s en el camino de abolir tradiciones: nos quitar谩n el alumbrado amparados en razones ecol贸gicas y despu茅s convertir谩n la navidad en meras vacaciones, como Semana Santa.

Ese es el juego en el que anda la izquierda. El az煤car ya es dizque un veneno, pero la marihuana es elevada a los altares como un remedio curalotodo, la panacea universal. Todo se resume en esta frase que le铆 en alguna parte: 鈥渜uieren ejercer el poder de imponer a las personas c贸mo deben vivir鈥.

Al doctor Jaime Jaramillo Panesso un hasta siempre; admiraci贸n perenne para ese colombiano ejemplar. Que su luz nos gu铆e en esta oscuridad.

* Sa煤l Hern谩ndez Bol铆var es comunicador social. Veinte a帽os como columnista de opini贸n en diversos medios colombianos y extranjeros.

@SaulHernandezB

T. de PanAm Post

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *