https://visiondeltolima.com

En Bolivia el hambre ya es constitucional

Escribe: Hugo Marcelo Balderrama*

El 脥ndice Global de Hambre (IGH) 2021 muestra que Bolivia tiene el tercer 铆ndice m谩s alto de hambre de la regi贸n.

Bajo el subterfugio del inter茅s nacional, se borr贸 de la Constituci贸n la libertad econ贸mica. A partir de ese momento, los bolivianos qued谩bamos a merced de los caprichos de los pandilleros azules.

Durante el golpe de Estado del a帽o 2003, luego de haber traicionado al presidente Gonzalo S谩nchez de Lozada, Carlos Mesa pact贸 con los subversivos 鈥淟a agenda de octubre鈥. Aunque el historiador defiende su accionar bajo el discurso de: 鈥淵o no mat茅 a ning煤n boliviano鈥, la realidad objetiva nos muestra que se trat贸 de una rendici贸n ante el Foro de Sao Paulo.

La realizaci贸n de una Asamblea Constituyente fue uno de los puntos que Evo Morales y sus secuaces acordaron con Mesa. Pero no se trataba de redactar una nueva constituci贸n para 鈥渆mpoderar鈥 a los ind铆genas y trabajadores, como repitieron los panegiristas del Movimiento Al Socialismo (MAS), adem谩s de acabar con el neoliberalismo, sino para atornillar indefinidamente en el poder al caudillo cocalero.

La convocatoria y el desarrollo de la Asamblea Constituyente estuvieron marcadas de controversias, los famosos 2/3 en el reglamento de aprobaci贸n, y acciones violentas, un asamble铆sta estuvo cerca de morir en una de las sesiones. Finalmente, despu茅s de la matanza de La Calancha, el 25 de enero del a帽o 2009, mediante referendo, la nueva constituci贸n fue aprobada.

Los defensores de la constituci贸n evista se帽alaban con ah铆nco la necesidad de un cambio. Quienes cuestionamos el esp铆ritu del nuevo texto constitucional tuvimos que enfrentar una bater铆a de insultos y ataques no solamente de los simpatizantes de Evo, sino de mucha gente que, por lo menos en teor铆a, eran opositores. Pero eso es harina de otro costal.

La Constituci贸n de Evo Morales elimin贸 el Estado de derecho, consagr贸 la retroactividad de la ley y, copiando al r茅gimen castrista, anul贸 la propiedad privada. El Estado central asumi贸 la soberan铆a en temas como: educaci贸n, comercio internacional y producci贸n agraria. De igual manera, bajo el subterfugio del inter茅s nacional, se borr贸 la libertad econ贸mica. A partir de ese momento, los bolivianos qued谩bamos a merced de los caprichos de los pandilleros azules.

La Carta constitucional impide a los ind铆genas vender sus tierras. Textualmente el Art铆culo 395 dice: 鈥淪e proh铆ben las dobles dotaciones y la compraventa, permuta y donaci贸n de tierras entregadas en dotaci贸n鈥.

En relaci贸n con lo anterior, se debe recalcar que aquel que no puede vender ni hipotecar sus tierras no es un propietario, su condici贸n se reduce a la de inquilino del Estado. Por eso, no deber铆a extra帽arnos que el Movimiento Al Socialismo haya convertido al ind铆gena boliviano en un reh茅n de su pandilla, pues sin propiedad no hay libertad.

Los sindicatos y federaciones intimidan tambi茅n a sus miembros con la amenaza de quitarles sus tierras si no obedecen los lineamientos del colectivo. Son una especie de territorios dirigidos por un padrote o un capo pandillero donde 茅l es la ley.

La colectivizaci贸n de la tierra tuvo repercusiones en el nivel de vida de los campesinos bolivianos, especialmente, en el occidente del pa铆s. Por ejemplo, el 脥ndice Global de Hambre (IGH) 2021 muestra que Bolivia tiene el tercer 铆ndice m谩s alto de hambre de la regi贸n. A nivel continental, el pa铆s ocupa el lugar 15 entre 21 pa铆ses de Am茅rica Latina. Este estudio indica que Potos铆 y Chuquisaca est谩n en una situaci贸n grave. Adem谩s, que existe desigualdad en el acceso a la alimentaci贸n y la falta de ingresos de las familias.

Una consecuencia de la estatizaci贸n de la producci贸n agraria, pues, por mucho que los campesinos trabajen la tierra, nada garantiza que el Estado no los desaloje. Ergo, las generaciones m谩s j贸venes prefieren migrar a los grandes centros urbanos en busca de nuevas oportunidades de vida.

El gran Friedrich Hayek dijo: 鈥淓l sistema de propiedad privada es la m谩s importante garant铆a de libertad, no solo para quienes poseen propiedad, sino tambi茅n para quienes no la poseen鈥. Tristemente, el ind铆gena boliviano no tiene ninguna de las dos.

* Hugo Marcelo Balderrama, Economista boliviano con maestr铆a en administraci贸n de empresas y PhD en econom铆a..

====================================================================

NOVEDAD LITERARIA:

Ya est谩 disponible 鈥淓L IMPERIO DEL TERROR鈥, la obra que en 400 p谩ginas revela el resultado de 40 a帽os de investigaci贸n period铆stica en torno al proceder malsano de brujos, pastores, m茅dicos, escuelas de modelaje y otras 鈥減rofesiones鈥.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *