https://visiondeltolima.com

Escaparon del comunismo, ahora advierten sobre la “destrucción total de América”

Escribe: Patricia Tolson

Miembros del Partido Comunista de EE.UU. y otros grupos antifascistas queman una bandera estadounidense en las escaleras del Capitolio del Estado de Colorado en Denver, Colorado. (Michael Ciaglo/Getty Images)

Máximo Álvarez huyó de Cuba a los 13 años como parte de la Operación Pedro Pan. Sus padres vieron lo que estaba ocurriendo bajo el régimen de Fidel Castro y quisieron evitarle a su hijo lo que le esperaba. Lo enviaron a reunirse con su hermano en España. Pero cuando llegó a Miami de camino a España, el Señor Álvarez se enteró de que su hermano había muerto. Así que se quedó en Miami.

En una entrevista con The Epoch Times, el Señor Álvarez ofreció sus observaciones y una advertencia de lo que ve que está sucediendo en Estados Unidos.

“Estoy reviviendo una pesadilla que pensé que nunca volvería a soñar”, dijo. “Lo que está ocurriendo en este país es literalmente lo que ocurrió en el mío cuando apenas tenía 11 años. Viví bajo el sistema comunista durante los dos primeros años y vi a diario cómo algo tan hermoso puede ser destruido, literalmente, día a día”.

“Lo que está ocurriendo hoy en Estados Unidos es más o menos lo que ocurrió en Cuba”, reflexionó, afirmando que todo “forma parte del plan para destruir la última esperanza del mundo: Estados Unidos de América”.

“Es un plan”. ¿Qué ves ahora mismo?”, preguntó. “Ves al Departamento de Justicia persiguiendo a cualquiera que esté en contra del gobierno”.

Señaló cómo los manifestantes del 6 de enero siguen siendo perseguidos y encarcelados. El expresidente Donald Trump está siendo perseguido en los tribunales con cientos de cargos, y cualquiera que haya estado relacionado con él se ha convertido en un objetivo del gobierno.

“Lo que les está pasando a ellos nos pasará a todos”, insistió Álvarez. “Los dictadores comunistas no perdonan. Si te levantas contra ellos, estás acabado. Estás acabado. No hay más que ver la historia de Fidel Castro. Miren a Corea del Norte. Mira a Rusia. Miren a China. Si alguna de las personas que ayudaron a sus líderes a llegar al poder o dicen algo negativo sobre ellos, desaparecen. Se ‘suicidan’”.

A la pregunta de cómo empiezan los dictadores su toma del poder, el Señor Álvarez dijo: “Empiezan apelando a tus sentimientos”. “Justicia social”, dijo. “Se aprovechan de la gente pobre y hacen todo tipo de promesas para que esa gente les sea leal. Entonces los ricos se hacen más ricos, y la clase media se une a la clase pobre, y entonces se convierten en los idiotas útiles que culpan a los ricos de su desaparición. Es un plan”.

“Black Lives Matter es parte del plan”, añadió. “Quemar y destruir negocios, destruir la economía. Entonces tienes miedo de salir”.

“Las escuelas son parte del plan”, dijo además. “Quieren destruir la familia porque saben que la familia es la base de todo. Empiezan a promover el aborto, el divorcio, la homosexualidad y la transexualidad, todo lo que inicia la tensión, y la ira, y la envidia. Su mayor arma es el miedo. El miedo es más destructivo que una bomba atómica, y ellos lo usan mejor que nadie”.

“Hablan de inclusión y equidad”, reflexionó Álvarez. “Lo sé todo sobre inclusión porque cuando vine aquí, me incluyeron en el mejor país del mundo. Me recibieron como a un hijo. Me dieron todas las oportunidades del mundo. Empecé mi negocio en el maletero de mi coche”.

Actualmente, el Señor Álvarez vive en Miami como ciudadano estadounidense. También es director del Consejo de Administración de la Universidad Estatal de Florida y presidente de Sunshine Gasoline Distributors.

“Cuando vuelve a ocurrir te das cuenta”. Xi Van Fleet nació en China durante la Revolución Cultural impuesta por el Partido Comunista Chino (PCCh) en los últimos 10 años del brutal reinado de Mao Zedong. Aunque las cifras reales son un secreto de estado muy bien guardado por el PCCh, y los académicos tienen prohibido estudiar el tema, se calcula que entre 1966 y 1976 murieron entre 750,000 y 3 millones de personas.

Durante una entrevista con The Epoch Times, la Señora Van Fleet compartió lo que presenció mientras crecía en la provincia china de Sichuan y ofreció una advertencia de que esa misma historia se está reproduciendo ahora mismo en Estados Unidos.

“Cuando experimentas algo, cuando conoces la historia, cuando has vivido la historia, cuando vuelve a suceder, lo reconoces”, dijo. “Los disturbios de BLM, la cultura de la cancelación, el derribo de estatuas, eso es lo que vi en China durante la Revolución Cultural. Los Guardias Rojos derribaron las estatuas y cambiaron los nombres de las calles”.

En Estados Unidos se están cambiando los nombres de las calles, señaló, recordando cómo se rebautizó un tramo de la calle 16 frente a la Casa Blanca: “Black Lives Matter Plaza”.

“Están retirando de las escuelas los nombres de nuestros Padres Fundadores”, añadió. “Están reescribiendo la historia. Quieren que olvidemos el pasado. Eso es exactamente lo que yo viví en la Revolución Cultural. Es la historia que se repite, y los estadounidenses no tienen ni idea porque a los estadounidenses no les enseñaron historia. No les enseñaron la verdadera historia. Definitivamente no les enseñaron la historia del comunismo, y la historia del comunismo chino, y la historia de la Revolución Cultural China, que es exactamente lo que está pasando. Por eso la gente no lo sabe. Creen que están despiertos. En realidad están dormidos. Son zombis. No piensan porque no tienen información. Sólo siguen el tren pensando que están haciendo lo correcto”.

La Revolución Cultural

La Revolución Cultural fue un levantamiento de la juventud china. “Mao quería derribar su propio gobierno, el gobierno que él ayudó a construir, porque sentía que estaba perdiendo el control absoluto que creía que debía tener sobre el Partido”, explica. “Podría haber recurrido al ejército. Pero eso parecería un golpe de Estado”.

Un ejército mejor, explicó, eran las decenas de millones de jóvenes de las escuelas públicas que ya habían sido adoctrinados.

“No conocían la historia. No conocen el pasado”, recordó. “Lo único que saben es que Mao era su gran líder, y que Mao era su verdadero padre, y que Mao era a quien seguirían hasta la muerte. Así de sencillo. De la noche a la mañana, se volvieron contra sus profesores, contra sus directores porque Mao los etiquetó como enemigos del Estado”.

Temiendo que su papel se viera disminuido, la Señora Van Fleet explicó cómo Mao estableció cuatro objetivos para su Revolución Cultural: Reformar el Partido Comunista Chino, sustituir a los que estaban en la cola para ser su sucesor por personas que apoyaran su visión del comunismo, revisar la educación, la sanidad y el sistema cultural del país para hacerlos más equitativos, e inspirar una movilización masiva de la juventud urbana del país.

Aprovechando el poder de sus emociones, Mao los convirtió en un ejército poderoso, bien organizado y ferozmente leal conocido como los Guardias Rojos, compuesto por estudiantes militantes de secundaria y universitarios. Los miembros de los Guardias Rojos vestían chaquetas verdes similares a las de los miembros del ejército chino y llevaban brazaletes rojos pegados a una de las mangas.

Debido a su corta edad, unos siete años, Van Fleet fue testigo de la Revolución Cultural, pero no participó en ella. Sin embargo, si hubiera tenido cuatro o cinco años más, se habría visto obligada a formar parte de la Guardia Roja. “Y Dios sabe que tal vez me habrían matado”, dijo.

“El terror rojo”

Sugerir que podría haber sido asesinada de joven en China, aunque se hubiera unido al movimiento cultural, no es descabellado. Recordó la violencia del “Terror Rojo”, que duró de agosto a diciembre de 1966. Durante ese tiempo, cientos de ciudadanos chinos, acusados de ser enemigos del Estado, fueron golpeados y asesinados durante una brutal oleada de “Sesiones de Lucha”.

Como explica la American Policy Roundtable, las “Sesiones de Lucha” se producían si los miembros de la Guardia Roja de Mao consideraban que no eras lo suficientemente radical. Los que eran considerados “contrarrevolucionarios” veían sus casas rodeadas y eran sacados a rastras a la plaza del pueblo, donde les gritaban, golpeaban y acusaban de delitos imaginarios. Temerosos de convertirse en el próximo objetivo de la turba, familiares y vecinos se unían a ella.

El primer ataque fue contra Bian Zhongyun, subdirectora de la Escuela Secundaria Femenina de la Universidad Normal de Beijing, y cuatro profesoras. Tras horas de humillación y una bárbara paliza, Bian murió.

“Un grupo de chicas de 12 a 16 años golpearon a su directora”, recuerda Van Fleet. “La torturaron y la mataron y no hubo ninguna consecuencia. Después de aquello, la violencia se convirtió en algo habitual en todo el país. No hubo ninguna escuela durante esa época, ninguna excepción, en la que los directores no sufrieran sesiones de lucha. Muchos de ellos mataron”.

Sólo en agosto de 1966, se calcula que 20 educadores y 333 personas fueron asesinados en varias escuelas medias por miembros de La Guardia Roja.

El objetivo de la Guardia Roja, explicó Van Fleet, era “destruir los Cuatro Viejos: Vieja Cultura, Viejas Ideas, Viejos Hábitos y Viejas Costumbres”.

Como eran los guardianes de las viejas costumbres, muchos de los intelectuales y ancianos de China fueron maltratados físicamente y asesinados.

“En China había que destruir esas cosas, igual que aquí”, observó Van Fleet. “Derriban las estatuas. Cambian los nombres de las calles y de las instituciones. Eso es lo que hizo la Guardia Roja, y yo vi todo eso”.

Cuando Van Fleet terminó el bachillerato, ya no quedaba nada de la China que había conocido. La economía había sido destruida.

“Así que nos enviaron al campo para ser reeducados. Simplemente se deshicieron de nosotros. Tener demasiados jóvenes en paro era un problema. Así que trabajé en el campo en condiciones primitivas”.

Durante la Revolución Cultural, Van Fleet no pudo ir a la universidad porque “la política de admisión sólo daba cabida a los miembros del partido”. “Tenías que ser una buena activista y contar con la aprobación de tu jefe del Partido”, recuerda. “No se exigía nada en cuanto a calificaciones académicas. Tu calificación se basaba en tus calificaciones políticas”.

Cuando se reabrieron las instituciones de enseñanza superior, a la Señora Van Fleet se le permitió ir a la universidad. Después, se hizo profesora “formando a otros profesores”.

En 1986 llegó a Estados Unidos para cursar estudios de posgrado. Nunca regresó.

“La situación cambió”

La ironía de lo que ella considera el sistema de adoctrinamiento educativo de Estados Unidos es que los profesores de China también pensaban que formaban parte de la “Revolución Cultural”. “No tienen ni idea. Ese es el poder de no tener historia”, advirtió. “Esos profesores chinos, esos directores chinos, eran las herramientas del PCCh que hacían el adoctrinamiento en las escuelas. Pero cuando empezó la Revolución Cultural, se convirtieron en el primer objetivo. Esa es la lección que esos maestros, directores y profesores marxistas ni siquiera saben. Ellos van a ser los primeros objetivos”.

Ahora mismo, dice la Señora Van Fleet, “está en la fase inicial, así que son parte de la revolución”. “Aún no hemos llegado a ese punto”, afirma. “Pero cuando entrenas a los estudiantes para ser activistas en lugar de ciudadanos responsables, los estás entrenando para apuntar a cualquiera que termine siendo etiquetado como opresor y derribarlo por cualquier medio necesario”.

“Lo woke es un monstruo que acabará comiéndose a los suyos, y lo hemos visto”, insistió, señalando cómo “muchos estudiantes judíos que formaban parte de los woke” son ahora el blanco de la turba.

“La situación cambió”, dijo. “Ahora todos los judíos, progresistas o no, son identificados como opresores y se han convertido en el blanco de la revolución. Cualquiera puede ser identificado como opresor y de la noche a la mañana te encuentras en el lado equivocado de la revolución”.

“Destrucción total de EE. UU.”

Según la Señora Van Fleet, recrear la Guardia Roja en América es tan sencillo como lo fue en China. “Para los jóvenes, son personas poco informadas”, dijo. “No conocen la historia. No tienen información completa. Así es como se les puede manipular. Como están adoctrinados, creen que están haciendo lo correcto. Los Guardias Rojos, la mayoría de ellos, creen que estaban haciendo lo correcto”.

Esto es exactamente lo que ella ve que ocurre en el sistema educativo de Estados Unidos. “Están creando una generación de jóvenes activistas que no piensan”, afirma. “No saben pensar. Así que se guían por palabras desencadenantes. BLM. Salgan a la calle y luchen. Derechos LGBT, salid a manifestaros. Palestina libre. Salgan y protesten’. Suena muy bien. Pero no piensan. Ése es el problema. Todo lo que necesitan es una palabra desencadenante”.

A la pregunta de cuál podría ser el objetivo de la Revolución Cultural de Estados Unidos, Van Fleet no dudó. “La destrucción total de Estados Unidos”, dijo. “Ese es el objetivo”. “Al igual que en China, Mao quería destruirlo todo y quemarlo hasta los cimientos para poder reconstruirlo a su imagen y semejanza”, explicó. “Eso es lo que quieren hacer los globalistas. Quieren acabar con lo que consideran el opresor número uno del mundo, Estados Unidos de América. Quieren quemarlo hasta los cimientos y ‘reconstruirlo mejor’. Te lo dicen. Realmente te lo dicen. Quieren transformar fundamentalmente América. Eso fue Obama. Biden quiere reconstruir mejor. Ese es el objetivo. Ellos te lo dicen. Quieren destruir el país y volver a construir a su propia imagen, que es el totalitarismo”.

La Señora Van Fleet también ofreció una advertencia a la juventud de Estados Unidos. La Guardia Roja, explicó, también se veía a sí misma como parte de la revolución y creían que compartirían el poder cuando la revolución alcanzara sus objetivos, porque toda la gente que antes había estado en el poder había sido derribada por ellos.

“Empezaron a luchar entre ellos por el poder”, reflexionó. “Se convirtió en una especie de guerra civil y Mao no podía controlarlos. Así que Mao utilizó al ejército para reprimir a las facciones enfrentadas y, finalmente, los envió a todos al campo para que fueran reeducados por los campesinos”.

La Señora Van Fleet es ahora ciudadana estadounidense, madre y autora de éxito que vive en el condado de Loudoun, Virginia.

Fuente: The Epoch Times en español.

Una señal de alerta es la que nos ofrece el autor de la Novela “EL IMPERIO EL TERROR” en 400 páginas donde denuncia los trucos y engaños por parte de pastores, brujos, médicos, escuelas de modelaje. Solicítela con precio especial a través de

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *