Feministas agreden a mujeres que defienden la vida

Escribe: Mamela Fiallo Flor*.-

Feministas agreden a mujeres que defienden el derecho natural, pues ponen en peligro su culto al Estado.

‚ÄúAl feminismo, al igual que al progresismo, le sirve romper con todo porque una sociedad indefensa e ignorante, es m√°s f√°cil de manipular‚ÄĚ, dijo F√°tima Mercado, activista provida, en entrevista con PanAm Post

Cada vez que agrupaciones feministas toman las calles de una ciudad vale diferenciar el feminismo en teoría del feminismo en la práctica. Pues alegan combatir la violencia contra la mujer, pero agreden a las que no comparten un discurso hegemónico.

Sucede en Espa√Īa, pasa tambi√©n en Argentina, M√©xico, etc. La izquierda pol√≠tica es la √ļnica que tiene voz en las marchas feministas. Si una mujer tiene una postura m√°s a la derecha, no solo es excluida sino agredida.

Pues se promueven dos modelos de Estado distintos. En la izquierda, las que dicen luchar contra el patriarcado promueven el paternalismo estatal. Desde la derecha, se busca limitar el poder del Estado sobre la sociedad, que sea garante del derecho natural y no un emisor de derechos ‚Äúpositivos‚ÄĚ.

Este a√Īo, mujeres argentinas decidieron unirse a las marchas con consignas propias que enfrentan al discurso feminista. ‚ÄúAl violador bala‚ÄĚ, fue una de ellas. Esto rompe con el relato de la Ministra de las Mujeres en Argentina, quien se√Īal√≥ que en un reciente caso de violaci√≥n grupal los abusadores no eran monstruos sino nuestros hermanos, padres, etc. Es decir, no eran una anomal√≠a sino la norma.

‚ÄúEl violador es un hijo sano dl patriarcado‚ÄĚ, alega. De manera que el criminal no es una anomal√≠a de la sociedad que debe ser corregido sino un producto de nuestra sociedad que debe ser reformada, seg√ļn su discurso.

Frente a esto, mujeres de J√≥venes Republicanos salieron con camisetas que inclu√≠an consignas que dec√≠an: ‚Äúsoy mujer y soy de derecha‚ÄĚ, ‚Äúcierren el Ministerio de las Mujeres‚ÄĚ, entre otras.

Y es que el Ministerio de la Mujer tiene un presupuesto exorbitante (cerr√≥ el a√Īo con un cr√©dito vigente de 17,6 millones de pesos pero solo emple√≥ el 53% de los recursos), mientras la mayor√≠a de las mujeres argentinas se ven cada vez m√°s empobrecidas y el ministerio no ha logrado reducir en absoluto la violencia contra la mujer.

Por eso las j√≥venes republicanas lograron la atenci√≥n de una de las comentaristas m√°s destacadas de Argentina, Viviana Canosa, quien anunci√≥: ‚ÄúYo estoy con estas mujeres, no con las verdes que queman iglesias‚ÄĚ. Con ‚Äúverdes‚ÄĚ se refiere a las promotoras del aborto que terminan sus manifestaciones vandalizando la catedral de cada ciudad donde protestan.

Tambi√©n las libertarias fueron agredidas. Sus agresoras eran militantes del Movimiento Socialista de los Trabajadores. Es com√ļn ver una pancarta enorme de color violeta anunciando: ‚ÄúSin feminismo no hay socialismo‚ÄĚ.

La legisladora electa Rebeca Fleitas llev√≥ puesta una camiseta que indicaba: ‚ÄúLa violencia no tiene g√©nero‚ÄĚ, lo cual enfrenta el relato feminista de que los hombres agreden a las mujeres por ser mujeres.

En lugar de victimizarse, la parlamentaria y las mujeres que la acompa√Īaron demostraron que la mujer puede ser tanto v√≠ctima como victimaria, agresora y agredida, al igual que el var√≥n. La ant√≠tesis del feminismo, que ostenta pregonar la igualdad pero exige trato preferencial para unas y perjuicio y prejuicio para otros.

Argentina es hoy sede del feminismo más radical. Y radical no hace referencia a un extremo sino de volver a la raíz. A principios del siglo XX, las organizaciones feministas ya eran consideradas grupos terroristas. Las masas desconocen este hecho. Por eso ellas apelan a la violencia porque saben que en el pasado les ha dado resultado.

Hoy, quienes más lo evidencian son las mujeres policías que son brutalmente golpeadas, quemadas y hasta mutiladas a martillazos por parte de activistas feministas que dicen luchar contra la violencia hacia la mujer pero atacan a las mujeres que enfrentan a los delincuentes en las calles.

A su vez, las mujeres que cuestionan las consignas feministas son duramente atacadas. PanAm Post entrevist√≥ a F√°tima Mercado, la agredida que aparece con pa√Īuelo celeste, en defensa de la vida desde la concepci√≥n: Yo creo que en el fondo el feminismo es una concepci√≥n ideol√≥gica que busca imponer sus ideas a toda costa con el fin de destruir a la sociedad. Hace poco, por ejemplo, la ministra de la Mujer, en lugar de culpar al violador por lo que hizo, nos hac√≠a creer que era nuestra culpa y dec√≠a que se deb√≠a a que todos nosotros respondemos a la misma matriz cultural. Entonces la lucha no es contra las personas en s√≠, ellas apuntan a terminar con toda una estructura que hay de fondo, que en definitiva hace a la sociedad lo que es. Por eso podemos ver c√≥mo defienden a los violadores. Y para terminar con esta estructura e implementar sus ideas, no tienen drama en usar la violencia.

Al feminismo, al igual que al progresismo, le sirve romper con todo porque una sociedad indefensa e ignorante, es más fácil de manipular. Después, como creyente, tengo mi visión teológica. Yo creo que todo lo que ocurre hoy en día es obra de la inteligencia del demonio que busca destruir los sustentos de la civilización.

* Mamela Fiallo Flor es profesora universitaria, traductora, columnista y firme amante de la libertad.

T. de PanAm Post

==================================================

NOVEDAD LITERARIA

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.