https://visiondeltolima.com

¡Fuera, Petro, fuera, fuera!

Escribe: Saúl Hernández Bolívar*

A diario hay al menos una noticia que nos hace gritar “¡Fuera Petro, fuera, fuera!”, anhelando su salida antes de que este gobierno desastroso acabe con el país.

Le bastó a un tal Santayana decir que “el pueblo que no conoce su historia, está condenado a repetirla”, para hacerse célebre y más citado que pensadores de mayor prosapia. Pero es que semejante aserto es como una auto-profecía que se cumple sin falta porque la historia es circular y se repite una y otra vez.

En 1956, para no ir muy lejos, María Eugenia Rojas de Moreno Díaz, la hija del dictador Gustavo Rojas Pinilla, fue silbada en la plaza de toros de Bogotá, el domingo 29 de enero. Ya María Eugenia no era una “Nena”, como le decían, sino una mujer hecha y derecha, que estaba casada y asesoraba la administración de su padre.

El General Rojas tuvo sus logros, pero rápidamente se le subieron los humos a la cabeza. Por ejemplo, en tiempo récord alcanzó a pacificar el país, lo que no parece posible con la pretenciosa “paz total” de Petro, y le dio vía libre a una gran cantidad de obras públicas como ningún otro gobernante ha podido hacer en Colombia. Se creía digno de agradecimiento; por eso, de la rechifla pasó a la venganza.

Según versiones apócrifas, al domingo siguiente, el 5 de febrero, organismos de inteligencia del Estado se tomaron las gradas de La Santamaría para moler a golpes a todo el que se negara a vitorear al presidente y a su hija, quienes no estaban en la plaza. Se dice que en media hora se produjeron entre una decena y medio centenar de muertos. No obstante, otra versión dice que ese día no ocurrió nada distinto a una excelente corrida de toros. Hoy la historia parece repetirse.

El pasado sábado 11 de noviembre se llevó a cabo la ceremonia de inauguración de los Juegos Nacionales en el estadio Hernán Ramírez Villegas de Pereira. En el acto, la ministra del Deporte leyó un discurso de una manera tan accidentada que dejó la impresión de estar bebida, drogada o de estar siendo víctima de un ataque cerebrovascular. También podría tratarse de un caso de analfabetismo, de dislexia o de no saber leer bien. Lo cierto es que no fue chiflada solo por su manera de leer, la silbatina fue peor cuando mencionó la “paz total” y cuando se refirió a las cabezas del gobierno: la vicepresidenta Francia Márquez y el señor Petro.

Ahora, con una desaprobación promedio del 70% en las encuestas, que luce muy generosa ante los catastróficos resultados, el gobernante sabe muy bien que el rechazo de las multitudes en el estadio Metropolitano de Barranquilla, antes del partido entre las selecciones de Colombia y Brasil, no fue contra su hija sino contra él, cosa que cobardemente ha querido tergiversar. La hija de Petro es una colegiala que pasa desapercibida, y los abucheos se iniciaron cuando su mujer, la polémica Verónica Alcocer, ingresó a la tribuna. Todos asumieron que el repudiado Petro estaba ahí.

Y no cabe duda de que en los casi 1.000 días que le quedan en el poder, este coro se escuchará muchas veces proferido a todo pulmón por masas heterodoxas en estadios, calles y teatros, en las plazas y en los barrios, en las ciudades y los campos, con él o sin él… Los motivos de descontento sobran y se multiplican a cada paso, como al ver que tras el partido de fútbol retornaron de Barranquilla a Bogotá dos aviones oficiales al servicio de la familia presidencial: un Boeing 737 con matrícula FAC 1212 y un Embraer Legacy 600 con matrícula FAC 1218. ¿Es que acaso son la ‘familia real’? ¿Nuestros impuestos son para que esta gente viva sabroso?

Es que a diario hay al menos una noticia que nos hace gritar “¡Fuera Petro!”, anhelando su salida antes de que este “gobierno” desastroso acabe con el país. Los abusos y errores del gobierno se dan por montones, basta repasar los últimos días para concluir que lo del Metropolitano es apenas el comienzo. El gobierno mintió en un informe contra las EPS en su loca carrera de destruir el sistema de salud.

El gobierno quiere destruir la regla fiscal.

La economía cayó 0,3% en el tercer trimestre.

El gobierno ha entregado más de 3.000 millones en subsidios a personas muertas.

Se crean más de 100 puestos innecesarios en la Cancillería para los amigos.

El hermano de Petro le pidió dinero a un narco a cambio de su no extradición.

El eln secuestró por lo menos a seis personas tras la liberación del padre de Luis Díaz.

Proyecto de ley propone 15 años de cárcel para quienes se opongan a la “paz total”.

Petro pide recortar presupuesto de la Corte Constitucional por tumbar impuesto a regalías. Pisotea la separación de poderes.

Petro crea el Instituto Nacional de Vías Regionales dotándolo de poder para contratar a dedo.

Mancuso es admitido en la JEP para mentir contra Uribe.

RTVC compra documentales del esposo de la exministra de Minas, Irene Vélez.

Petro anuncia que Colombia le va a comprar petróleo y gas a Venezuela en vez de explotar nuestros propios recursos.

Mancuso vincula a Uribe con la masacre del Aro a pesar de que aseguró durante años que no tenía nada que ver.

En fin, decenas de cositas de este tenor se quedan entre el tintero cada semana. Un botón de muestra de lo mal que vamos por culpa de un gobierno digno de todos los abucheos. Mejor dicho, al que quiera más que le piquen caña.

* Saúl Hernández Bolívar, Comunicador social con veinte años como columnista de opinión en diversos medios colombianos y extranjeros.

Una señal de alerta es la que nos ofrece el autor de la Novela “EL IMPERIO EL TERROR” en 400 páginas donde denuncia los trucos y engaños por parte de pastores, brujos, médicos, escuelas de modelaje. Solicítela con precio especial a través de

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *