https://visiondeltolima.com

Fuerza Aérea de Colombia en crisis por falta de presupuesto

Escribe: Gabriela Moreno*

Para la Fuerza Aérea de Colombia salir del déficit financiero requiere 350.000 millones de pesos, porque el presupuesto nacional se dilapida en temas sin interés.

De 54.000 horas de vuelo previstas por la Fuerza Aérea de Colombia, sólo estiman estar en capacidad de cumplir 36.550 este año por falta de presupuesto. “Solamente podemos volar hasta el 31 de julio. Luego de esa fecha no tenemos combustible”, dijo el General Carlos Fernando Silva, segundo Comandante y jefe del Estado Mayor de la FAC.

La Fuerza Aérea de Colombia (FAC) está en crisis. Las horas de vuelo calculadas para 2023 para atender asuntos de seguridad y auxilio ciudadano quedarán en papel ante el recorte de presupuesto para este año.

De los 2,9 billones de pesos que requiere la institución militar para funcionamiento e inversión, sólo se aprobaron 1,8 billones. La decisión de asignar 1,1 billones de pesos menos hunde en un déficit financiero a la FAC, que le impedirá cumplir con las 54.000 horas de vuelo previstas en 2023.

Según el General Carlos Fernando Silva, Segundo Comandante y jefe del Estado Mayor de la FAC, la falta de recursos ubica ahora en 36.550 las horas de vuelo con probabilidad de ejecución. Esa cifra tampoco está garantizada ante el aumento del combustible, cuyo incremento ronda el 109%, al pasar el galón de 8.000 pesos a 23.000.

“Para esas 54.000 horas necesitamos 8.259.000 galones, y con el precio, necesitamos recursos por 182.000 millones, pero recibimos 125.000 millones. Esto nos pone en una situación especial para este año, pues solamente podemos volar hasta el 31 de julio. Luego de esa fecha no tenemos combustible. Solo queda la reserva estratégica que es para casos extremos como una guerra, pero nos quedamos sin capacidad de hacerle mantenimiento a los aviones”, dijo Silva a la emisora Blu Radio.

Más problemas por falta de liquidez

La falta de dinero para adquirir combustible no es el único problema presupuestario de la FAC, considerando que la mayoría de los repuestos de sus unidades son importados y en algunos casos, las aeronaves reciben mantenimiento fuera del país.

Es una crisis donde además pesa la anulación del convenio macro que le permitía a sus instituciones castrenses obtener gasolina sin convocar licitaciones.

El reporte del estado de la flota preocupa. De 408 aviones en la Fuerza Aérea, 91 están paralizadas por mantenimiento. Significa que está disponible para usar el 61%, cuando lo esperado es el 71%. “Se está envejeciendo la flota”, reconoce el jefe de Estados Mayor de la FAC tras revelar que extraen piezas de unos aviones para levantar otros.

Misiones en crisis

A la caída de las horas de vuelo por falta de recursos se suma la disminución de las misiones que les permiten a las Fuerzas Militares abastecer a sus tropas, transportarlas, vigilar las zonas conflictivas, reconocer áreas con necesidades de seguridad.

También la atención de emergencias médicas o desastres naturales está en jaque porque si bien “la Fuerza Aérea siempre está ahí, necesita los recursos”, detalló el General.

Detrás de la crisis presupuestaria hay agravantes, entre ellas, una ola de renuncias que comenzó con la salida del Comandante del Ejército, el General Eduardo Zapateiro, días antes de la toma de posesión de Petro para no rendir honores a un exmiembro del M-19, uno de los grupos narcoguerrilleros que en el pasado atacó sin piedad a la fuerza pública.

Su renuncia multiplicó las solicitudes de bajas que en el primer trimestre de 2023 alcanzaron 112 dimisiones de oficiales superiores, lo que se traduce en un promedio de más de una renuncia por día.

Contradicciones sin salida

Para la Fuerza Aérea de Colombia salir del déficit financiero requiere 350.000 millones de pesos. El monto no parece estar en los planes de Petro, quien pese al pésimo panorama interno prometió en diciembre renovar la flota de 24 aviones de combate Kfir, que se había comprado en 1989 al ejército israelí.

La medida es de “tipo administrativo”, dijo Petro, porque los “instrumentos son de la soberanía nacional”. Son los mismos argumentos que cuestionó duramente como senador al entonces presidente Iván Duque cuando presentó una iniciativa similar el año pasado. Lo culpó de supuestamente haber incurrido en “el máximo grado de irresponsabilidad de un gobernante” por proponer reservar 4.500 millones de dólares, equivalentes a 14 billones de pesos colombianos, para reemplazar los aviones de combate.

“Incoherente, hipócrita y contradictorio”. Esos son los adjetivos que Gustavo Petro se ha ganado por la media que tampoco muestra señales de concretarse a casi seis meses de haberse anunciado.

* Gabriela Moreno, Periodista venezolana residenciada en Chile. Egresada de la Universidad del Zulia. Experiencia como editora y productora de contenidos para medios impresos y digitales con énfasis en las fuentes de política e internacional.

Ayúdanos a combatir la piratería comprando y apoyando directamente al autor…

Adquiera hoy mismo la Novela “El Imperio del terror” y el libro que ha causado controversia. “La gran farsa de la Izquierda”.

Solicite estas obras únicamente a través de la página

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *