Guerra, políticos, y usted, señora

Escribe: Carlos Rodríguez Braun* – Institute Cato*

Ningún mercado controla la economía, porque en competencia son los ciudadanos con su libertad y su dinero los que deciden el itinerario y el desenlace de la producción y la distribución.

En 1776, Adam Smith señaló un aspecto del intervencionismo que no siempre es apreciado: “¡Así son de desgraciados los efectos de todas las reglamentaciones del sistema mercantil! No sólo introducen desórdenes muy peligrosos en el estado del cuerpo político, sino que son desórdenes con frecuencia difíciles de remediar sin ocasionar, al menos durante un tiempo, desórdenes todavía mayores” –La riqueza de las naciones, Alianza Editorial, página 596.

Conviene que lo recordemos hoy, cuando nos aseguran que la guerra y los problemas económicos tan a menudo causados o agravados por los intervencionistas de todos los partidos se irán resolviendo con aún más intervencionismo.

Lo recordé leyendo a la economista Ann Pettifor en El País. Rebosante de corrección política, doña Ann defiende el impago de la deuda de los países pobres, un “green new deal” con más regulaciones, impuestos y gastos ante el cambio climático, critica la “austeridad”

(la del poder político, se entiende), cree que la inflación no depende de la política monetaria sino de “los tapones en la cadena de suministro”, y lamenta que haya “operado un tipo de política fiscal muy ideológica”, lo que naturalmente significa una ideología distinta de la suya.

La guerra permite ilustrar con nitidez cuál es su ideología, porque resulta que las sanciones contra

Rusia demuestran que el control de los flujos de capitales es posible a escala internacional: “Solo hace falta voluntad política. Hemos visto claramente cómo, de la noche a la mañana, se cerraba una economía como la rusa. Los ciudadanos se han dado cuenta de que era posible hacerlo. Para mí es un regocijo, y confío en que nuestros políticos comprendan al fin que no puedes permitir que sean los mercados los que controlen la economía”.

Pero es que ningún mercado controla la economía, porque en competencia son los ciudadanos con su libertad y su dinero los que deciden el itinerario y el desenlace de la producción y la distribución.

Si no hay mercados libres, es decir, si se produce el cierre de las economías que tanto regocijo suscita a doña Ann Pettifor, entonces sí que la economía está realmente controlada por los poderosos. De esta manera, cuando los epígonos de dicho intervencionismo nos aseguran que ansían “que las medidas contra Rusia refuercen a los políticos frente a los mercados”, están hablando de la fuerza del poder contra usted, señora.

* Carlos Rodríguez Braun es doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la misma universidad. Aquí puede visitar su blog y su cuenta de Twitter es @rodriguezbraun.

Este artículo fue publicado originalmente en La Razón (España) el 29 de marzo de 2022. Luego en ElCato.org

* El Cato Institute es una fundación de estudios públicos, no partidista, con sede en Washington, D.C., fundada en 1977. El nombre del Instituto se origina en los Cato’s Letters, ensayos libertarios que ayudaron en el origen de la filosofía de la Revolución estadounidense.

================================================================

MAS INFORMACION EN:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.