https://visiondeltolima.com

Herencias de izquierdas

Escribe. Crist贸bal Matar谩n*

Si la heredera est谩 imbuida de clase obrera, si es dirigente de una formaci贸n que se sustenta electoralmente sobre los trabajadores, 隆ah, amigo!, ah铆 la cosa cambia.聽(Flickr)

Hemos llegado a la posibilidad de que las herencias puedan ser calificadas de derechas o de izquierdas, de reaccionarias o de progresistas, en funci贸n de la persona que herede.

El pasado 17 de mayo, la ministra de Igualdad, Irene Montero, se enfrent贸 verbalmente con una ciudadana que le echaba en cara la compra de su mansi贸n en la localidad madrile帽a de Galapagar. Esta an贸nima se帽ora le espetaba c贸mo era posible que alguien que se las da de pobre y clase obrera sin sitio para caerse muerta, posea una mansi贸n cuyo valor de compra super贸 los 600.000 euros. La respuesta de la l铆der comunista no fue, en absoluto, indiferente: aleg贸 que hab铆a adquirido dicha propiedad gracias a la herencia que su padre le hab铆a legado.

Ahora bien, la cuesti贸n aqu铆 se vuelve rocambolesca por dos motivos. El primero es que, en el momento de la adquisici贸n de tan fuera-de-clase-media propiedad inmobiliaria, el padre de la ministra a煤n viv铆a, esto es, mayo de 2018, hace justo cinco a帽os. Por tanto, m谩s que herencia, en todo caso, ser铆a una donaci贸n. A帽adi贸 la ministra que, al ser hija 煤nica, todo el importe de la herencia, un mill贸n de euros, nada menos, repartidos en seis inmuebles, era para ella en exclusiva (habr铆a que explicarle la diferencia entre herencia leg铆tima, de mejora o de libre disposici贸n), unido al hecho de que tanto 茅l como su pareja, el que fuera vicepresidente Pablo Iglesias, contaban con ingresos suficientes para 鈥渃omprarse lo que les d茅 la gana鈥.

Algunos son m谩s heredables que otros

Aqu铆 hemos llegado al meollo de la cuesti贸n. El partido, y la coalici贸n, a la que pertenecen tanto la ministra de Igualdad como su pareja y anterior vicepresidente segundo del gobierno, fundador, adem谩s, no es que se haya destacado precisamente por su defensa a ultranza de la propiedad privada (ajena). En este caso concreto, Podemos primero y Unidas Podemos ahora siempre han sido formaciones pol铆ticas con las herencias en el punto de mira. Para la formaci贸n que naci贸 del 15-M en los pasillos de la Complutense, las herencias son una de las causas m谩s nocivas de la desigualdad de ingresos.

Pero, si la heredera est谩 imbuida de clase obrera, si es dirigente de una formaci贸n que se sustenta electoralmente sobre los trabajadores, si el fin que persiguen es moralmente l铆cito (para impon茅rselo a los dem谩s), 隆ah, amigo!, ah铆 la cosa cambia. Hemos llegado a la posibilidad de que las herencias puedan ser calificadas de derechas o de izquierdas, de reaccionarias o de progresistas, en funci贸n de la persona que herede. No ser谩 lo mismo que herede Ana Patricia Bot铆n a que lo haga la hija de un obrero, aunque le deje la nada desde帽able cantidad de un mill贸n de euros.

Yo gano votos disponiendo de tu propiedad

Justamente, esta semana ha pasado por el Senado la nueva Ley de Vivienda impulsada por otra ministra de la misma formaci贸n, en este caso Ione Belarra. Precisamente, el fin de esta ley es que los caseros se conviertan en proveedores de vivienda de protecci贸n social, eufemismo donde los haya.

Ahora, los caseros, independientemente de su situaci贸n, se ver谩n con mil y una trabas administrativas para desahuciar a un inquilino que, por las razones que sea, haya decidido que no paga lo que contractualmente est谩 obligado.

Pero, volviendo a la cuesti贸n de las herencias, aqu铆 lo que se juega es la plena disposici贸n de los bienes. La imposibilidad de dejar en herencia un sustento, peque帽o o grande, entre muchos o entre pocos, del patrimonio l铆citamente obtenido durante toda una vida supone, en primer lugar, un desincentivo tremendo a la hora de acumular capital.

Una sociedad de propietarios

Adem谩s, la entrega al Estado de todos los bienes al fallecimiento supone que la propiedad privada, precaria ya de por s铆, pasa a ser un mero usufructo. De lo que se trata es de crear

una sociedad de propietarios. Nada garantiza mejor la propiedad que la posibilidad de disponer de ella, de acumular poco a poco toda una vida de privaciones. Puesto que, en contra de los delirios keynesianos, nadie se ha enriquecido jam谩s gastando. A trav茅s del duro, dur铆simo proceso de acumulaci贸n de capital como una familia va poco a poco aumentando su sustento.

Pero, bueno, ah铆 tenemos a Irene Montero para defender las herencias a ultranza. Habr谩 que tomar su nombre en consideraci贸n como candidata al premio Juan de Mariana.

* Crist贸bal Matar谩n es doctor en econom铆a por la Universidad Rey Juan Carlos y licenciado en Administraci贸n y Direcci贸n de Empresas por la Universidad de Ja茅n.

Este art铆culo fue publicado originalmente por el Instituto Juan de Mariana.

T. de PanAm Post

Una se帽al de alerta es la que nos ofrece el autor de la Novela 鈥淓L IMPERIO EL TERROR鈥 en 400 p谩ginas donde denuncia los trucos y enga帽os por parte de pastores, brujos, m茅dicos, escuelas de modelaje. Solic铆tela con precio especial a trav茅s de

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *