https://visiondeltolima.com

Juicio político a Petro para salvar a Colombia (4ª. Parte)

Escribe: Luis Hernando Granada C.*

Tal vez se me escapen muchos datos sobre las aberraciones y desmanes que ha cometido Gustavo Petro contra los colombianos, creyendo erróneamente que este país puede ser su finca, en medio de su locura administrativa, pero los argumentos sobran.

Ya es vox populi que Petro inició su prontuario delictivo a los 17 años y desde entonces, de una forma u otra, no ha dejado de delinquir y tapar a la vez sus heces.

Su campaña a la presidencia la inició en el gobierno del Doctor Iván Duque, cuando el Ministro de Hacienda de entonces, el Doctor Carrasquilla, propuso una Reforma Tributaria de 15 billones de pesos.

En ese entonces, Petro organizó y patrocinó las llamadas “marchas pacíficas” contra el gobierno Duque y las pérdidas y consecuencias fueron más desastrosas que las causadas por el Covid-19, virus creado y lanzado al planeta por otro comunista, el presidente de la China comunista. 

Nada parecía extraño, porque el psicópata Gustavo Petro ya les había declarado la guerra a los colombianos, en su afán por entregarle el país a la mafia comunista/socialista, tal como lo cité en mi libro “La gran farsa de la izquierda”.

La economía se vino al piso porque muchas empresas cerraron ante el vandalismo petrista y miles de ciudadanos quedaron sin empleo ante el cierre de empresas; la carestía se disparó y los acaparadores hicieron su agosto y lo siguen haciendo ante la carencia de un gobierno capaz de controlarlo. Las carreteras volvieron a ser ocupadas por las guerrillas de las farc y el eln, grandes aliados del hoy gobernante.

También le declaró la guerra a los que transitaban en las camionetas Toyota como si él anduviera en un Renault 4; les declaró la guerra a los empresarios, a los comerciantes y a los transportadores.

No se puede desconocer, que todas las reformas presentadas por él y su equipo de ineptos, son atropellos aberrantes. Sin embargo, aunque el pueblo se resienta, aunque siga llevando la pesada carga de los impuestos, lamentablemente el Congreso de la República es una banda mamertada y enmermelada, que aparte de aprobar reformas en contra del pueblo, tienen el descaro de cobrar una mesada por demás injusta, traicionando al pueblo que los eligió.

Algunos dirán que no se puede atentar contra la institucionalidad, pero la institucionalidad fue agredida, rota, mancillada desde muchos años atrás, cuando -para no irnos muy atrás-, se creó en el gobierno de Chucky Santos, la JEP, el cartel más grande de la impunidad en Colombia, donde no juzgan ni castigan delincuentes, pero sí condenan a soldados, policías y militares.

La institucionalidad fue pisoteada, cuando una banda de criminales, la del M-19, se robó la espada de Bolívar y cuando un grupo de mercenarios asaltó el Palacio de Justicia para favorecer a Pablo Escobar, dejando a su paso centenares de muertos. La institucionalidad fue violentada también, cuando “gobernantes” sin pantalones, como Belisario Betancourt le perdonó los crimines de lesa humanidad a los miembros del M-19, creando de paso la Ley 32 de 1982, repleta de prebendas para los criminales.

La institucionalidad se violentó cuando a pesar de que el pueblo le dijo no a los diálogos -o negocios con las farc-, pero Chucky Santos dijo Sí, violentando la voluntad popular, es decir, violando la institucionalidad.

Es que por donde quiera que se le mire, se analice y se evalué, la izquierda a través de la historia solo ha generado miseria, muerte y terror. Y todo lo tapan con mentiras; en estos últimos días se ha escuchado que la inflación no alcanza los dos dígitos. ¿Qué tan estúpidos nos cree el psicópata? Sabemos que el DANE, es, ha sido y será el Departamento Administrativo Nacional de Embustes, que maquilla cifras porque la verdadera inflación la determina es el precio que paga el consumidor final.

¿Acaso no es evidente que antes de llegar el psicópata al gobierno, los huevos de $300 pasaron a costar $600; que la papa de $300 está en $800; que la carne se disparó de $8.000 la libra a $19.000 la más popular; que el pan de $200 desapareció y le dio paso al de $500 incluso con un tamaño menor?… Y así ha venido todo en este “gobierno”, donde los mamertos creyeron que de verdad iban a vivir sabroso.

Sabroso están viviendo ellos, viajando por el mundo, derrochando el dinero del presupuesto nacional en viajes innecesarios, simplemente con el objetivo de reunirse con sus aliados de la mafia transnacional comunista socialista.

¿Y para qué citar lo que por capricho e interés personal ha hecho con los hidrocarburos, la principal fuente de ingresos de Colombia?… ¿Y por qué no recordar que le quitó la comida de la boca a los pobres que recibían un subsidio solidario miserable para inventarse otro de mayor valor para los delincuentes?… ¿No son estas y muchas más, razones y argumentos de sobra para iniciar ya el juicio político, antes de que reforme la Constitución y se atornille en el poder como los Castro en Cuba, los Chávez y Maduro en Venezuela y otras ratas de la misma calaña?

Como ciudadanos de bien, tenemos que despertar y ser conscientes de 

lo que está ocurriendo en términos del crecimiento económico, de la inseguridad, del desbarajuste institucional, de la destrucción de las Fuerzas Armadas. 

Además, y como lo cité en mi libro “La gran farsa de la izquierda” y en este mismo portal, Petro ha venido ejecutando un plan criminal contra Colombia. ¿Acaso el Ministerio de la Igualdad sirve de algo? No, no sirve, al menos a Colombia no le sirve, pero sí es muy útil para Petro tener más de dos mil votos a través de más de 720 funcionarios que ya tiene ese obsoleto “ministerio”. Lo que Petro está haciendo es conformando sus comandos guerrilleros, armando sus colectivos petristas, organizando sus marchas y paros para asustar al pueblo.

¿Y por qué los “colectivos petristas”, la “¿Guardia indígena”, los vándalos de la “primera línea” el perdón y las prebendas para guerrilleros y la libertad de los criminales que se encuentran en las cárceles?… ¿Por qué tanto movimiento de delincuentes? Sencillamente porque Petro en franca lid no hubiera llegado al poder. De acuerdo con los datos de la Registraduría Gustavo Petro “llegó” a la Presidencia por una diferencia de 700 mil votos sobre el segundo candidato y al revisar cuáles fueron los resultados electorales por Gustavo Petro, nos encontramos que “ganó” en las zonas donde dominan los criminales o donde se ha establecido el control territorial en el Cauca, en el Pacífico, en el Catatumbo, en el bajo Cauca, etc., etc.

El peligro es grande y lo que está en riesgo es la Democracia, la Libertad, la Independencia. Jamás se escuchará que en un país gobernado por un psicópata de estos de la mafia transnacional comunista/socialista, la gente viva bien. ¿No se han preguntado acaso por qué huyen los cubanos de su país?… ¿Por qué huyen los venezolanos? Sencillamente para no caer en las garras de otro psicópata como Maduro… ¿Por qué ya muchos colombianos han abandonado el país?… ¿Y por qué algunas empresas han empezado a desaparecer? Porque el peligro es grande y por eso el juicio político es inminente si queremos salvar nuestro país y porque por donde quiera que se le mire Gustavo Petro está violando la Constitución y la Ley.

Continuará…

* Luis Hernando Granada C., Periodista y Publicista con más de 50 años de experiencia, Exsubdirector de la Revista El Congreso y colaborador de varios medios impresos y digitales. Autor de la Novela “El Imperio del terror” y de los libros “¿Y cómo es la vuelta?” y “La gran farsa de la izquierda”. Director de los sitios www.visiondeltolima.com y www.literaturaenlinea.com y Gestor Cultural del Tolima.

E-mail: visiontolima@hotmmail.com

Una señal de alerta es la que nos ofrece el autor de la Novela “EL IMPERIO EL TERROR” en 400 páginas donde denuncia los trucos y engaños por parte de pastores, brujos, médicos, escuelas de modelaje. Solicítela con precio especial a través de

WWW.LITERATURAENLINEA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *