https://visiondeltolima.com

La bofetada a la Democracia

Escriben: Estefany Escobar y Rory Branker

La administración Biden “ha prometido apoyar” a Venezuela y fomentar la Democracia, pero la liberación de Saab contradice su mensaje.

La liberación de Saab fue una concesión sumamente preocupante realizada por Estados Unidos, ya que no solamente representa una traición al compromiso con los derechos humanos y la Democracia en la región, sino que también fortalece al régimen de Maduro.

Durante muchos años, los venezolanos han sufrido bajo la opresión y el saqueo implacable de la dictadura de Maduro. La liberación de una persona involucrada en tratos corruptos multimillonarios solamente refuerza la sensación de impunidad y falta de justicia en el mundo.

La falta de rendición de cuentas y la impunidad que persiste hacia el régimen de Maduro no solo afecta a los venezolanos, sino que también envía un mensaje claro a otros regímenes autoritarios en la región: !no hay consecuencias por acciones antidemocráticas

La liberación de Alex Saab plantea dudas acerca de la coherencia de la política exterior y del compromiso real con los valores democráticos de Estados Unidos.

Estados Unidos liberó a Alex Saab, un notorio asociado del dictador venezolano Nicolás Maduro, a cambio de 10 prisioneros estadounidenses. Si bien la administración  Biden dijo que el intercambio de prisioneros era una “decisión difícil”, la liberación de Saab no solo representa una concesión importante a la única dictadura de América del Sur: traiciona el compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos y la Democracia en la región y muestra un completo desprecio por la oposición democrática de Venezuela.

Saab, ridículamente designado “diplomático” por el régimen de Maduro, no es un criminal común. En 2011, inició una relación lucrativa con el régimen de Hugo Chávez, que creció significativamente en cercanía, magnitud y fealdad. Sus tratos corruptos multimillonarios con

Chávez y su sucesor Maduro alcanzaron niveles récord en 2016.

Cuando millones de venezolanos morían de hambre y abandonaban el país, robó millones de dólares cobrando de más al régimen por los envíos de alimentos para los pobres.

Con el tiempo, Saab se convirtió en algo más que un socio corrupto: se convirtió en el principal lavador de dinero y cerebro de la evasión de sanciones de la dictadura chavista.

Estableció una red de empresas fantasma en el extranjero y ayudó a llevar el oro venezolano al mercado negro, enriqueciéndose ilícitamente.

Al hacerlo, permitió que la pandilla corrupta y asesina de Maduro eludiera cualquier responsabilidad y continuara saqueando a Venezuela y su pueblo.

Después de ser acusado de lavado de dinero en Estados Unidos, Italia y Colombia, Saab finalmente fue arrestado en Cabo Verde (en una escala de combustible para un vuelo de Venezuela a Irán) y extraditado a Estados Unidos en 2020, donde estuvo detenido hasta esta semana.

El arresto de Saab dio a millones de venezolanos la esperanza de que era posible alguna pizca de rendición de cuentas. También enfureció al régimen: un hombre que mantenía sus billeteras llenas y sus secretos a salvo ahora tenía que enfrentarse al sistema de justicia de un país democrático.

La liberación de Saab es sin duda una gran victoria para los autócratas de Caracas y una bofetada a quienes anhelan una transición democrática pacífica en Venezuela.

Y el momento de este intercambio de prisioneros no podría ser peor para la oposición venezolana. Después de varios meses de negociaciones, Estados Unidos comenzó a levantar gradualmente las sanciones a Venezuela con una estipulación clave: las elecciones generales de 2024 deben ser libres y justas.

Sin embargo, poco después de que la administración Biden anunciara la flexibilización de las sanciones en octubre, el poder judicial controlado por Maduro declaró inválidas las elecciones primarias de la oposición, procesar y arrestar a los líderes de la oposición que lo organizaron.

Y el poder judicial confirmó una prohibición de 15 años para ocupar cargos públicos que había impuesto este año a María Corina Machado, una líder popular de la oposición elegida como candidata de la unidad.

Incluso después de que el régimen de Maduro violara las partes más cruciales del acuerdo, el equipo de Biden lo elogió inexplicablemente y públicamente por tomar medidas positivas hacia elecciones libres y justas. Sólo unos días después se le permitió a Saab regresar a Venezuela.

Los venezolanos han sufrido inmensamente bajo la dictadura de Maduro, mientras él y sus compinches han consolidado tanto un reinado de terror como una empresa criminal masiva.

Ningún defensor de la Democracia, dentro o fuera del país, se hace la ilusión de que una transición desde este régimen será otra cosa que una tarea monumental.

Sin embargo, en lo que todos estamos de acuerdo es en que la esperanza de Democracia depende enteramente de la solidaridad.

El apoyo de un vecino democrático poderoso como Estados Unidos es crucial, pero los líderes democráticos de todo el mundo deben reconocer y exigir responsabilidades por los crímenes y abusos del régimen de Maduro.

Y otras democracias deberían tomar medidas contra los criminales que saquearon el país y utilizar las lagunas del sistema financiero internacional para mantener a flote el régimen. El mundo democrático ha sido testigo de una clase magistral sobre cómo no tratar con un tirano. La historia nos ha demostrado una y otra vez que no se puede confiar en que los dictadores cumplan su palabra.

Por el bien del futuro de Venezuela, esperemos que otros líderes democráticos puedan aprender la lección antes de que sea demasiado tarde.

T. de Destacadas

Adquiera hoy mismo la Novela “El Imperio del terror” y el libro que ha causado controversia. “La gran farsa de la Izquierda”. Solicite estas obras únicamente a través de la página

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *