https://visiondeltolima.com

La política nos está volviendo idiotas

Escribe: Lipton Matthews 

Los puntos ciegos morales y las contradicciones están incrustados en la psique de lo políticamente correcto. (Flickr)

La corrección política en las sociedades occidentales fomenta la polarización y una cultura tóxica de la ignorancia. Aunque la gente se indigna con razón por la cancelación de figuras prominentes, la consecuencia más flagrante de la corrección política es la proliferación de la ignorancia. Cuando se cancela a oradores por contradecir opiniones sacrosantas, se crea un entorno en el que la gente nunca llega a la verdad porque las ideas no se discuten en el dominio público.

Esta involución de la cultura occidental obstaculiza la libertad de expresión y el progreso intelectual. Aunque algunos consideran que la cultura de la anulación es ante todo un ataque a la libertad, sus efectos son infinitamente más perniciosos. Las sociedades evolucionan intercambiando ideas inferiores por otras superiores, y la cultura de la anulación está perturbando el mecanismo que filtra las malas ideas.

Debido a la cultura de la cancelación, la gente se aferra a doctrinas falsas; la creencia de que la brecha salarial entre hombres y mujeres es resultado de la discriminación es un ejemplo clásico que sigue circulando a pesar de las pruebas que demuestran que las diferencias son resultados de los horarios de trabajo y la segregación ocupacional.

El efecto de respaldar suposiciones inexactas es que tales creencias se emplearán para justificar políticas equivocadas. Si la gente cree que las mujeres ganan de media menos que los hombres debido a la discriminación, presionarán para que se adopten políticas que rectifiquen el problema, y la aplicación de tales políticas podría resultar costosa. Mantener creencias ignorantes también dificultará la mejora de la movilidad social y la reducción de la tan cacareada brecha de rendimiento entre blancos y negros.

Las narrativas actuales afirman que los negros obtienen peores resultados en educación debido al racismo, y algunos proponen abolir los exámenes estandarizados como herramienta para ayudar a los estudiantes negros. Sin embargo, las investigaciones demuestran que los alumnos negros tienen más probabilidades de obtener buenos resultados cuando los profesores imponen normas rigurosas que cuando éstas se diluyen. Un caso tras otro revela que, cuando se examinan, las opiniones políticamente correctas no pasan la prueba de la exactitud. Sin embargo, las ideas erróneas se propagan como un evangelio en detrimento del progreso intelectual.

La gente tiene derecho a expresar opiniones políticas y promoverlas como acertadas. Sin embargo, los críticos no están obligados a aceptar la insensatez como verdad. La popularidad de las ideas dudosas no sería un problema si sus defensores desistieran de obligar a los críticos a abrazar esas opiniones o a ser expulsados de la sociedad educada. La institucionalización de ideas falaces ha dado lugar a una confusión generalizada, sobre todo porque estas falacias se aplican de forma incoherente. En la sociedad educada, es censurable decir que la raza no es una construcción social, e incluso el consenso dominante sostiene que la raza es principalmente una categoría social, pero hay que señalar que el consenso no es una prueba.

Sin embargo, a pesar de la aceptación de que la raza es maleable, Rachel Dolezal se convirtió en una paria tras quedar al descubierto que era una mujer blanca que se hacía pasar por negra. Sin embargo, ¿por qué debería plantear esto un problema cuando la raza es una construcción social? La cultura se comparte y se aprende, y todos tenemos la capacidad de apreciar culturas extranjeras. Basándonos en la maleabilidad de la raza, una persona blanca que se identifique como negra no debería considerarse problemática. El sexo es biológico, así que aunque un hombre pueda identificarse como mujer, nunca podrá convertirse en mujer. Sin embargo, los activistas se enfurecen cuando los blancos se identifican como negros, aunque hacerlo sea lógicamente más plausible que un hombre que se identifica como mujer.

Algunos consideran ofensivo que los blancos se identifiquen como negros porque afirman que al hacerlo obtienen beneficios que pertenecen a los negros, históricamente oprimidos. Pero se trata de un doble rasero, ya que los hombres que se identifican como mujeres obtienen beneficios que pertenecen a las mujeres, a las que también se considera oprimidas. Es alucinante que los activistas woke no puedan ver los paralelismos entre transracialismo y transexualismo. Además, igual de indignante es que no parezcan reconocer que las mujeres trans están privando a las mujeres reales de beneficios cuando las mujeres trans se benefician de las cuotas de género.

Durante años, las feministas han defendido la privación de derechos de las mujeres. Hoy en día, muchas feministas, salvo algunas radicales, abogan por la privación de derechos de la mujer apoyando a los atletas masculinos que compiten con mujeres. En lugar de empoderar a las mujeres, la idiotez de lo políticamente correcto inspira a las feministas a respaldar la marginación de las mujeres. Permitir que los hombres compitan con las mujeres disminuye las oportunidades de promoción femenina, pero decir lo obvio arruinará la carrera de una.

Kathleen Stock fue despiadadamente acosada por la turba irreflexiva por argumentar que permitir que los hombres se identifiquen como mujeres crea espacios peligrosos para las mujeres. Stock afirmó que el deseo de ser considerado trans friendly ha llevado a las compañías a defender políticas que hacen a las mujeres susceptibles de sufrir violencia:

“Y lo que es aún más acuciante, si perdemos el concepto de mujer… las mujeres (hombres) trans que se autoproclamen podrían acabar accediendo sin restricciones a los espacios que se crearon originalmente para proteger a las mujeres de la violencia sexual de los hombres. Ya estamos asistiendo a la erosión de estos espacios, a medida que compañías y organizaciones caritativas abren a todo el mundo espacios que antes eran sólo para mujeres, como vestuarios, alojamientos compartidos, piscinas, salas de hospital y prisiones, por el deseo de no parecer transfóbicos”.

Los puntos ciegos morales y las contradicciones están incrustados en la psique de lo políticamente correcto. Otra cuestión es que negar la genética del CI está de moda a pesar de las pruebas en contra. A los pensadores políticamente correctos les cuesta apreciar que el CI es genético, pero no tienen problema en aceptar la heredabilidad de otros rasgos o enfermedades si pueden demostrar que esas características heredadas perjudican a grupos minoritarios. Por ejemplo, muchos creen que los negros son más propensos a sufrir hipertensión arterial porque durante el Pasaje Medio de la trata de esclavos, los africanos que conservaban la sal tenían tasas de mortalidad más bajas. Por lo tanto, transmitieron genes propicios a la retención de sal, que conduce a la hipertensión.

Sin embargo, Heidi L. Lujan y Stephen E. DiCarlo refutaron esta idea en un artículo académico:

“Las pruebas disponibles sugieren que la diferencia en la sensibilidad a la sal entre afroamericanos y caucásicos (europeos-americanos) es significativamente menor de lo que sugiere la hipótesis de la hipertensión esclavizante. De hecho, Chrysant y sus colegas fueron incapaces de encontrar diferencias en la respuesta de la presión arterial a la sal en función de la raza, la edad, el sexo o el peso corporal. Así pues, la sensibilidad a la sal no es un problema racial, sino más bien un problema humano, y debería descartarse la generalización de que los negros son sensibles a la sal y los blancos no”.

Sin embargo, la evidencia no parece desengañar a los activistas políticamente correctos de sus nociones incorrectas. De hecho, en los debates políticos pueden tratarse temas delicados, pero simpatizar con los delirantes creará una generación de idiotas y destruirá la civilización en el proceso.

Este artículo fue publicado inicialmente en Mises.org

* Lipton Matthews es investigador, analista empresarial y colaborador en distintos medios estadounidenses.

NOVEDAD LITERARIA:

Ya está disponible “EL IMPERIO DEL TERROR”, la obra que en 400 páginas revela el resultado de 40 años de investigación periodística en torno al proceder malsano de brujos, pastores, médicos, escuelas de modelaje y otras “profesiones”.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *