https://visiondeltolima.com

La tutela no puede ser un mecanismo del que se abuse

Escribe: Bernardo Henao Jaramillo*.-

Los ciudadanos colombianos, al igual que los funcionarios judiciales del pa铆s estamos en la obligaci贸n moral de proteger esta, la joya de la corona de nuestra Constituci贸n: la acci贸n de tutela.

Al ser la v铆a para acercar al pueblo a la justicia no es propio que, justamente, quienes mayormente deben respetarla, no solo porque deben conocer su naturaleza y finalidad, sean, como el senador Gustavo Petro, que en un claro abuso de ese instrumento la utilicen para congestionar la justicia.

De los pocos logros que resaltan de la expedici贸n de la Constituci贸n Pol铆tica  de 1991, que ya cumpli贸 30 a帽os de su promulgaci贸n, es la creaci贸n de la figura de la tutela que, en su momento, ante la Asamblea Nacional Constituyente tuvo en el Doctor Juan Carlos Esguerra Portocarrero su mayor defensor e impulsor. Qued贸 plasmada en el art铆culo 86 de la Carta Fundamental.

Cumpliendo con todos sus tr谩mites el pasado 16 de junio se aprob贸 en el Congreso de la Rep煤blica la reforma al C贸digo Disciplinario de la Procuradur铆a General de la Naci贸n con una amplia mayor铆a que ahora, utilizando equivocadamente la acci贸n de tutela, se trata de impedir su sanci贸n presidencial.

En efecto, el senador Gustavo Petro en consideraci贸n a que ese proyecto de ley se tramit贸 con motivo de la decisi贸n que le favoreci贸, proferida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos que le restableci贸 sus derechos pol铆ticos, con ocasi贸n de la fulminante destituci贸n que tuvo en el 2013 que, en riguroso sentido, no se aceptaron los reales alcances de los fallos de la Procuradur铆a General de la Naci贸n en materia disciplinaria que si han operado y deben operar con consecuencias con pleno alcance judicial, se entendi贸 que solamente deb铆an provenir de un juez de la rep煤blica.

Ahora para impedir que sea sancionado este proyecto argumenta una posible vulneraci贸n de sus derechos fundamentales a la justicia que, ya la obtuvo, y en que se vulnera su derecho fundamental futuro de elegir y ser elegido que, desde luego se equivoca anticipando el futuro favor popular. Hoy, tiene con motivo de la 鈥渞evocada鈥 sanci贸n impuesta por el entonces procurador Alejandro Ordo帽ez, restablecido por completo sus derechos pol铆ticos.

La improcedente tutela que pueda discutirse si ha debido o no admitirse contempla en sus pretensiones el absurdo de que 鈥渟e ordene al Presidente de la Rep煤blica, Iv谩n Duque M谩rquez, abstenerse de sancionar el proyecto de Ley 423/21S, 595-2021C y en su lugar, presentar objeciones por inconstitucionalidad sobre el mismo al Congreso de la Rep煤blica, conforme lo aqu铆 argumentado y lo dispuesto en el art铆culo 199 de la Ley 5 de 1992鈥, eso si es por completo abusivo de dicho servidor; la tutela no est谩 concebida para impartir jam谩s esa clase de orden que afectan por completo la independencia de las ramas del poder p煤blico, pero la supina ignorancia del senador que sabe que igualmente, en el tr谩mite de esa ley, hay por derecho propio su control constitucional.

Los ciudadanos colombianos, al igual que los funcionarios judiciales del pa铆s estamos en la obligaci贸n moral de proteger esta, la joya de la corona de nuestra Constituci贸n: la acci贸n de tutela. No se debe permitir entonces que personas como el senador Petro, abusen de ella. La tutela fue un logro para todos, para nuestros derechos y respondi贸 a una necesidad sentida que debe respetarse.

La jurisprudencia de la Corte Constitucional, desde la creaci贸n de la Constituci贸n Pol铆tica de 1991, se ha dirigido a manifestar que la acci贸n de tutela encuentra unos l铆mites en su ejercicio. As铆, se ha encargado de delimitar los requisitos de procedibilidad, dentro de los que se encuentra el requisito de subsidiariedad. Este pretende que tan solo se acuda a este mecanismo cuando ya se han usado todas las dem谩s acciones que resulten id贸neas para la protecci贸n del derecho que se cree vulnerado.

Al nacer la tutela nadie anticip贸 o vaticin贸 que se convirtiera en la forma novedosa de buscar pronta y cumplida administraci贸n de justicia. La propia Corte Constitucional en el informe que entregara su Presidente por la actividad cumplida en el a帽o 2020 indic贸 que recibieron 248.246 tutelas para el tr谩mite eventual de revisi贸n. Acorde con el informe que se conoci贸 de la Defensor铆a del Pueblo en el a帽o de 2019 se interpusieron 620.257 acciones de tutela, de las cuales, por presuntas violaciones a un derecho fundamental, de petici贸n (244.553); a la salud (207.368); al debido proceso (76.447); al m铆nimo vital (39.284); a la ayuda humanitaria (23.154); a la seguridad social (21.887) y a la vida (15.325).

Asimismo, no se puede ignorar o desconocer que, en la pr谩ctica, tambi茅n se ha convertido en una instancia m谩s para controvertir actuaciones judiciales que contengan fallos adversos a las pretensiones de demandante o demandados, seg煤n el caso, o en otros para aprovecharse de ella para tratar de interferir con otras ramas del poder p煤blico y por esa v铆a excepcional incluso conseguir legislar.

Confiemos en que el fallo futuro de esta tutela, permita sentar clara posici贸n jur铆dica que este mecanismo no est谩 instituido para esa clase de controversias. Con esta tutela, el senador pretende distraer la justicia y hace perder valioso tiempo a los operadores judiciales en su atareada congesti贸n judicial en que se desenvuelven e igualmente que en el obligado balance con motivo de la conmemoraci贸n de los 30 a帽os de la Constituci贸n Pol铆tica, se hace improrrogable reglamentar el uso de la tutela contra fallos judiciales y limitarlo para impedir tantas otras actuaciones llenas de nimiedades en las que no est谩 en juego ni en riesgo derechos fundamentales.

* Bernardo Henao Jaramillo, Abogado y Presidente de la asociaci贸n 脷nete por Colombia.

========================================================

NOVEDAD LITERARIA

M脕S INFORMACI脫N EN:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *