Laboratorio de Wuhan estaba autorizado para destruir “archivos secretos”

Escribe: Eva Fu

El Instituto de Virología de Wuhan (WIV) tiene el derecho de hacer que un laboratorio asociado de EE. UU. borre todos los datos que surjan de su trabajo colaborativo, revela un documento legal.

Un memorando de entendimiento (MOU) de cooperación, firmado entre el laboratorio de Wuhan y el Laboratorio Nacional de Galveston en la Rama Médica de la Universidad de Texas, obliga a cada uno de los dos laboratorios a eliminar “archivos secretos” o materiales a pedido de la otra parte.

“La parte tiene derecho a pedirle a la otra que destruya y/o devuelva los archivos, materiales y equipos secretos sin ninguna copia de seguridad”, establece el memorando de entendimiento obtenido por U.S. Right to Know, un grupo de investigación sin fines de lucro centrado en la salud pública, a través de una solicitud de libertad de información.

El MOU se centró en promover la cooperación en investigación y capacitación entre los dos laboratorios. Se firmó en 2017 y permanece vigente hasta el mes de octubre. Pero los términos de confidencialidad seguirían siendo vinculantes incluso después de que expire la duración de cinco años del acuerdo, establece el acuerdo.

El documento continúa definiendo ampliamente qué materiales se tratarán como “confidenciales”, abriendo la puerta a que potencialmente todos los documentos y datos de cualquier colaboración estén sujetos a una solicitud de eliminación.

“Todos los documentos, detalles y materiales de cooperación e intercambio serán tratados como información confidencial por las partes”, establece el MOU.

El WIV ha estado en el centro de la controversia debido a la creciente especulación de que el virus que causa la Covid-19, que ahora ha matado a millones en todo el mundo, podría haberse filtrado de la instalación. El laboratorio ha negado estas acusaciones, pero Beijing ha bloqueado el acceso de los investigadores internacionales a los datos y registros de la instalación, lo que impide cualquier investigación significativa sobre la hipótesis.

El WIV y el Laboratorio Nacional de Galveston declararon formalmente su asociación el año siguiente para “agilizar futuras colaboraciones científicas y operativas sobre patógenos peligrosos”, según un anuncio conjunto en la revista Science.

Los expertos dijeron que los términos del MOU sobre la eliminación de datos eran alarmantes y pueden constituir una violación de la ley.

“La cláusula es francamente fulminante”, dijo a Right to Know, Reuben Guttman, socio de Guttman, Buschner & Brooks PLLC que se enfoca en garantizar la integridad de los programas gubernamentales. “Cada vez que veo una entidad pública, me preocuparía mucho destruir los registros”.

“No se puede simplemente decir, ‘bueno, los chinos pueden decirnos cuándo destruir un documento’. No funciona así”, agregó. “Tiene que haber todo un protocolo”.

Christopher Smith, portavoz de la Rama Médica de la Universidad de Texas (UTMB), le dijo a Right to Know que el laboratorio fue “construido por los Institutos Nacionales de Salud para ayudar a combatir las amenazas mundiales a la salud”.

“Como entidad financiada por el gobierno, la UTMB debe cumplir con las obligaciones de la ley de información pública aplicable, incluida la preservación de toda la documentación de su investigación y hallazgos”.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con la UTMB y el laboratorio

El Laboratorio Nacional de Galveston es uno de los dos laboratorios universitarios de bioseguridad de más alto nivel financiados con fondos federales en los Estados Unidos. Comenzó a colaborar con el WIV en 2013, una cooperación que implica capacitar a científicos del WIV y realizar programas de investigación conjuntos. El entonces director del laboratorio de Galveston, James Le Duc, quien se jubiló el año pasado, realizó varios viajes al WIV a lo largo de los años.

El laboratorio de Galveston también estuvo entre los primeros del mundo en recibir muestras de SARS-CoV-2 (el virus que causa el Covid-19) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., casi tres semanas después de que Le Duc instara a sus homólogos chinos a compartir el material.

Las revelaciones contenidas en el MOU de 2017 parecen contradecir las afirmaciones de los científicos del WIV de que nunca borrarían información de investigación crítica.

La viróloga china Shi Zhengli, quien dirige el Centro de Enfermedades Infecciosas Emergentes en el WIV, calificó las acusaciones de que su laboratorio eliminaría esos datos como “infundadas y espantosas”.

“Incluso si les diéramos todos los registros, todavía dirían que hemos ocultado algo o que hemos destruido la evidencia”, dijo en una entrevista en febrero con MIT Technology Review.

En septiembre de 2019, meses antes de que varios de sus investigadores supuestamente enfermaran con síntomas similares a los de la Covid, la instalación desconectó su principal base de datos de muestras de virus.

Los estándares de seguridad del laboratorio de Wuhan también han atraído el escrutinio desde que estalló la pandemia en la ciudad. Las imágenes de 2017 mostraron que algunos investigadores de la instalación estaban alimentando a un murciélago mientras usaban solo guantes quirúrgicos, y al menos un investigador usaba solo un par de anteojos normales y una mascarilla quirúrgica cuando recolectaba muestras de murciélagos.

En abril de 2020, el Departamento de Educación lanzó una investigación sobre los vínculos del Laboratorio Nacional de Galveston con el laboratorio de Wuhan. The Epoch Times se ha puesto en contacto con el departamento para solicitar comentarios.

Ese mismo mes, Le Duc le había pedido a Shi que revisara un borrador de informe que preparó para la universidad y el personal del Congreso que investigaba el tema.

“Revise cuidadosamente y haga los cambios que desee. Quiero que esto sea lo más preciso posible y ciertamente no quiero tergiversar ninguna de sus valiosas contribuciones”, escribió en un correo electrónico a Shi que obtuvo Right to Know. Shi un día antes se negó a hablar con Le Duc por teléfono “debido a la complicada situación”, pero insistió en que el virus “no tiene una fuga [sic] de nuestro laboratorio ni de ningún otro laboratorio”.

Smith, director de relaciones con los medios de la UTMB, le había dicho al grupo de investigación que “la información que el Doctor Le Duc quería que la Doctora Shi revisara era una descripción de su investigación sobre los coronavirus tal como él la entendía”.

No obstante, al comunicarse con otros, Le Duc reconoció que consideraba un accidente de laboratorio como una posible fuente de la pandemia.

“Ciertamente es posible que un accidente de laboratorio fuera la fuente de la epidemia y también estoy de acuerdo en que no podemos confiar en el gobierno chino”, escribió el 10 de abril de 2020, según otro correo electrónico obtenido por el grupo.

Fuente: The Epoch Times en español

================================================================

NOVEDAD LITERARIA:

Ya está disponible “EL IMPERIO DEL TERROR”, la obra que en 400 páginas revela el resultado de 40 años de investigación periodística en torno al proceder malsano de brujos, pastores, médicos, escuelas de modelaje y otras “profesiones”.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.