https://visiondeltolima.com

Limpiado por el capitalismo

Escribe: Donald J. Boudreaux* 

Es trágico que la demagogia alimentada por la desinformación lleve hoy a la gente a culpar al libre mercado de todos los problemas medioambientales.El capitalismo ha mejorado mucho el medio ambiente desde la era industrial.
(Flickr)

Hace poco hablé en Toronto a los estudiantes de un seminario de política pública patrocinado por el Instituto Fraser. El seminario comenzó con un repaso por parte de Laura Jones, del Instituto Fraser, de las muchas y sólidas razones por las que el alarmismo medioambiental es inadecuado. La señora Jones ofreció un excelente análisis y una gran cantidad de datos relevantes. Su argumento de que el medio ambiente no está al borde del desastre era irrefutable, o eso me pareció.

Tanto en el turno de preguntas como en las discusiones de grupo que siguieron, los estudiantes rebatieron enérgicamente los argumentos de Jones contra la regulación ambiental coercitiva.

Todos estos ataques surgieron de nociones erróneas sobre los hechos medioambientales o de una falta de perspectiva histórica. Mientras escuchaba a un estudiante tras otro lamentarse de la horrible suciedad de la sociedad industrial moderna, me acordé -como suele ocurrir- del difunto Julián Simon. Recordé una observación que hizo en la introducción de su enciclopédico libro de 1995, El estado de la humanidad: casi todos los contaminantes que han sido más peligrosos para la humanidad a lo largo de la historia se han eliminado totalmente o se han reducido drásticamente. He aquí las sabias palabras de Simon:

Al considerar el estado del medio ambiente, deberíamos pensar en primer lugar en los terribles contaminantes que fueron desterrados hace aproximadamente un siglo: el tifus que contaminaba ríos como el Hudson, la viruela que la humanidad persiguió hasta los confines de la tierra y casi erradicó, la disentería que angustiaba y mataba a personas en todo el mundo.

Efectivamente.

El hecho de que hoy en día la gente se retuerza las manos preocupada por problemas como el calentamiento global y la pérdida de especies es en sí mismo un maravilloso testimonio de la limpieza de la sociedad industrial. Las personas que mueren de viruela o disentería tienen preocupaciones mucho más acuciantes que lo que ocurre con la tendencia de la temperatura de la Tierra. Verdaderamente, hoy tenemos suerte de poder preocuparnos por las cosas que nos preocupan.

Nuestro pasado contaminado

Decidí incluir esta última frase en mi propia intervención de ese mismo día. Sabía que declarar que nuestro mundo moderno es mucho más limpio que el mundo preindustrial sería recibido con asombro, o incluso hostilidad, por los alumnos. Tal afirmación contradice todo lo que se les enseña. Así que me apresuré a reunir datos irrefutables que respaldaran mi afirmación. He aquí una lista parcial de las innumerables formas en que la sociedad moderna es incuestionablemente más limpia que la preindustrial.

– Como señalaba Simon, la viruela, la disentería y la malaria -en otro tiempo amenazas comunes para la humanidad- están hoy totalmente erradicadas en el mundo industrial. (Los antibióticos nos protegen regularmente de muchas infecciones que mataban a nuestros antepasados).

– Antes de la refrigeración, la gente corría enormes riesgos de ingerir bacterias mortales cada vez que comía carne o productos lácteos. La refrigeración ha reducido drásticamente la “contaminación bacteriana” que perseguía constantemente a nuestros antepasados anteriores al siglo XX.

– Nosotros llevamos ropa limpia; nuestros antepasados llevaban ropa sucia. Los humanos preindustriales no disponían de lavadoras, secadoras ni detergentes higiénicos. La ropa se llevaba día tras día sin lavar. Y cuando se lavaban, el detergente a menudo estaba hecho de orina.

– Hoy en día, nuestros cuerpos están mucho más limpios. El jabón sanitario es muy barato (por así decirlo), al igual que el agua limpia de los grifos domésticos. El resultado es que, a diferencia de nuestros antepasados, los modernos nos bañamos con frecuencia. No sólo el jabón era un lujo hasta hace pocas generaciones, sino que, como casi todos nuestros antepasados preindustriales no podían permitirse más que minúsculas casitas de campo, no había cuartos de baño (y, desde luego, tampoco agua corriente). Cuando se bañaban, lo hacían en arroyos, ríos o estanques cercanos, a menudo las mismas masas de agua que utilizaban los animales de granja. Olvidémonos del champú, las toallas limpias, la pasta de dientes, el enjuague bucal y el papel higiénico.

– Los interiores de nuestras casas son inmaculados en comparación con los míseros interiores de casi todas las viviendas preindustriales. Los suelos de estas viviendas solían estar sucios, lo que hacía que los animales de granja se sintieran como en casa cuando pasaban el invierno con los humanos. Por supuesto, no había cañerías interiores. Tampoco había desinfectantes domésticos, salvo la luz del sol. Por desgracia, como los cristales de las ventanas preindustriales eran demasiado caros para las familias corrientes -y como las mosquiteras son un invento de la era industrial-, la luz del sol y el aire fresco sólo podían entrar en estas cabañas dejando entrar también a los insectos. Además, por extraño que nos suene hoy en día, los tejados de estas viviendas estaban contaminados con todo tipo de cosas sucias o peligrosas. He aquí la descripción que hacen los historiadores Frances y Joseph Gies, en Life in a Medieval Village, de los tejados de las casas de campo preindustriales:

Los tejados se cubrían con paja, retama o brezo, o en los pantanos con cañas o juncos… Los tejados de paja tenían formidables inconvenientes: se pudrían por la alternancia de humedad y sequedad, y albergaban una colección de ratones, ratas, avispones, avispas, arañas y pájaros; y, sobre todo, se incendiaban. Sin embargo, incluso en Londres prevalecían.

El historiador francés Fernand Braudel describe una de sus consecuencias: “Pulgas, piojos y chinches conquistaron Londres tanto como París, los interiores ricos tanto como los pobres”.

– Nuestras calles están limpias. He aquí, de nuevo, a Braudel, comentando las calles parisinas de finales del siglo XVIII: “Y los orinales, como siempre, seguían vaciándose por las ventanas; las calles eran cloacas”. El alcantarillado moderno ha eliminado esta repugnante contaminación. Y ese mismo símbolo del capitalismo del siglo XX, el automóvil, ha limpiado aún más nuestras calles al librarnos de la presencia constante de estiércol de caballo y de los enjambres de moscas que atraía.

– Consideremos, por último, una batalla victoriosa muy reciente contra la contaminación: los retretes y urinarios con descarga automática. Hasta hace pocos años, todos los retretes y urinarios públicos tenían que descargarse manualmente. Hoy ya no. Como las cisternas automáticas sustituyen a las manuales, ya no tenemos que contaminarnos las manos tocando los sucios pomos de las cisternas.

Éstos son sólo algunos ejemplos de las innumerables maneras en que nuestra vida cotidiana está menos contaminada que la de nuestros antepasados. El peligro es que la gente -como los estudiantes que conocí en Toronto- cree erróneamente que el mundo es hoy más sucio y menos sano que en el pasado. Y culpan al capitalismo. Aunque siguen existiendo algunos problemas medioambientales, no son terribles, y no son ni de lejos tan grandes como los problemas de suciedad que acosaban regularmente a nuestros abuelos y bisabuelos.

Es trágico que la demagogia alimentada por la desinformación lleve hoy a la gente a culpar al libre mercado de todos los problemas medioambientales reales e imaginarios. De hecho, el libre mercado es el mayor limpiador y desinfectante del medio ambiente -el más exitoso luchador contra la contaminación- que el mundo haya conocido jamás.

Publicado originalmente el 1 de febrero de 2000 en la Fundación para la Educación Económica.

* Donald J. Boudreaux es miembro principal del Programa F.A. Hayek de Estudios Avanzados en Filosofía, Política y Economía en el Centro Mercatus de la Universidad George Mason.

La obra más controvertida en esta época de pánico social y económico por su contenido sobre lo que ha sido la mafia transnacional comunista/socialista a través de la historia…

Ver información para adquirirlo en

WWW.LITERATURAENLINEA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *