https://visiondeltolima.com

Los peligros de la devaluaci贸n monetaria

Escribe: Scott Beyer

En el pasado, Argentina ha intentado estimular su econom铆a mediante la devaluaci贸n de la moneda. En 2001, se produjo una corrida bancaria. (Archivo)

Argentina hoy sigue siendo uno de los m谩s ricos de Sudam茅rica. Pero hay cosas que puede hacer para evitar seguir el camino de Venezuela o Zimbabue. Tiene que dejar de imprimir dinero para financiar los servicios sociales y desregular las industrias b谩sicas, dejando que la gente consiga trabajo en el sector privado para mantenerse. Tiene que ignorar el populismo, abrazar el libre comercio y seguir una pol铆tica monetaria estable.

Camin茅 por el centro de Buenos Aires, y un cierto comportamiento domina las calles. Los empleados de las casas de cambio se paran fuera y gritan que buscan d贸lares estadounidenses, euros, yuanes鈥 cualquier cosa con tal de deshacerse de sus pesos argentinos. Preg煤nteles, y bromear谩n sobre la inutilidad del papel y lo que dice del sistema econ贸mico del pa铆s. 鈥淣ada funciona en Argentina鈥, explica un vendedor ambulante.

Este deseo de expurgar sus pesos es comprensible, porque Argentina sufre hiperinflaci贸n. En marzo, su tasa de inflaci贸n anual super贸 el 100%, la m谩s alta en 30 a帽os. Para adaptarse, los comerciantes suben constantemente los precios. Algunos gastan sus pesos en cuanto los consiguen por miedo a que su dinero pronto carezca de valor. Los argentinos m谩s ricos evitan su moneda y comercian en d贸lares estadounidenses.

Algunas de las causas de la inflaci贸n son las mismas que en el resto del mundo: Covid-19, problemas en la cadena de suministro y la guerra de Ucrania.

Pero los economistas dicen que es especialmente grave en Argentina porque el gobierno gasta mucho 鈥搈ucho m谩s de lo que ingresa鈥 en sanidad gratuita, universidad, energ铆a y transporte. Para financiar estos servicios, imprimen m谩s pesos.

No es un problema nuevo. En el pasado, Argentina ha intentado estimular su econom铆a mediante la devaluaci贸n de la moneda. En 2001, se produjo una corrida bancaria. El gobierno detuvo los retiros y redujo repentinamente los ahorros de todos. Esto provoc贸 malestar social.

Corren el riesgo de volver a hacerlo. El banco central vende d贸lares para comprar pesos que nadie quiere, para intentar apuntalar su moneda. Eso les cuesta 60 millones de d贸lares al d铆a. Podr铆an quedarse sin dinero y verse obligados a devaluarla de nuevo.

Esta mala praxis econ贸mica ha aumentado la pobreza al 37%, frente al 30% de 2016. El pa铆s ha tenido un crecimiento negativo del PIB 23 de los 煤ltimos 40 a帽os, incluso durante la Cpvid. Es evidente en el aspecto de Buenos Aires, que es una ciudad hermosa pero tiene muchos de los s铆mbolos de estancamiento que uno asocia con el Medio Oeste urbano de Estados Unidos.

Cuesta creer que Buenos Aires fuera anta帽o uno de los lugares m谩s ricos del planeta. Seg煤n un estudio de Maddison Historical Statistics, en 1895-1896, Argentina ten铆a el PIB per c谩pita m谩s alto del mundo. A principios del siglo XX, Argentina se enriqueci贸 con las exportaciones de ganado y cereales. La poblaci贸n creci贸 r谩pidamente. Inmigrantes de Europa, especialmente de Espa帽a e Italia, acudieron en masa a Buenos Aires en busca de oportunidades laborales, paz y libertad religiosa.

La ciudad tambi茅n se moderniz贸. Los ricos construyeron grandes mansiones, que hoy se utilizan como edificios gubernamentales y embajadas extranjeras. La ciudad construy贸 un sistema de metro. Cambiaron el dise帽o de sus calles para asemejarse al de Par铆s, construyendo amplias avenidas a lo largo de un trazado coordinado de manzanas. En 1930 se construy贸 la avenida m谩s ancha del mundo.

Argentina fue duramente golpeada por la Gran Depresi贸n. Los barrios marginales, o 鈥渧illas miserias鈥, surgieron alrededor de Buenos Aires. La inmigraci贸n procedente de Europa se detuvo. El gobierno democr谩ticamente elegido cay贸 en manos de un golpe militar.

El golpe fue un punto de inflexi贸n que condujo a d茅cadas de estancamiento. El nuevo gobierno populista era hostil al libre mercado. El tipo arancelario medio aument贸 del 16% al 28%. Crearon regulaciones para productos intensivos en recursos como la carne y los cereales. El gobierno manipul贸 la moneda para proteger a los industriales locales.

El r茅gimen militar termin贸 en 1983, pero Argentina sigue sufriendo econ贸micamente. La crisis monetaria, aunque especialmente grave ahora, es un problema terminal. La tasa de inflaci贸n era masiva a principios de los noventa, ha estado constantemente por encima del 10% desde 2006 y recientemente ha vuelto a virar hacia la hiperinflaci贸n.

A pesar de ello, el pa铆s sigue siendo uno de los m谩s ricos de Sudam茅rica. Pero hay cosas que puede hacer para evitar seguir el camino de Venezuela o Zimbabue. Tiene que dejar de imprimir dinero para financiar los servicios sociales y desregular las industrias b谩sicas, dejando que la gente consiga trabajo en el sector privado para mantenerse. Tiene que ignorar el populismo, abrazar el libre comercio y seguir una pol铆tica monetaria estable (o mejor a煤n, abrazar las finanzas descentralizadas como est谩 haciendo El Salvador).

Una nota final: mi parada despu茅s de Buenos Aires fue Montevideo. Al llevar mi fajo de pesos argentinos a las casas de cambio locales, no pude encontrar dependientes que me ofrecieran casi ning煤n peso uruguayo por 茅l. El mercado a pie de calle, habiendo reconocido las desastrosas pol铆ticas argentinas, era demasiado sabio como para respetar el tipo de cambio oficial.

* Scott Beyer es columnista de Catalyst y autor de la serie Market Urbanism Around the World de Catalyst. Es el propietario de Market Urbanism Report, una empresa de medios que promueve la pol铆tica de ciudades de libre mercado.

Este art铆culo fue publicado originalmente聽por Catalyst Independent聽y reproducido por聽Fundaci贸n Internacional Bases, Instituci贸n que piensa globalmente y act煤a localmente. Bases participa en las discusiones actuales m谩s trascendentes relacionadas con las libertades individuales y la econom铆a de mercado.

Una se帽al de alerta es la que nos ofrece el autor de la Novela 鈥淓L IMPERIO EL TERROR鈥 en 400 p谩ginas donde denuncia los trucos y enga帽os por parte de pastores, brujos, m茅dicos, escuelas de modelaje. Solic铆tela con precio especial a trav茅s de

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *