https://visiondeltolima.com

McCarthy amenaza con acusar de desacato al director del FBI

Escribe: Joseph Lord

El presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), dijo que está dispuesto a presentar cargos por desacato al Congreso contra Christopher Wray si el director del FBI incumple el plazo del 30 de mayo para entregar al Congreso un documento sobre un presunto plan delictivo en la que está implicado el presidente Joe Biden.

“Llamé personalmente al director Wray y le dije que tiene que enviar ese documento, hoy es la fecha límite”, dijo McCarthy durante una aparición el 30 de mayo en Fox News. “Permítanme decirle al director Christopher Wray aquí y ahora: Si incumple el plazo hoy, estoy dispuesto a presentar cargos de desacato en el Congreso contra él”.

En una carta del 3 de mayo, el presidente del Comité de Supervisión y Rendición de Cuentas de la Cámara de Representantes, James Comer (R-Ky.) y el senador Chuck Grassley (R-Iowa) revelaron que habían recibido “revelaciones no clasificadas altamente creíbles de denunciantes” según las cuales el FBI poseía un registro no clasificado que “describe una presunta trama delictiva en la que estaban implicados el entonces vicepresidente Joe Biden y un ciudadano extranjero en relación con el intercambio de dinero por decisiones políticas”.

Los detalles de estas acusaciones no están claros, ya que, a pesar de las reiteradas peticiones para que entregue el documento, el FBI se ha negado a compartirlo en varias ocasiones.

Falta de respeto al Congreso

McCarthy sugirió que la continua negativa del FBI a entregar el documento sugiere que la agencia parece considerarse por encima del Congreso.

“Comer citó el documento”, dijo McCarthy. “Tenemos jurisdicción sobre el FBI, que parece actuar como si no la tuviéramos”.

Repitió los comentarios anteriores de Comer, que dijo: “Ellos (el FBI) no respetan a nadie en el Congreso”.

“Tenemos jurisdicción sobre esto”, dijo McCarthy. “Puede enviarnos ese documento. Tenemos derecho a examinarlo, tanto los republicanos como los demócratas de esa comisión”.

“Si no cumple la ley, presentaremos cargos por desacato contra Christopher Wray y el FBI. No están por encima de la ley”.

Los demócratas han tachado la investigación de Comer –y otras investigaciones más amplias del Partido Republicano sobre el FBI y el Departamento de Justicia– de partidista.

La Casa Blanca calificó la investigación de Comer de “ataque infundado por motivos políticos”.

El representante Jamie Raskin (D-Md.) acusó a Comer de “reciclar afirmaciones sin fundamento”. Calificó la investigación de “maniobra partidista sin fundamento”.

Wray tiene previsto reunirse con el Comité de Supervisión el 31 de mayo, un día después de la fecha límite.

El FBI no quiso hacer comentarios sobre la próxima reunión o sobre el documento, pero dijo que se comprometía a colaborar con el Congreso.

“La misión del FBI es proteger al pueblo estadounidense. Divulgar información sobre fuentes confidenciales podría poner en peligro las investigaciones y poner vidas en peligro. El FBI sigue comprometido a cooperar con las peticiones de supervisión del Congreso sobre este asunto y otros, como siempre hemos hecho”, declaró un portavoz de la agencia a The Epoch Times.

Durante el Congreso anterior, los demócratas votaron a favor de detener a varios aliados del presidente Donald Trump, entre ellos figuras como los exasesores de la Casa Blanca Steve Bannon y Peter Navarro, así como el exjefe de gabinete Mark Meadows, entre otros, por no cooperar con la investigación del panel del 6 de enero sobre la violación del Capitolio.

Cada uno de ellos alegó que el privilegio ejecutivo los protegía de tener que testificar o entregar documentos, un argumento esgrimido por el equipo jurídico de Trump.

En aquel momento, aunque prometió no hacer “política” con tales procedimientos, McCarthy advirtió a los demócratas que estaban abriendo una caja de Pandora que no se volvería a cerrar fácilmente.

Mientras tanto, destacados republicanos, como el gobernador de Florida Ron DeSantis y la representante Marjorie Taylor Greene (R-Ga.), han pedido la destitución de Wray.

Si Wray no entrega el documento y McCarthy sigue adelante con las acusaciones de desacato al Congreso, corresponderá al fiscal general Merrick Garland decidir si inicia una investigación penal sobre el asunto.

Los negocios de los Biden

Los republicanos llevan mucho tiempo intentando saber más sobre posibles problemas éticos en los negocios de los Biden.

En enero de 2023, días después de que los republicanos retomaran el control de la Cámara, Comer envió una solicitud de información relacionada con las ventas de arte realizadas por Hunter Biden.

Apenas unas semanas antes de las elecciones de 2020, el New York Post publicó un reporte en el que se documentaban los hallazgos de la laptop de Hunter Biden, que al parecer había sido olvidado en un taller de reparación de computadoras.

Entre otros hallazgos, los correos electrónicos de la laptop revelaban que, cuando aún era vicepresidente, Joe Biden había sido presentado a un alto ejecutivo de la empresa energética ucraniana Burisma.

“Querido Hunter, gracias por invitarme a DC y darme la oportunidad de conocer a tu padre”, dice  un correo electrónico del 17 de abril de 2015 supuestamente enviado por Vadym Pozharskyi, ejecutivo de Burisma, a Hunter Biden.

En diciembre de 2015, Joe Biden admitió ante el Consejo de Relaciones Exteriores en 2018 que amenazó con retener una garantía de préstamo de 1000 millones de dólares a Ucrania si no se destituía de su cargo a un fiscal que investigaba a Burisma. Esta amenaza se produjo unos ocho meses después de que Pozharskyi presuntamente se reuniera con el mayor de los Biden.

“Los miré y les dije: Me voy dentro de seis horas. Si no despiden al fiscal, no recibirán el dinero”, dijo Biden sobre el asunto en 2018.

“Bueno, hijo de (improperio)”, continuó Biden. “Lo han despedido”.

De ser cierto, esto significaría que la afirmación tantas veces repetida de Biden de que no ha tenido ningún papel en los negocios de su hijo es falsa.

“No menciones la participación de Joe”

James Gilliar, uno de los socios comerciales de Hunter Biden, dijo presuntamente a su compañero Tony Bobulinski en un correo electrónico del 20 de mayo de 2017 que no mencionara que “Joe estaba implicado”.

“No menciones que Joe está implicado, sólo lo está cuando tú estás cara a cara, sé que tú lo sabes, pero están paranoicos”, dijo Gilliar a Bobulinski.

Bobulinski, que confirmó la autenticidad de los correos electrónicos en una declaración posterior, respondió entonces: “De acuerdo, deben estar paranoicos”.

Otro correo electrónico transmitido por Gilliar a Hunter Biden, Bobulinski y un cuarto socio el 13 de mayo de 2017, describía el desglose de las participaciones de cada socio en una empresa china denominada Sino-Hawk.

“Sino por la parte china, Hawk por el animal favorito del hermano de Hunter, Beau”, explicó Bobulinski más tarde.

Gilliar sugirió que cada uno de los socios principales recibiría el 20%. Otro participante, llamado “Jim” por Gilliar, y probablemente refiriéndose al hermano de Joe Biden, al parecer recibiría el 10 por ciento. Por último, el otro 10 por ciento sería “retenido por H para el hombre importante”.

El 22 de octubre de 2020, Bobulinski hizo una declaración pública confirmando que “el hombre importante” era efectivamente una referencia a Joe Biden.

El documento alegado por los denunciantes podría dar una base más sólida a las acusaciones sobre los negocios de Biden si se recupera.

T. de The Epoch Times en español

Ayúdanos a combatir la piratería comprando y apoyando directamente al autor…

Adquiera hoy mismo la Novela “El Imperio del terror” y el libro que ha causado controversia. “La gran farsa de la Izquierda”.

Solicite estas obras únicamente a través de la página

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *