https://visiondeltolima.com

Moisés Moreno, el cultivador de frailejones en Monguí

En 2020 Moisés comenzó a crear un vivero para frailejones con el objetivo de que los colombianos puedan adoptar uno y sembrarlo en el páramo de Ocetá. Foto: Diego Cuervo Escobar

En Monguí, Boyacá, hay un hombre que respira y vive por los frailejones. Su amor por estas plantas es entrañable y no concibe su existencia sin ellas. Se trata de Moisés Moreno, campesino de nacimiento, pero ambientalista de profesión empírica, que ha dedicado los últimos dos años de su vida a la conservación de esta importante especie que provee de agua a la humanidad desde los páramos.

Tal es su obsesión por el cuidado de estas plantas que decidió crear un vivero para frailejones. ¡Sí! Un vivero para los famosos ‘Ernesto Pérez’.

Una especie de huerta que sirve de cuna para que la planta florezca y, luego de un tiempo, pueda ser sembrada en cercanías al páramo de Ocetá, para muchos el más bonito de Colombia, a 4 mil metros de altura sobre el nivel del mar.

“En Suramérica llamamos a los páramos ‘los pulmones del mundo’, porque ellos limpian el aire y también producen el agua. Por eso la importancia de cuidarlos y preservarlos”, explica con elocuencia Moisés.

El vivero está ubicado en la vereda Pericos, a unas cuatro horas caminando del páramo. Su estructura es sencilla, natural, con tablas de madera. Pequeño, de 5×5 metros aproximadamente, pero en su interior yace la vida misma. Acostumbrados a ver los frailejones en su etapa adulta, allí es asombroso contemplarlos en su mínima expresión, cuando apenas sale una rama de su tallo.

“El que cultivamos aquí es el frailejón grandifloro, conocido también como frailejón amarillo, una de las especies más importantes de los páramos porque, al ser más peludita, produce más agua que las demás”, añade Moisés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *