Nada está perdido, defensa antifraude

Escribe: Pierre Onzaga Ramírez

Siempre en las naciones en problemas surgen líderes que le ponen el pecho a los problemas, siempre oiremos voces poderosas que nos convocan, siempre habrá esperanza donde haya una sola persona que aun crea; por eso hoy justamente decimos que “nada está perdido” hasta que decidamos que estamos vencidos, somos los colombianos un pueblo grande, un pueblo que ha sabido pasar por todas las más grandes batallas que cualquier pueblo haya podido enfrentar, y hemos salido de manera estoica de ellas, con la frente en alto, heridos tal vez pero con la mirada puesta en el horizonte, hoy justamente Dios le da a los líderes de Colombia la oportunidad de hacer la diferencia.

Hacer la diferencia no es cuestión solamente de estadistas o de líderes políticos o empresariales, es de usted y de mí, del ciudadano de a pie que puede tomar la decisión de participar de la real Democracia, de usar las herramientas que tenemos todos los colombianos a nuestra disposición para reclamar nuestros derechos, en el marco de este espantoso fraude electoral que presenciamos millones de colombianos con tristeza y desconsuelo.

Pero ya no es hora de las lágrimas; hoy justamente un grupo de colombianos han asumido el liderazgo por los que creen que no hay nada que hacer, y decidieron crear una gesta libertaria a la usanza de nuestros predecesores, en la cual somos nosotros los que damos el ejemplo de la responsabilidad; usaremos los mecanismos judiciales a nuestro alcance para demostrar el monumental fraude que vivimos, con pruebas contundentes, con fotos, videos, contrastes de información de los E14 y E24, para demostrarle a la rama judicial y al mundo que las elecciones en Colombia fueron manoseadas, para subvertir el resultado; nada raro viniendo de un subversivo y criminal de lesa humanidad como candidato.

Siempre se puede hacer algo, y esta vez nos correspondió a nosotros usar los mecanismos judiciales para exigir a los jueces que se haga valer mi voto y el tuyo, para exigir el derecho a elegir y ser elegido, para elegir el respeto de nuestras libertades vulneradas en las recientes elecciones de congreso y presidencia; seremos los ciudadanos y no los políticos que tristemente hoy nos dejaron solos, para irse con el de las bolsas. Tristeza que hasta el partido conservador presumido de derecha aterrice a raspar la olla del poder, pero nos evidencia que estamos solos…

¿Solos los 30 millones de colombianos que respetamos la Democracia?… ¿Solos los 30 millones de colombianos que respetamos la libre empresa?… ¿Solos los 30 millones de colombianos que actuamos en la legalidad?… ¿Solos los 30 millones de colombianos que declaramos por todos que nos robaron las elecciones y las vamos a rescatar de los responsables, y presionaremos para que paguen en la cárcel su delito contra todo el pueblo colombiano?…

Los petristas nos tratan de golpistas, de extremistas, pero queremos decirles hoy que lo único que estamos haciendo es usar las herramientas que la Constitución nos da para poder recuperar nuestros derechos, y mantener la Democracia colombiana hoy cooptada por el fraude, fraude del cual tenemos pruebas que cada ciudadano presentará, pruebas contundentes e irrefutables, que darán con grandes resultados para la patria.

Usted confíe, súmese, y trabaje para multiplicar con responsabilidad nuestra voz y sumarse a los millones que vamos a exigir el respeto a nuestros derechos, a nuestra Democracia y al Estado de Derecho; únase a los millones de colombianos que hoy buscan pruebas del fraude y las entregan, únase a causas como la “Defensa antifraude” que busca desenmascarar la cara de las elecciones fraudulentas de 2022. Aléjese del pesimismo; los colombianos somos un pueblo berraco, aguerrido y fuerte, que no se dejará robar su Democracia, y a menos que nos equivoquemos, aunque sean inequívocas las pruebas que se poseen, el fraude tendrá amplias consecuencias judiciales, sociales y políticas para los responsables.

Hoy justamente nace la posibilidad de que cada colombiano haga esa defensa antifraude que todos debemos hacer a diario, desde hoy y hasta siempre. Se preguntara usted, ¿Por qué yo?… Porque es nuestra (mía y suya) la responsabilidad lo que pase con nuestro país; es nuestra responsabilidad también lo que no hagamos por el país; muy al lugar recordar la frase: “los pueblos tienen a los gobernantes que merecen”, y déjeme decirle algo, Colombia no merece un criminal de lesa humanidad; ni uno más en cargos públicos o privados. Esos deben estar en las cárceles, no en la más alta dignidad.

Dicho esto solo me resta invitarlo a que tome su liderazgo y vaya a ejercer su derecho hoy mismo con los mecanismos jurídicos que garantizan la defensa de sus derechos, que piense en qué acciones puede emprender para respaldar a la institucionalidad, a la legalidad y a la Democracia colombiana, que sienta, piense y actúe, sobre Colombia; pero hágalo hoy mismo; sea usted ese líder de la defensa antifraude en Colombia e Hispanoamérica, porque aún hay esperanza, en adelante habrá esperanza, siempre existirán posibilidades y sino, las crearemos. Por eso hoy más que nunca decimos: Nada está perdido; soy defensa antifraude.

================================================================

NOTA DE LA DIRECCIÓN: Colombia debe enterarse lo que ha sido a través de la historia, la mafia transnacional comunista/socialista, una multiplicación de células terroristas y mafiosas que amenazan los pueblos del planeta, hasta apoderarse de ellos con sus dictaduras. Colombia hoy está amenazada por ésta mafia y sus cabecillas son: Gustavo Petro, “comandante Aureliano” y Juan Manuel “Chucky” Santos, entre otros. Valdría la pena leer el libro “La gran farsa de la izquierda” que le haré llegar COMPLETAMEENTE GRATIS a todo aquel que lo solicite al correo

literaturaenlinea1@hotmail.com

dejando obviamente su correo personal para hacérselo llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.