https://visiondeltolima.com

Petro imita a exguerrillero de Nicaragua agrediendo la prensa

Escribe: Arturo McFields Yescas*

El exguerrillero que gobierna Nicaragua comenz√≥ igualito que el presidente de Colombia, con discursos de odio y marchas prepago. En dicho pa√≠s, el Congreso aprob√≥ la ‚ÄúLey Mordaza‚ÄĚ para acabar con la prensa.

Los ataques constantes del presidente de Colombia a los medios de comunicación dieron fruto. Cuando un caudillo habla, sus seguidores escuchan. El mensaje de destrucción es gasolina sobre la llama.

‚ÄúPor favor, le pedimos ayuda a la Polic√≠a. Un grupo grande de ind√≠genas rompi√≥ vidrios en el edificio de Semana e ingres√≥ a la fuerza‚ÄĚ. Este fue el clamor de la periodista Vicky D√°vila, directora del prestigioso medio. Son√≥ en Colombia, pero retumb√≥ en Venezuela y Nicaragua. Es una historia triste que ya conocemos: Gustavo Petro es enemigo de la prensa libre.

Presidente le falla a la Constitución

El artículo 20 de la Constitución de Colombia garantiza la libertad de expresión y prohíbe taxativamente la censura. Pero Petro y sus flamígeros seguidores pisotean esos derechos atacando a la prensa.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos

Si el presidente Petro quiere que Colombia sea una potencia mundial de la vida, deber√≠a comenzar con lo b√°sico, el art√≠culo 19 de la Declaraci√≥n Universal de Derechos Humanos. ‚ÄúTodo individuo tiene derecho a la libertad de opini√≥n y de expresi√≥n‚ÄĚ.

En Nicaragua Ortega comenzó con los medios

Enviando gente muy humilde a realizar piquetes y ‚Äúrezos‚ÄĚ para exorcizar, seg√ļn √©l, a los periodistas cr√≠ticos, comenz√≥ Daniel Ortega los ataques a la democracia en Nicaragua. A√Īos m√°s tarde vinieron incendios, arrestos y confiscaciones brutales.

El terror como forma de gobierno

Las asonadas, los secuestros, los atentados y los ataques a la prensa libre tienen un solo objetivo: sembrar el miedo y con ello dar a luz a la autocensura. Nicaragua, Cuba y Venezuela son testigos de ello.

Criminalizar la libre expresión y la democracia

El guerrillero de Nicaragua usó el sicariato judicial y la Fiscalía para atacar y exiliar a la prensa libre. Afortunadamente, en Colombia todavía existe separación de poderes. Por ahora…

Los tiranos no se quitan la máscara el primer día

Daniel Ortega no comenzó encarcelando periodistas y sacerdotes. Fue un proceso paulatino y doloroso, normalizando sus crímenes y crueldades cotidianas.

Lo que paso en Semana este viernes 29 de eptiembre no es peccata minuta (faltas leves). No se puede normalizar. No se puede minimizar y ver como un plant√≥n espontaneo. No. Esto debe ser repudiado, investigado y sancionado con todo el peso de la ley.

Primero van por la prensa libre, luego los intelectuales, las oeneg√©s, los empresarios, sacerdotes y toda la sociedad civil. Insisto, es urgente activar una alerta temprana ante estas se√Īales que env√≠a Petro, el defensor de Fidel Castro. Su modelo es el mismo.

El exguerrillero que gobierna Nicaragua comenz√≥ igualito que el presidente de Colombia.  Con discursos de odio y marchas prepago. Con plantones en los medios y luego con incendios y muerte. Colombia se merece algo mejor. Mucho mejor.

* Arturo McFields Yescas es diplomático, periodista y ex miembro del Cuerpo de Paz de Noruega (FK). Fue embajador de Nicaragua ante la OEA.

Una se√Īal de alerta es la que nos ofrece el autor de la Novela ‚ÄúEL IMPERIO EL TERROR‚ÄĚ en 400 p√°ginas donde denuncia los trucos y enga√Īos por parte de pastores, brujos, m√©dicos, escuelas de modelaje. Solic√≠tela con precio especial a trav√©s de

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *