Petro revive la era de Pablo Escobar

Escribe: Luis Hernando Granada C.*

Nuestro pabellón nacional será izado este 7 de agosto a media asta ante la llegada del “maligno” a la Casa de Nariño.

Normalmente, cuando uno de nuestros “podríticos” hace campaña y termina finalmente siendo elegido a la Presidencia de la República, el pueblo alimenta sueños, ilusiones y esperanzas de cambio. No sucede lo mismo con la “elección” del “maligno”, un “hombre” con prontuario delictivo de más de 30 años; un “hombre” protagonista de la campaña más sucia de que se tenga conocimiento en la historia de Colombia; un “hombre” por el cual votaron más de dos millones de muertos y unos 700 jóvenes que no reclamaron su cédula de ciudadanía; un “hombre” apoyado por la delincuencia representada en los narcoterroristas de las farc, el eln, el clan del Golfo, las bacrím y una recua de jóvenes con una mentalidad débil y maleable como muchos universitarios y los vándalos de la “primera línea”.

Con la llegada del “maligno” al poder, la incertidumbre y el temor son grandes. Su geriátrico gabinete no permite pensar en nada bueno; impuestos, restricciones, amenazas, una reforma tributaria tan innecesaria como la reforma constitucional, expropiaciones disfrazadas de “democratización”, suspensión de la explotación petrolera, imposición de una nueva ideología académica en beneficio de la mafia transnacional comunista/socialista y otra serie de vejámenes y agresiones a la sociedad, es lo que se ve venir, incluyendo el regreso a la era de Pablo Escobar, uno de los mayores narcoterroristas de Colombia.

La promesa del “perdón social”, a través del cual miles de delincuente de alto poder quedarán en libertad, generó la persecución a la Policía y al Ejército.

Más de 36 policías asesinados dentro del llamado “plan pistola”, al mejor estilo de Pablo Escobar, no es más que una estrategia para “presionar” al nuevo “gobierno” que terminará, al igual que el camarada “Chucky Santos”, sentándose a mantees con los peores criminales, para concederles el perdón, más prebendas, garantías y más curules en el Congreso.

Es decir, la mafia transnacional comunista/socialista se toma el poder, tal como lo cité en mi libro “La gran farsa de la izquierda”. A través de la supuesta “entrega de tierras a los campesinos”, lo que va a suceder es que las tierras serán expropiadas y cultivadas con coca y marihuana, con más auge y más poder de crecimiento del que logró “Chucky Santos”. De hecho muchos sabemos que el narcotráfico es la principal fuente de ingresos de la izquierda, porque sirve para comprar votos, levantar de sus tumbas a los muertos para que voten, pagar traslados de indígenas desde sus tierras para armar el caos en las grandes ciudades, comprar armas para sus secuaces en el monte, pagar vándalos, influencers que utilizó en su campaña sucia a través de las redes sociales, y hasta para pagar la presencia de desocupados y “podríticos” internacionales de su misma línea comunista para que asistan a la función circense et., etc..

Mal contados –según información preliminar–, el “maligno” gastará más de 4.000 millones en los actos de posesión y otra suma no calculada por concepto del pago de 1.000 artistas contratados para que entretengan a los mamertos y vagos a los cuales les gusta todo gratis.

A lo anterior, es imposible calcular el valor de vuelos chárter, alojamiento, alimentación y atenciones a los invitados “especiales” provenientes de otros países a la función de circo de la “posesión”… ¿No se supone –según ellos–, que el país está quebrado?… ¿O es que la tal Reforma Tributaria es para cubrir estas aberraciones y para darle whisky y buenas viandas a los miembros del eln y el clan del Golfo que viajará a Cuba a recibir el “perdón social” por sus crímenes de lesa humanidad?

Vamos mal, muy mal. La campaña fue sucia y ahora las amenazas son grandes y basadas n promesas insólitas y absurdas… ¿Cuál es el cuento de la “educación gratuita” si eso ya está considerado en la “Prostitución” Nacional en el Artículo 67 que reza: “La educación será gratuita en las instituciones del Estado, sin perjuicio del cobro de derechos académicos a quienes puedan sufragarlos”… ¿Y cuál es el cuento de la Salud gratis, si también aparece en el Artículo 49 de la misma “Prostitución” Nacional y que reza: “La atención de la salud y el saneamiento ambiental son servicios públicos a cargo del Estado. Se garantiza a todas las personas el acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación de la salud”.

¿Será por eso que muchos afirman que el “maligno” es más falso que una moneda de cuero?… ¿Qué hay de cierto entre tanta mañana de mentiras y promesas falsas? Hay varios temas y podemos enumerar los más decisivos, los que podrían ser un hecho, lógicamente contra el querer popular: 

1.- Una Reforma Tributaria criminal e innecesaria porque Colombia tiene recursos para evitarla: Recuperar las caletas de sus socios de las farc, el eln, las bacrím y otros grupos irregulares… Poner en venta los bienes incautados a los narco terroristas y a los ladrones de cuello blanco que desangran el presupuesto nacional desde el Congreso, Ministerios y otros puestos… Aumentar el impuesto a las multinacionales que llegan a saquear los recursos naturales de nuestro país… Reducir el gasto público y dejar de pensar en más burocracias a través de la creación de dos ministerios más.

2.- Acabar con la Policía, el ESMAD, el Ejército, la Procuraduría y la Contraloría, entre otras entidades de vigilancia y control.

3.- Acabar con el Centro Democrático y su jefe Álvaro Uribe Vélez por venganza y por el peligro que para la delincuencia representa este Partido que fue el único que le hizo frente a las bandas criminales de las farc, el eln y todo tipo de delincuentes. Recordemos que el “senador” Gustavo Bobolívar, Iván Cepeda, Roy Barreras y otros delincuentes más, tienen sentenciado a Uribe.

He citado solo tres puntos o metas del “maligno” y su recua de criminales, pero veamos ahora qué debe hacer si de verdad quiere cumplir o realizar un cambio pero positivo para el país:

1.- A cambio de acabar con las EPS debe reformarlas y restructurarlas, sin copiar patrones o modelos tan obsoletos como el de Cuba, donde la salud supuestamente es gratis, pero es la más costosa del mundo.

2.- Reformar los TLC. Colombia no tiene, no debe, ni le conviene seguir importando lo que producimos en nuestro país para no seguir arruinando a los campesinos.

3.- Acabar con la JEP por su parcialidad y complicidad con los criminales. Jamás ha salido de la JEP un guerrillero o narcotraficante con una condena, mientras soldados y militares sí han ido a parar a una cárcel.

4.- De la cárcel, sin pagar su condena, no pueden salir delincuentes, mafiosos, asesinos, violadores, extorsionista ni nadie que le haya hecho daño a la sociedad. Concederles la libertad es fomentar la delincuencia.

5.- Tener en cuenta que una Reforma importante, justa y necesaria es la Reforma Laboral. No es junto que una persona que trabaje de sola sol, reciba por su esfuerzo el mínimo mientras los congresistas y otros funcionarios reciben sumas onerosas e injustificadas. A los parásitos de la sociedad hay que ponerlos a trabajar.

Tal vez es posible que haya más frentes que se deben modificar para poder hablar de un posible cambio, pero un cambio positivo, no de restricciones, no de persecución a la prensa, no de más atentados y asesinatos de policías ni militares.

El “maligno” debe buscar que Colombia recupere la confianza y olvidarse de entregarle el país a la mafia transnacional comunista/socialista.

* Luis Hernando Granada C., Periodista, Escritor, Publicista, Autor de la novela “El Imperio del terror” y el libro “La gran farsa de la izquierda”, Director de www.visiondeltolima.com y Gestor cultural del Tolima       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.