Petro y Francia: los nuevos supremacismos marxistas

Escribe: Ra煤l Tortolero*

Gustavo Petro y Francia M谩rquez violan el derecho humano a la libertad de expresi贸n, de prensa, de opini贸n, y si eso es en campa帽a, 驴qu茅 se podr铆a esperar de estos dos si llegaran a poder? 聽

El hecho es que Petro y M谩rquez, a todas luces hacen parte del supremacismo proletario y negro, expresiones del marxismo posmoderno que s贸lo dividen a la sociedad y la enfrentan en una lucha de pobres contra ricos, de negros contra blancos, de mineros contra eco-ambientalistas, entre otras cosas de una larga lista de polarizaciones que violan los derechos humanos y fomentan nuevas formas de discriminaci贸n, de diferenciaci贸n, de exclusi贸n social.

Los nuevos supremacismos socialistas del marxismo posmoderno son estrategias para dividir a la poblaci贸n, para polarizarla, y finalmente, para controlarla. Marx fue el padre del odio, el padre del resentimiento social, y jam谩s hizo un llamado a la unidad, a unificar a la sociedad en su conjunto, m谩s all谩 de las diferencias raciales, de clase social, de educaci贸n, de orientaci贸n sexual, de religi贸n.

Al contrario, Marx y sus planteamientos son todo lo contrario a los derechos humanos, que justo hablan de no discriminar a nadie por su raza, nacionalidad, nivel econ贸mico, ni por ning煤n otro motivo.

Marx es el violador n煤mero uno de los derechos humanos tal como fueron planteados desde la Declaraci贸n Universal de los Derechos Humanos de 1948 en la ONU. Es inadmisible que haya a煤n seguidores de este oscuro personaje cuyas ideas han causado cientos de millones de muertos en el mundo.

El marxismo fue uno de los grandes proyectos de la Modernidad, en tanto que pretendi贸 鈥揺n sus teor铆as鈥 llevar igualdad y justicia social a toda la humanidad. Sin embargo, el m茅todo que propuso para lograrlo 鈥搇a revoluci贸n armada鈥, se trataba de asesinar a los due帽os de los medios de producci贸n, para luego imponer una 鈥渄ictadura del proletariado鈥.

Emprender un movimiento armado para asesinar a los propietarios de las f谩bricas, de las industrias, es algo totalmente contrario al respecto a los derechos humanos, por lo que cualquier ideolog铆a posmoderna, inspirada en los postulados de Marx, merece ser reprobada de inmediato, puesto que parte de una propuesta criminal. Adem谩s, el fin 煤ltimo del marxismo, la 鈥渄ictadura del proletariado鈥, es tambi茅n a todas luces algo que entra en contradicci贸n con los derechos humanos, ya que en una dictadura comunista 鈥揷omo la del Partido Comunista de China (PCCh) 鈥 no hay ninguna noci贸n de respeto a los derechos humanos.

La 鈥渄ictadura del proletariado鈥 es muy claramente el supremacismo del proletariado, esto es, el supremacismo del 鈥減obre鈥, que descalifica, degrada y discrimina a todos los otros sectores sociales, las clases medias y las altas, s贸lo por no entrar entre los 鈥渆legidos鈥 de Marx, para encarnar una supuesta redenci贸n del pueblo.

En una dictadura de ese tipo no hay libertad de expresi贸n, libertad de tr谩nsito, libertad de reuni贸n, libertad de manifestaci贸n, ni prensa libre, ni elecciones democr谩ticas. Todo lo que hay es un partido 煤nico que toma todas las decisiones del Estado, que a su vez funciona como una religi贸n, que sustituye a Dios por el l铆der carism谩tico en turno. Eso fue el proyecto de Marx aplicado en China por Mao Tse Tung, cuya revoluci贸n cultural arroj贸 no menos de 15 millones de muertos. Nada que coincida con los derechos humanos en lo m谩s m铆nimo.

驴Los Castro en Cuba, Nicol谩s Maduro en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua s铆 respetan los derechos humanos? Para nada. Son unos violadores consuetudinarios de estos preceptos.

Y si bien los derechos humanos se oponen a discriminar a la gente por sus condiciones personales, religiosas, de origen racial o nacional, econ贸mica, sexual, y de cualquier otra clase, hoy los marxistas posmodernos justamente hacen lo contrario: exaltar las condiciones raciales, 茅tnicas, sexuales o econ贸micas, y adoptarlas como una bandera, explotarlas, para buscar 鈥渃ompensaciones鈥 por haber sido, supuestamente, 鈥渙primidos鈥 hist贸ricamente.

Por eso sus banderas son los pobres, los negros, las mujeres o los homosexuales, que tienen como com煤n denominador el haber sido supuestamente 鈥渞elegados鈥 durante d茅cadas, subyugados presuntamente por los ricos, los blancos, los hombres o los heterosexuales. Es el caso, por ejemplo, de quien fuera candidata de Joe Biden para ocupar un espacio en la Suprema Corte de los Estados Unidos: la se帽ora Ketanji Brown Jackson, quien no fue elegida tanto por su capacidad y experiencia, sino por ser 鈥渕ujer y negra鈥, como lo hab铆a prometido el mandatario estadounidense. Parad贸jico como absurdo que no haya podido definir siquiera qu茅 es una mujer, para no tener problemas con la demencia de la revoluci贸n woke. Biden no dijo que elegir铆a alguien con capacidad, con expertise, con ciencia para ese cargo, sino que su criterio se bas贸 en el g茅nero y en la raza. Muy en la t贸nica del marxismo posmoderno.

Pero cuando va por delante la raza y el g茅nero de la trayectoria, la ideolog铆a socialista ha ganado una batalla: se est谩 incurriendo en una 鈥渃ompensaci贸n鈥 para esa persona porque sus iguales habr铆an sido 鈥渁tacados鈥 en el pasado.

Estas compensaciones son en realidad privilegios, y generan nuevos problemas, porque las recompensas no se basan en m茅ritos, sino en factores por los que una persona no tiene que hacer nada: no se hace nada para ser negro, por ejemplo, as铆 se nace. La Teor铆a Cr铆tica de la Raza (CRT), una de las bases de la revoluci贸n woke, es una reingenier铆a social del supremacismo negro, con aliento marxista.

Y ahora vemos en Colombia de compa帽era de f贸rmula de Gustavo Petro a Francia M谩rquez, una mujer activista que trabaja para la raza negra y para causas ecol贸gicas. Sin duda, la apuesta del ex guerrillero del M19 al elegirla para la Vicepresidencia, es intentar ganar votos de mujeres y de negros, as铆 como de ambientalistas.

El hecho es que Petro y M谩rquez, a todas luces hacen parte del supremacismo proletario y negro, expresiones del marxismo posmoderno que s贸lo dividen a la sociedad y la enfrentan en una lucha de pobres contra ricos, de negros contra blancos, de mineros contra eco-ambientalistas, entre otras cosas de una larga lista de polarizaciones que violan los derechos humanos y fomentan nuevas formas de discriminaci贸n, de diferenciaci贸n, de exclusi贸n social.

A煤n peor, cuando Petro ha se帽alado como 鈥渘eo-nazis鈥 a periodistas cr铆ticos a sus ideas y propuestas, y Francia M谩rquez ha se帽alado a un investigador, ambos socialistas buscando regular el libre ejercicio de la prensa, algo que s贸lo podr铆a suceder en un r茅gimen que hubiera dejado de lado la democracia liberal.

Gustavo Petro y Francia M谩rquez violan el derecho humano a la libertad de expresi贸n, de prensa, de opini贸n, y si eso es en campa帽a, 驴qu茅 se podr铆a esperar de estos dos si llegaran a poder? Petro y M谩rquez son parte de los nuevos supremacismos marxistas, y lejanos al respeto a los derechos humanos para todos.

* Ra煤l Tortolero, Escritor, conferencista. Consultor pol铆tico. Doctorado en Derechos Humanos. Maestr铆a en Filosof铆a, Cultura y Religi贸n. Activista cat贸lico, Provida y Profamilia. Presidente de 鈥淣ueva Derecha Hispanoamericana鈥. Ex Secretario de Comunicaci贸n del Comit茅 Ejecutivo Nacional del PAN. Premio Nacional de Periodismo 2007, otorgado por la ONU en M茅xico. Analista Geopol铆tico. Su m谩s reciente libro: 鈥淟a Contrarrevoluci贸n Cultural frente al marxismo posmoderno鈥.

================================================================

MAS INFORMACION EN:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.