https://visiondeltolima.com

Por qué su estado de ánimo puede reforzar o debilitar su sistema inmunitario

Escribe: Robert Backer

Los pensamientos y sentimientos pueden potenciar el bienestar o mermar la salud

Hoy en día solemos pensar en la medicina de forma pasiva. Recibes un tratamiento —píldoras, inyecciones, procedimientos—, y te curas. No es necesaria ninguna inversión personal. Como en un túnel de lavado, uno se presenta, pasa por la cinta transportadora y sale reluciente y limpio.

Sin embargo, cada vez son más las investigaciones que indican que la mente desempeña un papel importante, aunque ignorado, y que los pensamientos y los sentimientos pueden potenciar el bienestar o mermar la salud incluso con los mejores tratamientos que ofrece la medicina moderna.

Incluso el positivismo ocasional aumenta la inmunidad. Su estado de ánimo puede influir en la frecuencia con la que enferma o en la eficacia de los tratamientos si cae enfermo.

Con la llegada de la temporada de gripe, muchos se plantean vacunarse. Sin embargo, es posible que la vacuna por sí sola no le proteja del todo de los mocos. Según un estudio reciente publicado en Clinical Infectious Diseases, las vacunas contra la gripe sólo son eficaces en un 48 por ciento de los casos. ¿A qué obedece el 52 por ciento restante?

La historia continúa debajo de la publicidad. Más allá de los tratamientos médicos, hay muchos factores que contribuyen a la inmunidad, como la edad, la genética, el sueño, la dieta, el ejercicio, la interacción social y el estado de ánimo. Este último factor no se valora lo suficiente cuando nos apresuramos a llevar una vida ajetreada.

Sin embargo, los estudios demuestran que el ceño fruncido obstaculiza el sistema inmunitario, mientras que la sonrisa lo estimula, lo que influye tanto en las defensas naturales como en la probabilidad de que la vacuna de la gripe sea útil. Esta dinámica mente-cuerpo se ha vuelto más urgente debido al aumento de las tasas de depresión en EE.UU.

Como una inyección de estimulante en sí mismo, los beneficios de un estado de ánimo positivo son muchos, según la Asociación Americana de Psicología.

Las investigaciones demuestran que las personas más felices suelen disfrutar de estas ventajas

— Respuesta inmunitaria más fuerte

— Menos enfermedades

— Disminución del dolor

— Mejores pronósticos

— Tasas de mortalidad más bajas

Ahora, quizá esté pensando: “Pero, últimamente no me siento muy positivo”.

¿La buena noticia?

Nunca es demasiado tarde para cambiar su actitud y, en consecuencia, sus perspectivas de salud. Incluso un breve subidón de felicidad —por ejemplo, al ver una comedia, escribir un diario positivo o una sesión de yoga— contribuye a mejorar los indicadores de salud. Entre ellos se incluyen una mejor actividad parasimpática del sistema nervioso central (“descansar y digerir”, frente a “luchar o huir”), niveles más bajos de cortisol (la “hormona del estrés”), un mayor recuento de células asesinas naturales (células inmunitarias), una menor inflamación y menos mucosidad, por nombrar algunos.

Cómo un estado de ánimo alegre suprime las amenazas inmunitarias

El estado de ánimo afecta superficialmente a la respuesta inmunitaria -a través de los hábitos de vida-, pero también “activando” o “desactivando” una serie de reacciones bioquímicas clave, según un conjunto de investigaciones.

Cada vez que sonríes, tu cerebro está trabajando, no solo para expresar tu felicidad, sino también para promover tu bienestar. Activa lo que se conoce como sistema opioide endógeno, el mecanismo intrínseco de nuestro cuerpo para crear y regular las sensaciones de placer y alivio del dolor. A diferencia de los opioides sintéticos, que pueden ser adictivos y peligrosos, estos compuestos naturales promueven la salud.

Cultivar estados de ánimo positivos ayuda al organismo a volver a un estado regenerativo que contrarresta las respuestas corrosivas del estrés. Los neurotransmisores del bienestar, como la dopamina y la serotonina, generan relajación al activar el nervio vago, que forma parte del sistema nervioso parasimpático. La relajación permite al cuerpo repararse, mientras que la estimulación crónica de “lucha o huida” provoca desgaste. Y lo que es más importante, relajarse también beneficia la salud cardiovascular, que afecta a la mayoría de las enfermedades.

El enemigo de tu enemigo (el estrés) es también tu amigo. Sentirse bien frena las hormonas relacionadas con el estrés, como el cortisol y las catecolaminas. En cargas elevadas, estos compuestos aumentan la inflamación y frenan la producción de células inmunitarias y anticuerpos.

Cinco formas de utilizar la positividad para reforzar la inmunidad

Aunque podrías tomar un paquete de recetas para combatir las infecciones, un estado de ánimo positivo podría ser el punto de partida más natural, ¡con pocos inconvenientes!

He aquí algunas formas de reforzar el sistema inmunitario con buen humor:

Dedique tiempo a la comedia

Dice el refrán que “la risa es la mejor medicina”. Dedicar tiempo a la comedia y el humor puede sorprenderle a la hora de revertir un día difícil y, al mismo tiempo, reforzar la inmunidad.

Cuando uno está deprimido, puede ser difícil salir de ello porque se siente incongruente. Los especiales de monólogos, las películas divertidas o aprender algunos chistes inyectan alegría absurdista. Busca el lado divertido de las cosas (incluso las situaciones más frustrantes pueden ser hilarantes si se ven desde el ángulo adecuado).

Pausa para saborear la alegría

Dedicar tiempo a apreciar intencionadamente los momentos positivos tiene la ventaja de aumentar su valor. Al saborear, las personas pueden potenciar las emociones positivas y prolongar los beneficios emocionales derivados de las experiencias positivas.

Desde saborear el gusto de una comida favorita hasta apreciar una hermosa puesta de sol, saborear ofrece una herramienta sencilla pero poderosa para cultivar una mentalidad más positiva y resistente.

Estar presente a través de la atención plena

La atención plena complementa el saboreo, ya que permite prestar atención sin prejuicios al momento presente en lugar de enredarse en remordimientos, preocupaciones u otros túneles negativos del pensamiento.

La atención plena fomenta una postura no reactiva y de aceptación de los pensamientos y sentimientos, lo que favorece una perspectiva más equilibrada. La práctica de la atención plena, como la meditación o el yoga, se ha asociado a una reducción de los síntomas de ansiedad y depresión, a un aumento de la sensación de calma, claridad y satisfacción, y a una mejora de la inmunidad.

Llevar un diario

Como seres humanos, el sentido de la integridad es importante. Llevar un diario aporta claridad al plasmar los pensamientos en papel.

Escribir un diario sobre la gratitud no solo es una forma estupenda de aumentar la conciencia de lo positivo, sino que también podemos centrarnos en lo que estamos haciendo bien en la vida. Al reflexionar sobre cómo estamos viviendo de acuerdo con nuestros valores, aumenta nuestra determinación para hacer más. Se ha comprobado que el sentido de autocongruencia que podemos obtener al llevar un diario es excelente para la salud. La alineación del comportamiento con los objetivos personales tiene importantes implicaciones fisiológicas, especialmente para la función inmunitaria.

Abrazar la conciencia

Décadas de investigación han demostrado que la reducción de los estados de ánimo excesivamente negativos es más eficaz cuando se combina con el cultivo de la conciencia: la tendencia a la diligencia, la organización y la orientación al detalle.  De hecho, muchos de nosotros podemos confundir las reacciones negativas al estrés con “tomarse las cosas en serio”, cuando en realidad pueden ser mudas en comparación con el simple hecho de hacer las cosas.

Varias herramientas podrían ayudar a fomentar la vida concienzuda. Por un lado, vale la pena dedicar tiempo a planificar nuestras actividades y reflexionar sobre la consecución de nuestros objetivos. Ayudas como listas de control, post-its o aplicaciones de seguimiento del tiempo como Toggl pueden ayudarnos a organizarnos mejor. Planificar el tiempo con antelación -utilizando una aplicación como Google Calendar o una agenda para planificar cómo pasaremos las horas de los días venideros- también facilita una mejor conciencia del tiempo. Incluso puedes programar un tiempo cada semana para reflexionar y hacer tu próximo horario.

A veces la vida se complica. Cuando eso ocurre, puedes recurrir a lo que la psicología clínica denomina “tarjetas de afrontamiento”, que incluyen afirmaciones del tipo si-entonces (“Si ocurre X, entonces haré Y”). De este modo, planificamos de antemano la mejor manera de afrontar los retos si no tenemos mucho tacto en el momento.

En la intrincada danza entre la mente y el cuerpo, la positividad es un paso que todos podemos dominar. Así que muévete y verás cómo tu salud te sigue.

T. de The Epoch Times en español.

NOVEDAD LITERARIA:

Ya está disponible “EL IMPERIO DEL TERROR”, la obra que en 400 páginas revela el resultado de 40 años de investigación periodística en torno al proceder malsano de brujos, pastores, médicos, escuelas de modelaje y otras “profesiones”.

WWW.LITERATURAENLINEA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *