https://visiondeltolima.com

Primeros 100 días de destrucción masiva

Escribe: Luis Hernando Granada C.*.-

Alguien con mucha certeza dijo que el “maligno” era algo peor que una pandemia, de esas que llega y deja a su paso cualquier cantidad de muertos y de seres en la miseria absoluta. Y tenía razón.

Valdría la pena analizar algunas promesas de campaña, unas pocas, las más relevantes:

1.- Dijo que jamás estaría de acuerdo con las protestas o marchas contra un gobierno y menos por una como la Tributaria. Sin embargo, organizó a todos sus malandros, los patrocinó y financió para realizar cualquier cantidad de paros y marchas por la Reforma Tributaria de Duque, que solo era de 15 billones. Las consecuencias ya las conocemos: daños por varios millones de ´pesos, alimentos perdidos, vehículos de carga y casi quemados, policías incinerados vivos y otros vejámenes más. De hecho la carestía que enfrenta ahora el país, obedece a la pandemia china y a las marchas del “maligno”.

2.- Prometió que eliminaría el 4X1000 y todo l que hizo fue un vulgar remiendo. Este gravamen es uno de los más injustos que pagamos los colombianos.

3.- Dijo que no gobernaría con los mismos de siempre, pero su geriátrico gabinete ministerial está plagado de corruptos, cada uno de ellos con una especialidad distinta y no propiamente en el área concedida.

4.- En su campaña y antes de ella, pedía marchar por el alza en el combustible y fue lo primero que hizo. Se sabe que si la gasolina sube todo se dispara.

5.- Prometió igualmente que eliminaría los peajes, pero estos han venido aumentando, mientras las vías cada día están más deterioradas.

6.- “Que las tierras sean para los campesinos”, se jactaba de decir, pero los campesinos jamás tendrán acceso a las tierras a no ser que se convierten en trabajadores de una de ellas. Probado está que muchos terrenos están en poder de los mal llamados “desmovilizados” los cuales las recibieron para arrendarlas a terceros o venderlas sin titulación porque el Incoder en su momento no les tituló nada.

7.- “Los morosos del Icetex pueden estar tranquilos porque en mi gobierno condonaré las deudas”, pero ya más de un “mamerto” está arrepentido de haber mordido el anzuelo del “maligno”. Es más, lo de “educación gratuita” solo fue un caramelo para captar votos porque cuando algunos jóvenes quisieron recientemente matricularse, encontraron un alza en el precio de las matrículas y desde luego del semesstre.

8.- Pero también dijo el “maligno” –porque habla demasiado–,  que sería implacable con las guerrillas y el narco terrorismo, pero acaba de nombrar a los criminales más renombrados de las farc, eln, M-19 como voceros y representantes de su “gobierno” frente a los diálogos con estos criminales y en el marco de lo que ha llamado “la paz total”, algo imposible en un narco estado como el que quería y está implementando.

Ya en mi libro “La gran farsa de la izquierda”, –mucho antes de que pusiera a votar a más de dos millones de muertos y a unos 700 jóvenes indocumentados, que le sirvieron para llegar al poder–, que el eln, aparte del indulto total para sus crímenes de lesa humanidad, le exigiría al gobierno 25 curules, mientras el clan del golfo se conformaría solo con 13 curules. Y todo se está dando; todo lo tenía planeado. Son sus amigos, sus cómplices, el brazo armado de la izquierda.

Por eso lo dije y lo escribí: “El Pacto histórico está conformado por un grupo de malandros que llevarían a Colombia al caos total”.

Los siguientes son algunos apartes del Editorial en ese momento, dos meses antes de que el “maligno” hubiera podido comprar la presidencia: “Gustavo Petro es un delincuente que empezó su carrera a los 17 años, en su pueblo, asaltando pequeños negocios y camiones.

Y luego siguió delinquiendo y no ha dejado de hacerlo, desde el Congreso de la República en calidad de senador, y ahora como presidente. El número de delitos, incluyendo extorsión, violaciones, adoctrinamiento y reclutamiento de menores, asonadas, organización de marchas y paros para afectar el país, quema del Palacio de Justicia, asalto y retención de rehenes en la Embajada de la República Dominicana y otros vejámenes más que muchos incluso no conocen como las cárceles del pueblo, donde los secuestrados murieron de hambre y humillados recibiendo en el socavón donde los recluyeron, las heces del entonces flamante candidato y  ahora presidente”.

Lo dije en otra nota y lo repito hoy: “Prefiero una cachetada y no un tiro por la espalda o la pérdida de la libertad como consecuencia de una dictadura del psicópata”.

No soy ni uribista, ni duquista, ni rodolfista; simplemente soy un ciudadano que prefiero y amo la libertad, esa libertad que me ha permitido vivir como he querido. Estudié por mi cuenta, trabajo por mi cuenta, me alimento como quiero y no puedo aceptar lo que vi en Cuba en 1972, un pueblo sometido a trabajar para el régimen y a sostenerse con un miserable bono para reclamar los alimentos que ellos quieren –básicamente avena y cebada para 15 días–. Tampoco me gustaría verme y ver otras personas como se ve en Venezuela donde sus habitantes buscan un mendrugo de pan o las sobras de comida en las canecas de la basura.

“Petro es una amenaza para Colombia”. Hoy ya estamos viviendo los efectos de esa amenaza. El psicópata le está entregando nuestro país, con riquezas y todo, a la mafia transnacional comunista/socialista.

Prometió el “cambio”, pero los que conocemos su prontuario delictivo sabíamos que no era un “cambio” positivo.

Personalmente sabía, que el pueblo jamás encontraría la redención, la tranquilidad, la libertad y el progreso, porque de un delincuente que pronuncia textualmente el mismo libreto de Fidel Castro, de Hugo Chávez o de Maduro, no se puede esperar nada positivo.

Muchos votos fueron el producto del engaño y el fanatismo que le inoculó a los de mente débil y frágil y en las cuales el populismo y las promesas engañosas causó su efecto.

Recordemos en qué condiciones dejó a Bogotá… ¿Qué tanto cumplió Petro como alcalde de la capital?… A duras penas un 7% y lo demás quedó en veremos.

El “maligno” es un experto en mentir; es su pasatiempo preferido y lo usa para destruir… Nació en Ciénaga de Oro, Córdoba, en 1960, pero sus padres se fueron a vivir a Zipaquirá, pueblo que él convirtió en el feudo del M-19, un grupo criminal. Su vida ha sido de ocio, de vida fácil, de parásito y eso lo llevó a vincularse a la guerrilla. Además, que el rechazo sufrido en su infancia y juventud lo llevaron a rechazar y odiar a la sociedad. Como dicen popularmente, el “maligno” no quiere ni a su propia madre. Ese resentimiento, ese odio a la sociedad, lo aprovecharon los reclutadores de la organización terrorista, que ya le habían puesto el ojo por sus capacidades criminales. Un año después de haber entrado a la guerrilla, en 1978, fue encargado de guardar algunas de las armas que el M-19 había robado del Cantón Norte en Bogotá. Y como no lo descubrieron, empezó a creerse el Robin Hood en Zipaquirá y, en medio de las drogas y el desenfreno sexual, el “maligno” empezó a desinhibirse y dio sus primeros pasos como travesti. Vestido como mujer, precisamente, sería atrapado por el ejército unos años más tarde. Entretanto, el “maligno” seguía alternando sus clases en la Universidad Externado con el entrenamiento en armas muy cerca de su casa en Zipaquirá, junto a otros muchachos reclutados por los bandidos.

En 1981 inicia su carrera política, pero no por méritos. Los terroristas le financiaron su elección como Personero de Zipaquirá y luego como Concejal, en 1984, siempre comprando votos y destruyendo todo a su paso con tal de lograr sus criminales y mezquinos propósitos. Como estudiante en la Universidad Externado de Bogotá, fue apoyado por criminales y decide hacer pública su militancia terrorista aprovechando que Belisario Betancur había indultado a varios criminales de las guerrillas e iniciaba un proceso de diálogos de paz con ellos. Secretamente, el M-19, financiado por Pablo Escobar, estaba planeando tomarse el poder mediante el asalto al Palacio de Justicia, con el apoyo de los sandinistas, la ayuda de Francia, Austria y Suecia para que abrieran sus puertas a los criminales en caso de que algo fallara en la toma al Palacio y, por supuesto, de facilitar el flujo de armas para el asalto, procedentes de Nicaragua, El Salvador, Venezuela y la Libia de Gadafi.

El 20 de junio de 1985 el M-19 decide romper la tregua con el gobierno de Betancur, porque ya estaba bien armado y el “maligno” creía que podía tomarse el poder. Calculen cuánto tiempo lleva el psicópata soñando con sentarse en la silla presidencial para imponernos una dictadura.

Su temor por el fracaso en la toma, lo llevó a esconderse en una casa de Zipaquirá llena de armas en donde fue capturado en una de sus reuniones pervertidas, vestido de mujer, con peluca, maquillado como vagabunda, y hasta con pistolita en sus ligueros de mujer. Era un cuadro realmente surrealista.

Al caer el “maligno” preso, quedó inhabilitado para ejercer cargos públicos, pero vale la pena destacar que el “maligno” fue capturado por un delito que violaba el Decreto 1038/84 por el asesinato de Lara Bonilla.

Sin embargo, como profesional de la mentira, el “maligno” siempre ha dicho que fue capturado por una contravención y no por un delito, razón por la cual sí podía ser congresista y posteriormente alcalde de Bogotá.

Pero las supuestas contravenciones están muy bien definidas en el Decreto 1058/84: Andar encapuchado, con gasolina a la mano, permanganato de potasio, precursores químicos, etc., cosas que estaban a cargo de inspectores de policía y alcaldes.

La Justicia Penal Militar –algo muy distinto a la JEP, bodrio creado por los comunistas para perdonar delincuentes–, lo condena a 18 meses de cárcel. El día de la condena del “maligno”, sucede lo del Palacio de Justicia. Ese 6 de noviembre de 1985 el “maligno”, en su delirio, cree lo que ha dicho Pizarro, que “la toma del poder está cerca”, y trata de organizar una insurrección carcelaria, pero al que actúa mal todo le sale mal. Los nefastos resultados del Palacio de Justicia ya el país los conoce. Varios de los terroristas salen del país y Everth Bustamante, un asesino de lo peor de ese grupo, les consigue asilo en varios países.

El “maligno” termina su sentencia y sale libre por pena cumplida y, flojo y cobarde como todos los bandidos, lleva sus credenciales ante las autoridades judiciales para acogerse a la Ley de Indulto de 1989 (Ley 77/89 Decreto 206/90) para hacerse acreedor a los multimillonarios auxilios que el gobierno empieza a proveerles.

Obviamente los hechos del Palacio de Justicia, todos estos bandidos los han negado. Así que el Decreto 206 del 90 salva a los terroristas de su justo castigo. Alguien cercano al M-19 convence al entonces Senador Álvaro Uribe Vélez de ser ponente del indulto total. Y el Senador cae redondo en la trampa, alimentando a los buitres que de ahí en adelante solo han intentado asesinarlo o encarcelarlo.

Se suponía que el “maligno” no podría ser elegido congresista ni a cargo alguno de elección popular, pero el Consejo Nacional Electoral se hizo el de la vista gorda. En septiembre de 2010 el Tribunal Superior de Bogotá reafirmó que los delitos como el secuestro, que son de lesa humanidad, no pueden ser indultados. Pero el “maligno”, Everth, Otty, Navarro y los otros siguen por ahí, como si nada, a pesar de haber cometido delitos de lesa humanidad. Es decir, el “maligno” es un criminal con suerte.

En 1992, ya gozando del botín de sus delitos, el “maligno” y los otros bandidos del M-19, incluido Everth, ayudan a Hugo Chávez y el resto de militares golpistas y posibilitan el traslado de estos hacia Ecuador y Perú, donde son asilados. En 1994, Chávez y los otros insurrectos son indultados por el presidente venezolano Rafael Caldera y nace la estrecha amistad con el tirano venezolano que luego, financiaría las campañas políticas del Polo Democrático, creado por el M-19.

Como bandido en la clandestinidad, el “maligno” administró algunas de las “cárceles del pueblo”, lugares infames donde tenían a los secuestrados. Se acusa al “maligno” de haber participado en la violación de una de las secuestradas, y cuyo dinero pagado por su rescate pasó a sus cuentas personales, a las de Navarro y a las de Otty Patiño.

Una fuente de inteligencia nos relató que el “maligno”, personalmente, haciendo gala del sadismo que lo caracteriza, quemó vivos a varios policías que secuestraron en el Cauca. Los mismos acusadores de la violación de una secuestrada, dicen que el “maligno”, Everth Bustamante, los hermanos Antonio y Jaime Navarro Wolf, Ramiro y Carlos Alonso Lucio, y otros, fueron los inauguradores de una base del Cartel de Medellín en Cuba, como mandaderos de Pablo Escobar Gaviria.

En este relato, se debe considerar que el M-19, –tal como lo hicieron recientemente las farc–, no se desmovilizó jamás. Y por supuesto el “maligno” tampoco. Quedó un comando clandestino dedicado a conseguir dinero para las campañas políticas de Navarro, de Vera y del mismo “maligno”, como lo declara un bandido que confiesa esto. Y en las operaciones de ese comando se violaron muchos derechos humanos. (por ejemplo: los derechos humanos de los banqueros que se secuestraron en Panamá para apropiarse por las malas de los dineros consignados en cuentas bancarias y de claves cifradas no reveladas por los comandantes del M-19 fallecidos). La Dirección del M-19 denominó a ese comando Asterix, el responsable en la legalidad era el “maligno” y es la razón por la cual el “maligno” pasa de ser un anodino militante del M-19 a representarlo en la vida legal y esos recursos recuperados o conseguidos en otras acciones se conocieron en la intimidad de los ex comandantes como “Petro dólares”.

Hay que mencionar que el “maligno”  como terrorista, se inventa la calumnia de que fue torturado cuando lo capturaron en 1985, y que el torturador personal fue el entonces Teniente Coronel Alfonso Plazas Vega, entre el 4 y el 8 de octubre de 1985. El “maligno”  recordó exactamente el bigote de Plazas, su uniforme, las condecoraciones. Recordó bajo juramento cómo Plazas Vega ordenó cada una de sus torturas. Pero este malévolo y demente criminal y asesino no pudo imaginar que Plazas Vega, a menos de un mes antes del asalto al Palacio de Justicia, pudiera estar de vacaciones en España, como lo demostró ampliamente el Coronel con las documentaciones del caso. El “maligno” no tuvo más remedio que ofrecer disculpas públicas a Plazas Vega en un programa de radio.

El M-19, durante el falso “proceso de desmovilización” en el gobierno Gaviria, dejaron muy clara su intención de engañar al pueblo colombiano con el artilugio de la paz, como una combinación de sus formas de lucha, pero no podemos olvidar que en esta ocasión en reunión celebrada el 24 y 25 de septiembre de 1989, en Santo Domingo, Cauca, a la que llamaron: “Conferencia nacional del M-19”, y que tenía como propósito la preparación para la X Conferencia nacional guerrillera, asistieron Carlos Pizarro, Antonio Navarro, René Guarín, el “maligno”, Marco Antonio Chalitas, Everth Bustamante García, Libardo Parra Vargas, José Otty Patiño Hormaza, Jesús Arjad Artunduaga, Germán Rojas Niño, Fabio Alejando Mariño Vargas, Tatiana Rincón Covelli, Vera Grabe, Gerardo Ardila Serrano, Jorge Navarro Wolf, Glicerio Perdomo Vélez, René Ramos Suárez, Alberto Cancelado Borda, Isaías Tristancho Gómez, Martha Botero, Adriana Velásquez (hermana del Coronel Alfonso Velásquez, verdugo del ejército), Jaime Arias, Marco Aurelio Álvarez, Ricardo Arévalo, Bernardo Chinchilla, junto a delegados del Barrio Bolívar 83 de Zipaquirá “casas de paz” y delegados de las Universidades Nacional, Distrital, Pedagógica y Javeriana.

En todos estos actos delictivos ha tenido total participación el bandido indultado. El secuestrador, el violador, el asesino, el homicida, el terrorista indultado que fue congresista y alcalde de Bogotá, que impulsó la candidatura de Antanas Mockus a la Alcaldía, que apoyó a tantos criminales. Ese es Petro, el mismo “maligno”, el ladrón, el encubridor de los Nule, el alcahuete de sus parientes destructores del medio ambiente, urbanizadores piratas. Ese es Petro, el “maligno” el travesti, el hampón que indultaron para que terminara robando a Bogotá, sumiéndola en el atraso infernal, la delincuencia y la podredumbre que él aprendió de la mano de sus tutores y maestros en el hampa, Everth Bustamante y Carlos Pizarro.

Por todo lo anterior, no solo en mis notas Editoriales sino en mi libro “La gran farsa de la izquierda”, sostuve que la elección de un presidente debía ser inteligente y responsable ¿Valdría la pena votar por un nefasto personaje que no tiene hoja de vida sino un prontuario delictivo? Claro que no; el “maligno”  ha sido un violador de los Derechos Humanos y por ende de la Ley. Inició su campaña con anticipación, violando de esta forma la Ley, con irrespeto además a sus contendores, a través de una campaña asquerosa y ruin. Además, hubiera podido tenerse en cuenta que si no le cumplió a la capital de la República, menos podría administrar todo un país, el cual dejó Juan Manuel Santos –el camarada Santiago o Chucky Santos–, en quiebra?

Y me apoyo en esta nota en el concepto del sociólogo Efraín Sánchez, el 19 de octubre de 2015, al hacer el balance de la mal llamada “Bogotá Humana”, quien entre varios puntos dijo:

“Entre las metas y promesas con alto riesgo de incumplimiento, las más notorias se refieren a movilidad, educación, salud y vivienda”.

Ese es el peligro; para ganar adeptos, aparte de comprar votos, el “maligno”  recurrió a ilusionar a los vagos, a los ingenuos, a los parásitos de la sociedad, a los que todo lo quieren gratis.

Las promesas del “maligno”, dentro de lo que él y sus secuaces han llamado “cambio”, son irrealizables y las que se puedan llevar a cabo resultarían peligrosas para un país: El tren volador, la no explotación y exportación de petróleo, la educación gratis, la no expropiación ahora disfrazada de “democratización”, el reparto igualitario de tierras, son, entre otras cosas, falsas promesas imposibles de cumplir. Otro ejemplo: En medio de sus sucias estrategias, las propuestas económicas aparecen atractivas, pero bien analizadas son irrealizables, como apropiarse del Banco de la República, apoderarse de los fondos privados de pensiones y acabar con la extracción del petróleo. Sostiene el “maligno”  que “el carbón, el petróleo y la cocaína producen violencia”. Es cierto, pero a él, la coca le produce dividendos porque, aunque lo niegue, hay nexos e intereses con el narcotráfico. De hecho, muchos sostienen que, al tener a las farc, al eln, al clan del golfo y a las bacrím y otros clanes como sus aliados, no es difícil suponer que esto le genere dividendos.

Algo grave y absurdo vimos en la campaña del “maligno”, su beligerancia y sus ataques sin límites a los opositores. Su discurso es de odio y polarización, y para lograrlo cuenta con nefastos personajes, delincuentes y reconocidos estrategas y violadores de la ley.

Por eso el futuro de Colombia es incierto. Ya estamos cayendo a un abismo profundo. El “maligno”  no tiene el más mínimo interés de gobernar y menos de favorecer al pueblo. El “maligno”  tiene un compromiso con el Foro de Sao Paulo, la China comunista, Rusia y en general con la mafia transnacional comunista/socialista. Y lo anterior es tan cierto e innegable, que los que respaldan al “maligno” tienen nexos con el comunismo: las farc, el eln, el clan del golfo, las centrales obreras, fecode –federación comunista depredadora–, conformada por un grupo de profesores que a cambio de enseñar, porque les quedó grande la virtualidad, se dedicaron a adoctrinar cínica y abiertamente a los jóvenes estudiantes, a las bacrím, a los vándalos de la primera línea, a los familiares y amigos de los reclusos que sueñan con la efectividad del “perdón social”, y por último los  ingenuos, “mamertos” y parásitos que sueñan con vivir “sabroso” porque el “maligno”  les ha prometido de todo, aunque de momento estos jóvenes “mamertos” solo han recibido marihuana y algunos pesos por participar en sus destructivas marchas y paros.

VIDEOS RECOMENDADOS:

¿Quién es Petro? Un criminal indultado

https://www.facebook.com/752247534/videos/10158219918482535/

Las falsas promesas de Petro

https://www.facebook.com/dumaraldemar.rinconvelandia/videos/1432982090494592/

Luis Hernando Granada C., Periodista, Publicista, Gestor Cultural del Tolima,
Director de www.visiondeltolima.com y www.literaturaenlinea.com,
autor de la Novela “El Imperio del terror” y el Libro “La gran farsa de la izquierda”

Ftes: pizzingafun.com, PanAm post y el libro “La gran farsa de la izquierda”.

=================================================

NOVEDAD LITERARIA

La obra más controvertida en ésta época de pánico social y económico por su contenido sobre lo que ha sido la mafia transnacional comunista/socialista a través de la historia… Ver información para adquirirlo en

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *