https://visiondeltolima.com

Salimos de Guatemala y caímos… en las garras del maligno

Escribe: Luis Hernando Granada C.*

Así como muchos sin masticar se comieron el cuento de la paz del camarada “Chucky Santos”, así mismo los mamertos e ingenuos se comieron el cuento del “cambio” del “maligno”. Lo que nadie sabía –porque nunca lo dijo–, es que el tal “cambio” hasta ahora ha sido nocivo porque el “maligno” es un narco terrorista curtido, y todo lo tenía planeado tal como lo ha estado imponiendo.

Las nuevas fuerzas militares

Más de 60 generales en las distintas fuerzas fueron removidos y dados de baja y las nuevas fuerzas armadas están quedando conformadas por sicarios, mercenarios y delincuentes con prontuario criminal; y no se nos haga raro, que los soldados y policías de verdad, sean remplazados por guerrilleros de las farc, el eln y el clan del golfo que no tienen la más mínima vocación de velar por la seguridad de los colombianos.

Entre los “cambios” de las fuerzas armadas está la “reducción” de su capacidad de defenderse y la orden para proteger a los delincuentes. Lo dijo claro: “La policía no está para perseguir jovencitos en los parques”. Es decir, que el micro tráfico que se mueve principalmente en los parques y en los alrededores de las escuelas, colegios y universidades, tendrán más libertad en su accionar criminal.

Y es que el “perdón social” da para todo. Ahora si un maleante le roba el celular, éste se devolverá “voluntariamente” y no solo le devolverá el celular sino que le pagará seis meses de la cuenta o plan. Para cumplir con el “pacto” el asaltado tendrá que darle al delincuente su nombre completo, su dirección domiciliaria, el número de la cuenta bancaria para que le consigne mes a mes lo pactado, y al final, víctima y victimario terminarán siendo grandes amigos dentro de lo llamado “perdón social”. ¿Habían escuchado algo más cínico, atrevido y mediocre por parte de un ministro?

Aprobado el reclutamiento de menores

Sí, no se extrañen; todos lo escuchamos: “Quedan prohibidos los bombardeos a los campamentos de los narcotraficantes para proteger la vida de los menores”. Suena loable y hasta humanitario, pero eso quiere decir, que los narcotraficantes no serán molestados por las “nuevas fuerzas del orden”. Y ahora lo que sigue es que estos productores de cocaína, van a montar jardines infantiles en sus campamentos para no ser atacados. Conclusión: Queda aprobado el reclutamiento de menores. Y no se les haga raro, que ya teniendo libertad y aprobación oficial para reclutar menores, ahora estos delincuentes se comprometan a “no violar, no maltratar, no someter a vejámenes a las víctimas”.

Otro gran negocio aprobado

Lo dijo el “maligno” en Catatumbo: “Vamos a promover y a realizar la Primera Gran Asamblea de Cocaleros”… Como siempre, nunca ha dicho cómo lo haría, pero de acuerdo a lo que ha venido imponiendo, no es difícil pensar que el “maligno” apoyará a los cultivadores de coca, les suministrará insumos agrícolas y les concederá hasta incentivos y asesoría técnica.

Vamos mal, muy mal; salimos de Guatemala y caímos en Guatepeor… El despilfarro económico en más burocracia, con el montaje de dos ministerios más, el cambio de uniformes del ESMAD y las fuerzas armadas, obviamente obligan a más gravámenes. De hecho, no le han aprobado la Reforma Tributaria que se presentó al Congreso y ya el “maligno” está hablando de reformas tributarias cada año de su “gobierno”. Este nuevo y criminal anuncio ya lo hizo el viernes pasado 26 de agosto el nuevo ministro de hacienda. No le aceptaron a Duque una reforma de 21 billones y ahora nos impone una de más de 50 billones con muchas arandelas y gravámenes camuflados como el aumento en el cobro de peajes a los motociclistas.

Las importaciones irracionales

Según los entendidos en el área, Colombia tiene una reserva de gas garantizada hasta el 2030, pero el “maligno” quiere hacer “negocios” con el dictador Maduro, obviamente para favorecer a uno de sus secuaces y perjudicar al pueblo colombiano, porque según los mismos entendidos, el gas venezolano llegaría tres veces más costoso que el colombiano. Una familia de clase media, que viene pagando entre $30.000 y $50.000 terminaría pagando, por el gas venezolano, un promedio entre $125.000 y $150.000 mensuales.

A propósito de importaciones el “maligno” no ha hablado ni ha propuesto nada sobre los TLC que se deben reformar porque como están pactados, los campesinos, industriales y fabricantes siguen hacia la quiebra porque Colombia no tiene por qué importar lo que producimos en el país. A cambio de ir reformando lo que debe, se ha dedicado por ejemplo a criticar los precios delas casa de providencia. El “maligno” de ingeniería no sabe nada y aun así quiere desconocer que reconstruir en Providencia fue un verdadero complique porque los raizales exigieron que sus casa conservaran lo tradicional para ellos. Pero aparte de ellos, el “maligno” debería tener en cuenta, que si un apartamento de 50 metros cuadrados en una ciudad intermedia donde los materiales están a la mano, vale $150.000.000 obviamente reconstruir o construir una casa en Providencia, con zapatas especiales, con normativas que garanticen que no serán destruidas por otro huracán, vale mucho más, sin olvidarnos que muchos materiales fueron importados y hubo que contratarse contenedores para hacer llegar los materiales por barco desde Cartagena hasta la isla.

El absurdo capricho de prohibir el extractivismo

El extractivismo consiste en la explotación de grandes volúmenes de recursos naturales, que se exportan como material tangible que se puede comercializar, comprar o vender para generan dividendos, pero eso parece que no lo sabe ni el “maligno” ni sus flamantes asesores.

En términos populares, extractivismo es “extraer”, es decir que ahora el campesino no podrá “extraer” la papa, la yuca o cualquier otro tipo de tubérculo, ni minerales. Sin embargo los dictadores comunistas/socialistas terminan entregando sus recursos a otros países tal como hizo Chile que le entregó a la China comunista el 70% de la explotación de cobre hasta el año 2030. O sea, se prohíbe para unos y se acepta y se capitaliza para otros.

El poder del “No”

Queda claro que los psicópatas alimentan su ego a través de las prohibiciones y que todo lo aceptable es lo malo: abortar “legalmente”, es decir, con licencia para matar; cultivar sin limitaciones la coca porque eso aumenta sus riquezas; prohibir y reducir la policía y el ejército para que la delincuencia tenga vía libre; fomentar el micro tráfico porque la policía no se puede ahora meter con estos “pobres” muchachos viciosos, etc., etc., etc.

Lo dicho, vamos mal, muy mal. Los “cambios” del “maligno” son malos, y no cabe duda, salimos de Guatemala y caímos en Guatepeor.

Los colombianos, de un u otra forma tenemos que reaccionar y frenar al “maligno”, un psicópata que se impuso a sangre y fuego, apoyado por las mafias del narcotráfico y el comunismo/socialista.

* Luis Hernando Grana C. Periodistas, publicista, Director de www.visiondeltolima.com autor de la Novela “El Imperio del terror” y el libro “La gran farsa de la izquierda” y Gestor Cultural del Tolima

Salimos de Guatemala y caímos… en las garras del maligno

Escribe: Luis Hernando Granada C.*

Así como muchos sin masticar se comieron el cuento de la paz del camarada “Chucky Santos”, así mismo los mamertos e ingenuos se comieron el cuento del “cambio” del “maligno”. Lo que nadie sabía –porque nunca lo dijo–, es que el tal “cambio” hasta ahora ha sido nocivo porque el “maligno” es un narco terrorista curtido, y todo lo tenía planeado tal como lo ha estado imponiendo.

Las nuevas fuerzas militares

Más de 60 generales en las distintas fuerzas fueron removidos y dados de baja y las nuevas fuerzas armadas están quedando conformadas por sicarios, mercenarios y delincuentes con prontuario criminal; y no se nos haga raro, que los soldados y policías de verdad, sean remplazados por guerrilleros de las farc, el eln y el clan del golfo que no tienen la más mínima vocación de velar por la seguridad de los colombianos.

Entre los “cambios” de las fuerzas armadas está la “reducción” de su capacidad de defenderse y la orden para proteger a los delincuentes. Lo dijo claro: “La policía no está para perseguir jovencitos en los parques”. Es decir, que el micro tráfico que se mueve principalmente en los parques y en los alrededores de las escuelas, colegios y universidades, tendrán más libertad en su accionar criminal.

Y es que el “perdón social” da para todo. Ahora si un maleante le roba el celular, éste se devolverá “voluntariamente” y no solo le devolverá el celular sino que le pagará seis meses de la cuenta o plan. Para cumplir con el “pacto” el asaltado tendrá que darle al delincuente su nombre completo, su dirección domiciliaria, el número de la cuenta bancaria para que le consigne mes a mes lo pactado, y al final, víctima y victimario terminarán siendo grandes amigos dentro de lo llamado “perdón social”. ¿Habían escuchado algo más cínico, atrevido y mediocre por parte de un ministro?

Aprobado el reclutamiento de menores

Sí, no se extrañen; todos lo escuchamos: “Quedan prohibidos los bombardeos a los campamentos de los narcotraficantes para proteger la vida de los menores”. Suena loable y hasta humanitario, pero eso quiere decir, que los narcotraficantes no serán molestados por las “nuevas fuerzas del orden”. Y ahora lo que sigue es que estos productores de cocaína, van a montar jardines infantiles en sus campamentos para no ser atacados. Conclusión: Queda aprobado el reclutamiento de menores. Y no se les haga raro, que ya teniendo libertad y aprobación oficial para reclutar menores, ahora estos delincuentes se comprometan a “no violar, no maltratar, no someter a vejámenes a las víctimas”.

Otro gran negocio aprobado

Lo dijo el “maligno” en Catatumbo: “Vamos a promover y a realizar la Primera Gran Asamblea de Cocaleros”… Como siempre, nunca ha dicho cómo lo haría, pero de acuerdo a lo que ha venido imponiendo, no es difícil pensar que el “maligno” apoyará a los cultivadores de coca, les suministrará insumos agrícolas y les concederá hasta incentivos y asesoría técnica.

Vamos mal, muy mal; salimos de Guatemala y caímos en Guatepeor… El despilfarro económico en más burocracia, con el montaje de dos ministerios más, el cambio de uniformes del ESMAD y las fuerzas armadas, obviamente obligan a más gravámenes. De hecho, no le han aprobado la Reforma Tributaria que se presentó al Congreso y ya el “maligno” está hablando de reformas tributarias cada año de su “gobierno”. Este nuevo y criminal anuncio ya lo hizo el viernes pasado 26 de agosto el nuevo ministro de hacienda. No le aceptaron a Duque una reforma de 21 billones y ahora nos impone una de más de 50 billones con muchas arandelas y gravámenes camuflados como el aumento en el cobro de peajes a los motociclistas.

Las importaciones irracionales

Según los entendidos en el área, Colombia tiene una reserva de gas garantizada hasta el 2030, pero el “maligno” quiere hacer “negocios” con el dictador Maduro, obviamente para favorecer a uno de sus secuaces y perjudicar al pueblo colombiano, porque según los mismos entendidos, el gas venezolano llegaría tres veces más costoso que el colombiano. Una familia de clase media, que viene pagando entre $30.000 y $50.000 terminaría pagando, por el gas venezolano, un promedio entre $125.000 y $150.000 mensuales.

A propósito de importaciones el “maligno” no ha hablado ni ha propuesto nada sobre los TLC que se deben reformar porque como están pactados, los campesinos, industriales y fabricantes siguen hacia la quiebra porque Colombia no tiene por qué importar lo que producimos en el país. A cambio de ir reformando lo que debe, se ha dedicado por ejemplo a criticar los precios delas casa de providencia. El “maligno” de ingeniería no sabe nada y aun así quiere desconocer que reconstruir en Providencia fue un verdadero complique porque los raizales exigieron que sus casa conservaran lo tradicional para ellos. Pero aparte de ellos, el “maligno” debería tener en cuenta, que si un apartamento de 50 metros cuadrados en una ciudad intermedia donde los materiales están a la mano, vale $150.000.000 obviamente reconstruir o construir una casa en Providencia, con zapatas especiales, con normativas que garanticen que no serán destruidas por otro huracán, vale mucho más, sin olvidarnos que muchos materiales fueron importados y hubo que contratarse contenedores para hacer llegar los materiales por barco desde Cartagena hasta la isla.

El absurdo capricho de prohibir el extractivismo

El extractivismo consiste en la explotación de grandes volúmenes de recursos naturales, que se exportan como material tangible que se puede comercializar, comprar o vender para generan dividendos, pero eso parece que no lo sabe ni el “maligno” ni sus flamantes asesores.

En términos populares, extractivismo es “extraer”, es decir que ahora el campesino no podrá “extraer” la papa, la yuca o cualquier otro tipo de tubérculo, ni minerales. Sin embargo los dictadores comunistas/socialistas terminan entregando sus recursos a otros países tal como hizo Chile que le entregó a la China comunista el 70% de la explotación de cobre hasta el año 2030. O sea, se prohíbe para unos y se acepta y se capitaliza para otros.

El poder del “No”

Queda claro que los psicópatas alimentan su ego a través de las prohibiciones y que todo lo aceptable es lo malo: abortar “legalmente”, es decir, con licencia para matar; cultivar sin limitaciones la coca porque eso aumenta sus riquezas; prohibir y reducir la policía y el ejército para que la delincuencia tenga vía libre; fomentar el micro tráfico porque la policía no se puede ahora meter con estos “pobres” muchachos viciosos, etc., etc., etc.

Lo dicho, vamos mal, muy mal. Los “cambios” del “maligno” son malos, y no cabe duda, salimos de Guatemala y caímos en Guatepeor.

Los colombianos, de un u otra forma tenemos que reaccionar y frenar al “maligno”, un psicópata que se impuso a sangre y fuego, apoyado por las mafias del narcotráfico y el comunismo/socialista.

* Luis Hernando Grana C. Periodistas, publicista, Director de www.visiondeltolima.com autor de la Novela “El Imperio del terror” y el libro “La gran farsa de la izquierda” y Gestor Cultural del Tolima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *