Sexo cuatro veces por semana

Escribe: Luis Beltrán Guerra*

Jennifer López ha exigido en “el acuerdo prematrimonial” con Ben Affleck, la obligación de tener relaciones sexuales “al menos cuatro veces por semana”.

El agotamiento tanto de la estrella, como del actor ha de tomarse en cuenta. Pues 4 veces de lunes a domingo es bastante.

El escritor Milan Kundera en La insoportable levedad del ser escribió que “la coquetería” femenina es una invitación al “sexo”, pero sin garantía. No se imaginó “el checo” que los intereses que alimentan a ambos sustantivos abandonarían el mundo íntimo donde merodean, convirtiéndose en “derecho y deber”.

La evidencia es la del periodista Mario Anzuoni (El País) de que la cantante Jennifer López ha exigido en “el acuerdo prematrimonial” con Ben Affleck, la obligación de tener relaciones sexuales “al menos cuatro veces por semana”. Agrega que quienes se casan en enésimas nupcias saben que todo, mejor si está atado, incluso sí puede ser pautado. No quiere “la diva” que la pasión se extinga, por lo que más piel, más ilusión, más larga vida a la pareja. ¿Menos infidelidades? Pudiera afirmarse, pues, que “la coquetería y el sexo” de Kundera se salieron del closet, reconociéndoles como verdaderos derechos subjetivos.

La Ley regula los intereses y actividades a nivel social, permitiéndolos, limitándolos o prohibiéndolos, tanto, en lo que respecta a los individuos, como a las entidades por ellos organizadas. Por tanto, el carácter imperativo de la norma tiene como principal destinatario a la persona, aisladamente o en concurso con terceros. Fuente de la distinción entre personas naturales y corporaciones. En ese régimen convive el poder de decisión de los cónyuges en lo atinente a la celebración y extinción del matrimonio.

Los acuerdos prematrimoniales, también, llamados “capitulaciones”, no son extraños, más bien comunes. La Ley no se opone a ellos. Pero, casi en su totalidad referidos al patrimonio de los contrayentes, bien porque la mujer sea propietaria de bienes y juegue al “por si acaso” ante el probable “tremendismo” del marido, y viceversa.

El de “la estrella del Bronx” es más bien novedoso, pero no por ello deja de ser un contrato sometido a las pautas que garantizan la integridad del consentimiento. La “licitud de la causa” de la convención encuentra respuesta en la profesora de la Universidad de Zaragoza, Silvia Gaspar Lera, para quien no es erróneo que “en las capitulaciones se admitan estipulaciones que acuerden los otorgantes por razón de su matrimonio”. Advierte, sin embargo, que no pueden eliminar derechos y deberes esenciales de la unión, entre ellos, la permisión a marido y mujer a relaciones sexuales con otras personas, violatorios a la fidelidad. No es este el caso del acuerdo prenupcial de “El País”, pues, López y Affleck al ponderar que los infieles abundan no desean que así se les tipifique. Además, el agotamiento tanto de la estrella, como del actor ha de tomarse en cuenta, porque cuatro veces de lunes a domingo es bastante.

Es sabido que el mundo de Hollywood está lleno de particularidades, razón para estimar que el acuerdo Jennifer/Ben es, sin duda alguna, suigéneris, por lo que la pareja no está exenta de que en estrados un juez tímido sentencie que la transgresión a â€œThe clause 4 times a week as a mínimum” sea una cuestión de índole estrictamente personal y por tanto a resolver por los propios cónyuges. Por supuesto, no es de extrañar que el magistrado sea egoísta y proponga a su esposa incorporar en sus capitulaciones la referida previsión. Y para su sorpresa ella lo acepta argumentando la tendencia de hacer valer “la libertad”, como valor superior del ordenamiento jurídico, en el matrimonio. Y agrega, se acabó la época patriarcal cuando aquellas de alto rango decían a sus maridos que dejaran embarazadas a las esclavas y criadas y luego reclamar a los hijos como propios. El juez se percata que su mujer lee la novela “El cuento de la criada”, de Margaret Atwood. Y calla para sorpresa de su amada.

La heroína del Bronx, además, de un determinante role como artista, ha hecho un importante aporte a “la progresiva ampliación de la autonomía de la voluntad en el derecho de familia, la cual se ha venido materializando mediante disposiciones legales que refuerzan el poder de los contrayentes, tanto en lo relativo a los efectos derivados de la suscripción, como de la extinción del vínculo. Con razón se titula los derechos al sexo y la reproducción”.  La fidelidad matrimonial racionalmente inserta, en principio, en The clause 4 times a week as a mínimum, obvia, además, la prostitución y es un freno a la industria del sexo, la cual según datos de la ONU mueve alrededor de US$108.000 millones anuales. Es el segundo negocio que más dinero produce en la entera humanidad.

Los contrayentes López y Affleck, dada la particularidad de The clause 4 times a week as a mínimum, consultan previamente, con cierto temor, el acuerdo prematrimonial, con “la Jefa de la Notaria” ante la cual otorgarían “el documento”, no saliendo del asombro cuando la última les regala el libro del Doctor Adrian Sapetti, “Derecho al goce”, una guía que abarca los grandes temas de la sexualidad femenina, tratados con claridad y seriedad, acompañados de ejercicios prácticos para que el sexo sea un camino hacia el bienestar.

En una de las lecciones relativa a derechos y obligaciones, el profesor Rosario Nicolo, de la Universita di Roma, incluye “I diritti personali di godimento”, pero con referencia únicamente al arrendatario. No incluye al sexo, hoy calificado como universal. Era otra época diría el académico.

A los lectores sus propias interpretaciones con respecto a “El derecho al sexo o el sexo como derecho”.

* Luis Beltrán Guerra, Doctor en Derecho (Harvard University) – Profesor de Derecho Administrativo Fundador (Partner) Luis Beltrán Guerra G. Asociados

===============================================================

Ayúdanos a combatir la piratería comprando y apoyando directamente al autor…

www.literaturaenlinea.com

Al adquirir la Novela “El Imperio del terror” puede solicitar completamente gratis el nuevo libro “La gran farsa de la Izquierda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.