Si no hay inundaci贸n del Nilo, matar al fara贸n

Escribe: Jos茅 Azel

Si el Nilo no se inundaba, era racional matar al fara贸n. (Foto: Twitter)

Como votantes, elegimos pol铆ticos que comparten nuestros prejuicios econ贸micos y esto resulta, evidentemente, en malas pol铆ticas econ贸micas.

La inundaci贸n anual del Nilo, resultado de enormes precipitaciones en las monta帽as et铆opes, ha sido un ciclo natural cr铆tico en Egipto desde tiempos remotos. Las inundaciones eran vistas como visita anual de los dioses y responsabilidad del fara贸n.

Entonces, si no hab铆a inundaciones, era racional matar al fara贸n. Actualmente pensamos lo mismo con relaci贸n a nuestros funcionarios electos, particularmente el Presidente.

El economista Bryan Caplan explora este t贸pico en su libro El mito del votante racional (subtitulado 驴Por qu茅 las democracias escogen pol铆ticas malas?).

El profesor Caplan sostiene que los votantes son irracionales cuando se trata de pol铆ticas econ贸micas, y a menudo apoyan, bajo falsas creencias, pol铆ticas autocomplacientes, tales como proteccionismo o salario m铆nimo, que son demostrablemente da帽inas a la mayor铆a de las personas.

Caplan presenta su trabajo con un delicioso fragmento atribuido a Adlai Stevenson: Haciendo campa帽a en Illinois un simpatizante le dijo 鈥淕obernador: todos los que piensan est谩n con usted鈥. A lo que el ocurrente Stevenson respondi贸: 鈥淣o es suficiente. Necesito una mayor铆a鈥.

Las personas pensantes pueden ser minor铆a, pero parece que la democracia puede funcionar relativamente bien, incluso con votantes ignorantes a gran escala, debido al llamado 鈥淢ilagro del Conjunto鈥.

En Estados Unidos casi la mitad de los americanos no saben que cada Estado tiene dos senadores, y tres cuartos no conoce la extensi贸n de sus mandatos. M谩s de la mitad no pueden mencionar a su congresista, y el 40% no puede nombrar a sus senadores. As铆, aunque la democracia da igual voz al informado y al no tan bien informado, el informado termina determinando la pol铆tica debido al Milagro del Conjunto.

El Milagro del Conjunto trabaja m谩s o menos as铆: en un electorado con 100% de votantes bien informados, la mayor铆a gana. Ahora, imagine un electorado donde el 99% de los votantes no est谩 tan bien informado y votar谩 aleatoriamente, y solo el 1% est谩 bien informado. En un electorado, es estad铆stica b谩sica que cada candidato tendr谩 alrededor de la mitad de los no tan bien informados votantes que votan aleatoriamente. O sea, cada candidato tendr铆a 49.5% del no tan bien informado voto. Y el ganador ser谩 el candidato que pueda atraer la mayor铆a del 1% de votos bien informados.

De acuerdo al Milagro del Conjunto, un 99% de electores ignorantes termina con el mismo candidato que el electorado 100% bien informado.

Sin embargo, el Milagro del Conjunto comienza a romperse cuando los votantes han desarrollado prejuicios sistem谩ticamente. Seg煤n el profesor Caplan, ese es el caso relativo a pol铆ticas econ贸micas; los votantes basan sus preferencias en una profundamente errada comprensi贸n de la econom铆a.

Consecuentemente, los mayores obst谩culos a una pol铆tica econ贸mica s贸lida no son poderosos intereses especiales o grupos de cabilderos. M谩s bien, la pol铆tica econ贸mica errada se debe a confusiones econ贸micas del votante, creencias irracionales, e inclinaciones personales. Caplan ofrece ejemplos interesantes de inmigrantes.

Ciudadanos de pa铆ses pobres a menudo ans铆an emigrar a pa铆ses ricos. Sin embargo, en su pa铆s y en el nuevo pa铆s, raramente votan por partidos que prometen implementar pol铆ticas econ贸micas que hicieron ricos a los pa铆ses ricos.

Un error econ贸mico popular es el prejuicio antiextranjero definido como 鈥渢endencia a subestimar los beneficios econ贸micos de la interacci贸n con extranjeros鈥. Sistem谩ticamente vemos nuestros pa铆ses como en guerra comercial con otras naciones. No comprendemos el principio econ贸mico de 鈥渧entajas comparativas鈥 que permite a los pa铆ses beneficiarse del comercio incluso si un pa铆s tiene ventajas en costo de producci贸n. El grado de beneficio obtenido por cada pa铆s no ser谩 igual, pero siempre ser谩 positivo para ambas partes. (Habiendo ense帽ado 鈥渧entaja comparativa鈥 a estudiantes universitarios, aprecio que el tema no se entiende intuitivamente).

El prejuicio anti-comercio exterior a menudo tiene ra铆ces 茅tnicas. Por ejemplo, para los americanos los desbalances comerciales con Jap贸n o M茅xico parecen m谩s problem谩ticos que desbalances con naciones similarmente 茅tnicas como Inglaterra o Canad谩.

Como votantes, elegimos pol铆ticos que comparten nuestros prejuicios econ贸micos. Esto resulta en que malas pol铆ticas econ贸micas, como proteccionismo o salario m铆nimo, contin煤an prosperando por demanda popular. Quiz谩s cuando el Nilo no provoque inundaci贸n deber铆amos conservar al fara贸n y revisitar nuestras creencias econ贸micas.

T. de PanAm Post聽

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.