https://visiondeltolima.com

¿Sirve para algo el feminismo?

Escribe: Hugo Marcelo Balderrama*

En Colombia y en otros países, el feminismo ha sido utilizado para incendiar iglesias y vandalizar todo a su paso.

En el caso particular de Hispanoamérica, el surgimiento del movimiento feminista no está separado de la tiranía más larga y camaleónica de la región: la dictadura castrista.

Fidel Castro vio en el feminismo una oportunidad de continuar con sus planes de expandir su estructura delictiva por toda América. De ahí, que haya aceptado que en el Foro de Sao Paulo convivan todo tipo de narrativas, algunas contrarias entre ellas, por ejemplo, el feminismo y el apoyo al islam.

Desde hace algunos años atrás, se está volviendo habitual que cada 8 de marzo un grupo de mujeres, que entre otras cosas huelen mal, destruyan propiedad privada y pública. Lo paradójico radica en que estos grupos dicen luchar contra la violencia de género; sin embargo, muchas de sus víctimas son las mujeres que no aceptan o, simplemente, difieren con el feminismo.

Al momento de analizar el feminismo uno se encuentra con dos corrientes. Una afirma que el movimiento feminista tiene tres olas, la primera sufragista, la segunda más de tintes marxistas y la tercera imbuida de la ideología de género. La otra, con bastantes datos históricos, niega la existencia de esas olas. Más al contrario, asevera que los grupos feministas actuales se aferraron del movimiento sufragista como mecanismo para legitimar su discurso, algo tipo, “somos las nietas de las sufragistas”.

Empero, pese a las diferencias, ambas corrientes llegan a la misma conclusión: el feminismo es una ideología totalitaria llena de falacias, contradicciones y sofismas que ha reducido a la mujer a la simple condición de militante.

En el caso particular de Hispanoamérica, el surgimiento del movimiento feminista no está separado de la tiranía más larga y camaleónica de la región: la dictadura castrista.

Sucede que, de manera análoga al asunto de la homosexualidad, que dejó de ser castigada a inicios de los 90, Fidel Castro vio en el discurso feminista una oportunidad de continuar con sus planes de expandir su estructura delictiva por toda América. De ahí, que el dictador caribeño haya aceptado que en el Foro de Sao Paulo convivan todo tipo de narrativas, algunas contrarias entre ellas, por ejemplo, el feminismo y el apoyo al islam.

Por eso, con bastante coherencia, Nicolás Márquez y Agustín Laje aseveran que el feminismo es un recalentado de la lucha de clases, pero trasladada a la lucha de sexos, en palabras del propio Laje, dichas en una entrevista para www.elespanol.com: El feminismo representa uno de los peligros más patentes que hoy está viviendo una sociedad que quiere ser libre. Lo realmente peligroso del feminismo es que tiene un discurso liberador, no se asume como autoritario, pero asumiéndose como liberador termina siendo un autoritarismo eficiente. El arte del autoritarismo en el feminismo consiste en expresar una cosa, pero en el fondo vender otra. Y la gente se lo termina creyendo.

Lo afirmado por Agustín Laje es perfectamente aplicable al caso de Pan y Rosas (agrupación feminista vinculada al Partido de los Trabajadores Socialistas), pues ese colectivo usa su presencia en más de catorce países para apoyar a cuanto dictador ligado al castrochavismo haya, verbigracia, Evo Morales, Rafael Correa, Gustavo Petro y Alberto Fernández.

Pero sus acciones no se reducen al tema de medios de prensa y redes sociales, sino que incluye operaciones terroristas y emboscadas callejeras. De hecho, varias de las militantes bolivianas participaron en los actos violentos de octubre y noviembre 2019, obviamente, apoyando el fraude cometido por el cocalero Morales.

A manera de complemento de lo anterior, vemos cómo el movimiento feminista de Argentina ha unido fuerzas con otros grupos delictivos, por citar uno, el indigenismo, para sabotear la gestión de Javier Milei. Por ejemplo, en septiembre de 2023: “Si gana Milei perdemos todas”, podía leerse en uno de los carteles pegados en la céntrica Avenida de Mayo de Buenos Aires.

Con todo lo anterior vale hacer la pregunta: ¿Sirve para algo el feminismo? Sí. Para que un grupo de malvivientes tenga un pretexto para destrozar ciudades y luego pegarse a las redes de corrupción del socialismo del siglo XXI, como ya lo vimos en Argentina y Bolivia.

En Colombia, con cuentos de redención y apoyo, las feministas son utilizadas como colectivo destructor que queman iglesias y vandalizan todo a su paso.

* Hugo Marcelo Balderrama, Economista boliviano con maestría en administración de empresas y PhD en economía.

PROMOCIÓN DICTATICA 3 x 2

Hola, cordial saludo; hace unos días terminé de escribir mi tercer libro titulado “¿Y cómo es la vuelta?”, el cual, junto a mis otras dos obras, “El Imperio del terror” y “La gran farsa de la izquierda” tengo el gusto de poner a su disposición en formato PDF.

Para tener una idea más precisa sobre sus contenidos, puede ingresar al sitio

WWW.LITERATURAENLINEA.COM

Obviamente cada libro tiene un costo distinto, pero he decidido entregar los tres libros por un valor único de $85.000, pagaderos a través de Nequi a nombre de SONIA ROCIO PRIETO SEGURA por y al celular 317 681 0523, número al cual debe notificar su compra para proceder al envío. Si los pide a través de la página, se pierde el descuento.

Le agradecería adquirirlos, pero si no desea o no puede hacerlo, le solicitaría compartir esta información.

Con un abrazo a la distancia, le deseo suerte, éxitos y bendiciones.

luhergrac@hotmail.com  

Luis Hernando Granada C. – El Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *